¿Cómo puede ayudarnos el Islam a dejar de fumar?

fumar en el islam

Hay numerosos eruditos que dicen que fumar no está permitido o es desaconsejable.

La mayoría de los musulmanes son conscientes de, y tratan de evitar, las faltas mayores en el Islam – homicidio, suicidio, adulterio, el alcohol, el juego, la usura, etc. Los musulmanes tienen prohibido hacerse daño a sí mismos o a otros. Sin embargo, millones de musulmanes de todo el mundo están haciendo justamente eso – hacerse daño, incluso matarse a sí mismos y a sus familias.

Los cigarrillos son un invento reciente, que no existía en el momento de la revelación del Corán en el siglo 7 dC. Por lo tanto, uno no puede encontrar un verso del Corán, o alguna palabra del profeta Muhámmad (la paz sea con él) diciendo claramente que “está prohibido fumar cigarrillos”. Sin embargo, hay muchos casos en los que el Corán nos da pautas generales, y nos llama a usar la razón y la inteligencia, y buscar la guía de Dios sobre lo que es correcto e incorrecto. En el Corán, Dios dice,

“… y que les ordena lo reconocido y les prohíbe lo reprobable, les hace lícitas las cosas buenas e ilícitas las malas… “(Al-A`raf 7: 157)

¿Cuáles son los males del consumo de tabaco, para su salud y para su din (religión)?

1. El peligro para su salud

Allah dice:

“… que vuestras manos no os echen a perder…” (Al-Baqarah 2: 195)

“… Y no os matéis a vosotros mismos…” (An-Nisa’ 4:29)

Es universalmente conocido que fumar cigarrillos provoca una serie de problemas de salud que a menudo tienen como última instancia la muerte. Los hombres que fuman tienen una tasa de cáncer de pulmón 22 veces mayor que la de los no fumadores. Los fumadores también tienen un alto riesgo de padecer enfermedades del corazón, enfisema, cáncer oral, apoplejía, etc. Hay cientos de ingredientes tóxicos y venenosos en el propio cigarrillo que el fumador inhala directamente a los pulmones. En un hadiz contrastado, el Profeta Muhámmad (la paz sea con él) dijo que “quien beba veneno, matándose a sí mismo, disfrutará de ese veneno eternamente en el fuego de Yahannam (Infierno)”. Más de tres millones de personas en todo el mundo mueren por causas relacionadas con el tabaquismo cada año.

2. El peligro para la salud de la familia

En el Corán, Allah dice:

“Y los que ofenden a los creyentes y a las creyentes sin que lo que dicen sea cierto, habrán cargado con una calumnia y un delito indudable”. (Al-Ahzab 33:58)

El Profeta (la paz sea con él) dijo que “No debe haber daño, ni daño recíproco”. En otro hadiz, el Profeta (la paz sea con él) dijo: “El que cree en Allah y en el último Día no debe herir a su vecino”. Los que rodean al fumador inhalan lo que se conoce como” humo de segunda mano” -los venenosos residuos sin filtrar que rodean al fumador. Hay más de 4.000 productos químicos en el humo del cigarrillo, más de 40 de los cuales se sabe que causan cáncer. El humo de segunda mano causa o agrava el asma, la bronquitis y otros problemas respiratorios, especialmente en los niños.

3. Adictivo

La adicción al tabaco es una respuesta física que a menudo interfiere con la vida de uno y su adoración. Por ejemplo, el tabaquismo está claramente prohibido durante el ayuno diurno de Ramadán. Muchos fumadores adictos pasan sus días de ayuno durmiendo, irritables y de mal genio, simplemente contando las horas hasta que puedan tener su dosis al atardecer. Los más adictos esperarán a la puerta de la mezquita al adhan (llamada a la oración), y romperán el ayuno encendiendo un cigarrillo, incluso antes de tomar ningún alimento o agua.

4. Mal olor

Se aconseja a los musulmanes abstenerse de comer cebollas crudas y ajo, simplemente como una cortesía a los que les rodean debido al mal horrible. Lo mismo es aún más válido para el olor de los cigarrillos, que impregnan todo lo que rodea al fumador: cabello, ropa, casa, coche, etc. El Profeta (la paz sea con él) dijo: “El que ha comido verduras como el ajo, la cebolla o puerro que se mantenga alejado de nuestra mezquita”. Muchos fumadores tratan de ocultar el olor mediante el uso de pastillas de menta o perfume. Esto no elimina el olor, solo se enmascara. A menudo, la combinación de olores es aún más nauseabunda.

5. Pérdida de dinero

Allah dice:

“… pero no malgastes en derrochar. Verdaderamente los derrochadores son hermanos de los demonios … “(Al-Isra ’17: 26-27)

En un hadiz verídico, el Profeta (la paz sea con él) dijo que: “Allah odia para vosotros tres cosas: los chismorreos, la mendicidad y el desperdicio de dinero”. En los EE.UU. y otros países, los cigarrillos son gravados en gran medida con el fin de desalentar este hábito y reembolsar al gobierno los abrumadores costos del cuidado de la salud de atender a los afectados por enfermedades causadas por el tabaquismo. Los fumadores a menudo gastan miles de dólares al año que, literalmente, se convierten en humo.

Opiniones recientes de eruditos

En tiempos más recientes, ya que estos peligros del consumo de tabaco han llegado a ser demostrados más allá de cualquier duda, los estudiosos se han vuelto unánimes al declarar el consumo de tabaco como desaconsejable, incluso algunos los consideran haram (prohibido) para los creyentes. Se utilizan los términos más fuertes para condenar este hábito. Por ejemplo: “En vista de los daños causados por el tabaco, el cultivo, el comercio y consumo de tabaco son juzgados como desaconsejable e incluso haram(prohibido). El Profeta, la paz sea con él, se dice que dijo, ‘No os hagáis daño a vosotros mismos o a otros’. Por otra parte, el tabaco es insano, y Dios dice en el Corán que el Profeta, la paz sea con él, “disfruta lo que es bueno y puro, y prohíbe lo que es insalubre'”(Comité Permanente de la investigación académica y la Fatwa, Arabia Saudita).

¿Cómo dejar de fumar?

Como se ha mencionado, uno de los peligros del tabaco es que es muy adictivo. Provoca una respuesta física en el cuerpo cuando se intenta renunciar a ello. Por lo tanto, dejar de fumar es a menudo difícil. Sin embargo, con la ayuda de Allah y el compromiso personal para mejorarse a sí mismo, con el permiso de Allah, y por su propia salud, es posible. Se recomienda primero tener el firme propósito, en lo más profundo de nuestro corazón, de renunciar a este mal hábito. Confiar en las palabras de Allah:

“… , y cuando hayas decidido confíate a Allah. Es verdad que Allah ama a los que ponen su confianza en Él. Si Allah os ayuda… no habrá quien pueda con vosotros, pero si os abandona… ¿Quién sino Él os ayudará?

En Allah se confían los creyentes”. (Aal ‘Imran 3: 159-160)

En segundo lugar, hay que evitar situaciones que se utilizan para fumar y a las personas que lo hacen a su alrededor. Por ejemplo, si tiene ciertos amigos que se reúnen para fumar, tomar la decisión de alejarse de ese ambiente por el momento. En una etapa vulnerable, es demasiado fácil dejarse atrapar de nuevo por tener “uno solo”. Recuerde, el tabaco causa una adicción física y debe mantenerse alejado por completo. Beba mucha agua y manténgase ocupado en otras actividades. Pase tiempo en la mezquita. Haga deporte. Y recuerda las palabras de Allah:

“A los que luchan por Nosotros, les guiaremos a Nuestro camino, es cierto que Allah está con los que hacen el bien”. (Al-`Ankabut 29:69)

Vivir con un fumador

Si usted vive con o es amigos de algún fumador, en primer lugar, anímeles a dejar de fumar, por el bien de Allah, de su din, y de su salud. Si se niegan (y en última instancia, se enfrentarán a Allah), usted tiene el derecho de proteger su propia salud y la salud de su familia. No permita fumar en la casa. No permita que se fume en cuartos cerrados con su familia. Incluso si el fumador es su padre, no debe permitirle fumar simplemente porque sean nuestros padres o mayores. El Corán es claro en que no se debe obedecer a nuestros padres en las cosas que están prohibidas por Allah. Compartid con vuestros seres queridos la información anterior, y animadles a renunciar a este hábito.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.