Castigos corporales en la Biblia y el Corán

¿Cuál de ellos implica mayores castigos y más duros?

castigos

Los castigos corporales en la Biblia son más numerosos y severos que los del Corán

Se afirma comúnmente que los castigos corporales en Islam, según el Corán, son mayores en número y severidad que en el cristianismo, según la Biblia.

Sin embargo, la realidad es la contraria. Los castigos corporales en la Biblia son más numerosos y severos que los del Corán y los del Islam en general.

Vamos a indagar más sobre los castigos corporales a la luz de la Biblia y del Corán para averiguar su número y severidad, así como la diferencia entre el Islam y el cristianismo en este sentido.

Castigos corporales en la Biblia

Pena capital

Asesinato
Ingratitud hacia los padres
Tráfico de personas
Bestialidad
Brujería
Incredulidad y apostasía
Profanación del Sabbath
Adulterio e Incesto
Sodomía
Matrimonio con una mujer y su madre
Posesión por espíritus
Blasfemia
Desobediencia a Profetas, Sacerdotes y Jueces
Insultar a los correligionarios

Amputación

Agarrar una mujer los genitales del hombre

Flagelación

Agresión contra personas y lugares sagrados

Castigos corporales en el Corán

Pena capital

Asesinato
Rebelión armada contra el Profeta

Amputación

Robo

Flagelación

Fornicación
Insulto (incluyendo la falsa acusación de un delito sexual punible)

Castigos corporales en el Islam (incluido el Corán y la Sunnah)

Pena capital

Bestialidad
Brujería
Apostasía
Adulterio
Sodomía
Blasfemia
Violación
Rebelión armada contra el Profeta

Amputación

Robo

Flagelación

Fornicación
Insulto (incluyendo la falsa acusación de un delito sexual punible)
Intoxicación delibe

rada

Asesinato

Biblia

El castigo prescrito para el asesinato en la Biblia es la pena de muerte. En el Antiguo Testamento, leemos: “El que hiriere a alguno, haciéndole así morir, él morirá. Mas el que no pretendía herirlo, sino que Dios lo puso en sus manos, entonces yo te señalaré lugar al cual ha de huir. Pero si alguno se ensoberbeciere contra su prójimo y lo matare con alevosía, de mi altar lo quitarás para que muera”. (Éxodo 21: 12-14).

Cuando se trata del castigo prescrito anteriormente, no hay diferencia entre asesinato directo y asesinato indirecto, como matar con un animal, incluso por error.

En la Biblia, leemos: “Pero si el buey fuere acorneador desde tiempo atrás, y a su dueño se le hubiere notificado, y no lo hubiere guardado, y matare a hombre o mujer, el buey será apedreado, y también morirá su dueño”. (Éxodo 21:29)

En el Nuevo Testamento leemos: “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio”. (Mateo 5:21).

Corán

El castigo prescrito para asesinato en el Corán es la pena de muerte. En el Corán, leemos:

¡Creyentes! Se os prescribe aplicar el talión en caso de asesinato: libre por libre, esclavo por esclavo y hembra por hembra. Pero si a uno su hermano le perdona algo , que éste proceda según lo reconocido y que él lo entregue buenamente.

Esto es un alivio que Allah os da y una misericordia. Quien vaya más allá de estos límites tendrá un castigo doloroso. (Al-Baqarah 2: 178)

 

Ingratitud hacia los padres

Biblia

El castigo prescrito para la ingratitud a los padres en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “El que hiriere a su padre o a su madre, morirá”. (Éxodo 21:15).

También leemos: “Igualmente el que maldijere a su padre o a su madre, morirá”. (Éxodo 21:17).

Corán

No hay castigo prescrito para la ingratitud a los padres en el Corán. Solo hay una orden de ser agradecidos y una prohibición de ser ingrato con ellos. En el Corán, leemos:

Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él y que hagáis el bien con los padres. Y si a alguno de ellos, o a los dos juntos, les llega la vejez junto a ti, no les digas “uff” ni los rechaces, sino que háblales con buenas palabras. (Al-Israa‘ 17:23)

 

Tráfico de personas

Biblia

El castigo prescrito para la trata de personas en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia se lee: “Asimismo el que robare una persona y la vendiere, o si fuere hallada en sus manos, morirá”. (Éxodo 21:16).

Corán

En general, el castigo prescrito para el robo en el Corán es cortar la mano. En el Corán, leemos:

Al ladrón y a la ladrona cortadles la mano en pago por lo que hicieron. Escarmiento de Allah; Allah es Poderoso y Sabio. (Al-Ma’idah 5:38)

En cuanto a la trata de seres humanos en particular, no hay castigo prescrito. Sin embargo, hay una prohibición absoluta de la misma en la Sunnah.

Abu Huraira narró que el Profeta dijo: “Dios dijo: ‘Yo seré un oponente para tres tipos de personas en el Día de la Resurrección: 1- El que hace un pacto en Mi Nombre, pero lo traiciona; 2- El que vende a una persona libre y devora su precio; Y 3- Aquel que emplea a un obrero y se aprovecha de su trabajo, pero no le paga por ello'”.) Al-Bujari)

 

Bestialidad

Biblia

El castigo prescrito por bestialidad en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “Cualquiera que cohabitare con bestia, morirá”. (Éxodo 22:19).

También leemos: “Cualquiera que tuviere cópula con bestia, ha de ser muerto, y mataréis a la bestia. Y si una mujer se llegare a algún animal para ayuntarse con él, a la mujer y al animal matarás; morirán indefectiblemente; su sangre será sobre ellos”. (Levítico 20: 15-16)

Corán

No hay castigo prescrito para la bestialidad en el Corán. Sin embargo, en la Sunnah, hay hadices que no pueden clasificarse como “auténticos” acerca de un castigo prescrito para la bestialidad.

Por ejemplo, ‘Ikrimah narró bajo la autoridad de Ibn Abbas que el Profeta dijo: “Si alguien tiene relaciones sexuales con un animal, matadlo y matad al animal con él”. (`Ikrimah) dijo:” Le pregunté (Ibn Abbas): “¿Qué ofensa se le puede atribuir al animal?” Él respondió: “Creo que él (el Profeta) desaprobó que su carne se comiera cuando se le había hecho algo semejante”. (Abu Dawud comentó: “No es un hadiz auténtico”.)

 

Brujería

Biblia

La pena prescrita para la brujería en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “A la hechicera no dejarás que viva”. (Éxodo 22:18)

Corán

No hay castigo prescrito para la brujería en el Corán. Sin embargo, en la Sunnah, hay un hadiz débil (no auténtico) en este sentido. Jundab narró que el Mensajero de Dios dijo: “El castigo para un hechicero es un golpe con la espada”. (Recogido por At-Tirmidhi en su Sunan, Al-Bayhaqi en su Sunan y Al-Hakim en Al-Mustadrak)

La incredulidad y la apostasía

Biblia

El castigo prescrito para la incredulidad y la apostasía en la Biblia es la pena de muerte. Tanto un incrédulo como un apóstata están sujetos a la pena de muerte.

Acerca de esto, en el Antiguo Testamento leemos: “Habló Jehová a Moisés, diciendo: Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran en Israel, que ofreciere alguno de sus hijos a Moloc, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo apedreará”. (Levítico 20: 1-2)

También leemos: “Se reunieron, pues, en Jerusalén en el mes tercero del año décimoquinto del reinado de Asa. Y en aquel mismo día sacrificaron a Jehová, del botín que habían traído, setecientos bueyes y siete mil ovejas. Entonces prometieron solemnemente que buscarían a Jehová el Dios de sus padres, de todo su corazón y de toda su alma; Y que cualquiera que no buscase a Jehová el Dios de Israel, muriese, grande o pequeño, hombre o mujer”. (2 Crónicas 15: 10-13).

En el Nuevo Testamento leemos: “Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y decapitadlos delante de mí”. (Lucas 19:27).

Corán

En el Corán, no hay un castigo para la incredulidad. Dentro de los territorios musulmanes, los incrédulos no merecen ningún castigo. Sin embargo, para ser llamados a Dios, los pueblos incrédulos, si es necesario, pueden ser combatidos hasta que elijan el Islam o acepten la dominación musulmana, con la libertad de creencia asegurada, para allanar el camino a la llamada a Dios en las tierras de la incredulidad. Sobre eso, en el Corán, leemos:

Y cuando hayan pasado los meses inviolables, matad a los asociadores donde quiera que los halléis. Capturadlos, sitiadlos y tendedles toda clase de emboscadas; pero si se retractan, establecen el salat y etregan el zakat, dejad que sigan su camino. Verdaderamente Allah es Perdonador y Compasivo. (At-Tawba 9: 5)

También leemos:

Combatid contra aquéllos, de los que recibieron el Libro, que no crean en Allah ni en el Último Día, no hagan ilícito lo que Allah y Su mensajero han hecho ilícito y no sigan la verdadera práctica de Adoración, hasta que paguen la yizia con sumisión y aceptando estar por debajo. (At-Tawbah 9:29)

En cuanto a la apostasía, no hay un castigo explícito en el Corán. Sin embargo, hay hadices en la Sunnah que definen un castigo por apostasía. Por ejemplo, Ibn `Abbas narró que el Mensajero de Dios dijo:”Al que cambia su religión, matadlo”. (Al-Bujari)

Sin embargo, el castigo prescrito para la apostasía está precedido por un intento de argumentación, persuasión y refutación.

Se ha narrado que cuando el Profeta Muhammad envió a Mu’az a Yemen le dijo: “Si un hombre abandona el Islam, llámale a él (a que vuelva al Islam). Si vuelve, estará bien. De lo contrario, ¡decapítale! Si una mujer abandona el Islam, llamale a él (a que vuelva al Islam). Si ella vuelve, estará bien. ¡De lo contrario, decapítala!” (Registrado por At-Tabarani en su Al-Mu’jam Al-Kabir)

Profanación del Sabbath

Biblia

El castigo prescrito para la profanación del sábado en la Biblia, especialmente en el Antiguo Testamento, es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Seis días se trabajará, mas el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá”. (Éxodo 31: 14-15).

En cuanto al domingo, no fue considerado día de descanso en el Nuevo Testamento, sino por el emperador Constantino. Por esta razón no está prohibido el trabajo los domingos en el Nuevo Testamento.

Corán

En el Corán, no hay castigo para el trabajo los viernes. Solo hay prohibición de trabajar en la hora del rezo del viernes. En el Corán, leemos:

¡Vosotros que creéis! Cuando se llame a la oración del Viernes, acudid con prontitud al recuerdo de Allah y dejad toda compraventa; eso es mejor para vosotros si sabéis. Pero una vez concluida la Oración, id y repartíos por la tierra y buscad el favor de Allah. Y recordad mucho a Allah para que podáis tener éxito. (Al-Jumua 62: 9-10)

Fornicación, adulterio e incesto

Biblia

El castigo prescrito para la fornicación, el adulterio y el incesto en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia se lee: “Si un hombre cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y la adúltera indefectiblemente serán muertos. Cualquiera que yaciere con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió; ambos han de ser muertos; su sangre será sobre ellos. Si alguno durmiere con su nuera, ambos han de morir; cometieron grave perversión; su sangre será sobre ellos”. (Levítico 20: 10-12)

También leemos: “Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel”. (Deuteronomio 22:22)

Corán

El castigo prescrito para los fornicadores (solteros) se encuentra solo en el Corán: cien latigazos. En el Corán, leemos:

A la fornicadora y al fornicador, dadle a cada uno de ellos cien azotes y si creéis en Allah y en el Último Día, que no se apodere de vosotros ninguna compasión por ellos que os impida cumplir el juicio de Allah. Y que estén presentes siendo testigos de su castigo un grupo de creyentes. (An-Nur 24: 2)

En cuanto al castigo prescrito para los adúlteros es el apedreamiento hasta la muerte. Jabir bin Abdullah Al-Ansari narró que un hombre de la tribu de Bani Aslam vino al Mensajero de Dios y le informó que había mantenido relaciones sexuales ilegales y dio testimonio cuatro veces contra sí mismo. Entonces, el Mensajero de Dios ordenó que fuera apedreado hasta la muerte, ya que era una persona casada. (Al-Bukhari)

Sodomía

Biblia

El castigo prescrito por la sodomía en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”. (Levítico 20:13)

Corán

En el Corán no hay un castigo prescrito para la sodomía. Sin embargo, en la Sunnah, hay hadices sobre un castigo para la sodomía.

Por ejemplo, Ibn ‘Abbas relató que el Mensajero de Dios dijo:” Quienquiera que encuentres haciendo como el pueblo de Lot (es decir, manteniendo relaciones homosexuales), matarás a quien lo hace y a aquel a quien se le hace”. (Recogido por Abu Dawud en su Sunan y At-Tirmidhi en su Sunan)

Matrimonio con una mujer y su madre

Biblia

El castigo prescrito para el matrimonio con una mujer y su madre en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “El que tomare mujer y a la madre de ella, comete vileza; quemarán con fuego a él y a ellas, para que no haya vileza entre vosotros”. (Levítico 20:14)

Corán

No hay castigo prescrito para el matrimonio con una mujer y su madre en el Corán. Solo hay una prohibición del matrimonio con una mujer y su madre. En el Corán, leemos:

Se os prohiben vuestras madres, hijas, hermanas, tías paternas, tías maternas, las hijas de vuestro hermano, las hijas de vuestra hermana, vuestras madres de leche que os amamantaron, vuestras hermanas de leche, las madres de vuestras esposas y las hijastras que estén bajo vuestra protección, que sean hijas de mujeres que hayáis tenido y con las que hayáis llegado a cohabitar, porque si son de mujeres que habéis tenido con las que no habéis cohabitado, entonces no hay inconveniente.

Y las esposas de vuestros hijos de sangre, así como que estéis casados con dos hermanas a un tiempo, a excepción de lo que ya esté hecho.

Es cierto que Allah es Perdonador y Compasivo. (An-Nisaa 4:23)

Invocación de espíritus

Biblia

El castigo prescrito para la invocación de espíritus en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “Y el hombre o la mujer que evocare espíritus de muertos o se entregare a la adivinación, ha de morir; serán apedreados; su sangre será sobre ellos”. (Levítico 20:27).

Corán

En el Corán, no hay un castigo prescrito para la invocación de espíritus. Es más, la invocación de los mismos no es un delito punible. El Corán sólo nos enseña a buscar refugio en Dios contra Satanás y los demonios. En el Corán, leemos:

Y si te solivianta una incitación del Shaytán, busca refugio en Allah, es cierto que Él es Quien oye y Quien sabe. (Al-A’raf 7: 200)

También leemos:

Y di: Señor, en Ti me refugio de los susurros de los demonios. Y me refugio en Ti de su presencia. (Al-Mu’minun 23: 97-98)

Blasfemia

Biblia

El castigo prescrito para la blasfemia en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera”. (Levítico 24:16)

Corán

No hay castigo prescrito para la blasfemia en el Corán. En cuanto a los blasfemos no musulmanes, el Corán prohíbe a los musulmanes insultar a los no musulmanes o a sus falsos dioses para que no blasfemen contra Dios. En el Corán, leemos:

Y no insultéis a los que ellos, fuera de Allah, invocan; no sea que ellos insulten a Allah por reacción hostil y sin conocimiento. Así es como hemos hecho que a cada comunidad les parecieran buenas sus acciones, luego habrán de volver a su Señor que les hará saber lo que hacían. (Al-An’am 6: 108)

En cuanto a un blasfemo musulmán, la blasfemia le hace apostatar incluso si él lo hace a modo de bromas. En el Corá, leemos:

Y si les preguntáis, con toda seguridad dirán: En realidad estábamos bromeando y jugando. Di: ¿Os burlabais de Allah, de Sus signos y de Su Mensajero? No os excuséis puesto que renegasteis después de haber creído. Si uno de vuestros grupos queda eximido, otro será castigado por hacer el mal. (At-Tawba 9: 65-66)

Así, al blasfemo se le debe pedir que se arrepienta. Si se arrepiente evitará el castigo prescrito. De lo contrario, estará sujeto al castigo prescrito por la apostasía según el siguiente hadiz: “Al que cambia su religión, mátalo”. (Al-Bujari)

Desobediencia a Profetas, Sacerdotes y Jueces

Biblia

El castigo prescrito por la desobediencia a los profetas en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia, leemos: “Entonces respondieron a Josué, diciendo: Nosotros haremos todas las cosas que nos has mandado, e iremos adondequiera que nos mandes. De la manera que obedecimos a Moisés en todas las cosas, así te obedeceremos a ti; solamente que Jehová tu Dios esté contigo, como estuvo con Moisés. Cualquiera que fuere rebelde a tu mandamiento, y no obedeciere a tus palabras en todas las cosas que le mandes, que muera; solamente que te esfuerces y seas valiente”. (Josué 1: 16-18)

Además, el castigo prescrito por desobediencia a los sacerdotes y jueces en la Biblia es la pena de muerte. En la Biblia leemos: “Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová tu Dios, o al juez, el tal morirá; y quitarás el mal de en medio de Israel”. (Deuteronomio 17:12)

Corán

En el Corán, no hay castigo prescrito por la desobediencia al Profeta Muhammad o a cualquier otra persona. Sin embargo, existe una terrible advertencia contra esto. En el Corán, leemos:

Y quien desobedezca a Allah y a Su mensajero y traspase Sus límites, le hará entrar en un Fuego en el que será inmortal y tendrá un castigo denigrante. (An-Nisaa’ 4:14)

Sin embargo, si la obediencia de un musulmán desemboca en la lucha contra Dios y Su Mensajero y causa estragos en la Tierra, hay un castigo prescrito para la misma, a menos que el arrepentimiento ocurriera antes de aceptación del Islam. Este castigo no es el mismo para todas las situaciones, sino que implica tres penas a elegir según el siguiente verso:

El pago para los que hagan la guerra a Allah y a Su Mensajero y se dediquen a corromper en la tierra, será la muerte o la crucifixión o que se les corte la mano y el pie contrario o que se les expulse del país. Esto es para ellos una humillación en esta vida, pero en la Última tendrán un inmenso castigo. (Al-Ma’idah 5:33)

Calumnia

Biblia

Jesús equipara la calumnia con el asesinato en términos de pena capital. En la Biblia se lee: “Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego”. (Mateo 5: 21-22)

Corán

En el Corán, no hay un castigo prescrito para la calumnia en general. Sin embargo, esta calumnia, si implica una acusación falsa de un delito sexual punible, es decir fornicación, adulterio, incesto, sodomía, etc., da lugar a un castigo prescrito, que es de ochenta latigazos. En el Corán, leemos:

Y a los que acusen a las mujeres honradas sin aportar seguidamente cuatro testigos, dadles ochenta azotes y nunca más aceptéis su testimonio.

Esos son los descarriados. (An-Nur 24: 4)

 

Agarrar una mujer los genitales del hombre

Biblia

El castigo prescrito en la Biblia para la mujer que agarre los genitales del hombre es cortar a mano. En el Antiguo Testamento, leemos: “Si algunos riñeren uno con otro, y se acercare la mujer de uno para librar a su marido de mano del que le hiere, y alargando su mano asiere de sus partes vergonzosas, le cortarás entonces la mano; no la perdonarás”. (Deuteronomio 25: 11-12)

Corán

El corte de la mano está restringido al robo. No hay castigo prescrito para este caso en el Islam a menos que el hombre agarrado sufra un daño tan grave que merezca compensación.

Agresión contra personas y lugares sagrados

Biblia

El castigo prescrito para la agresión contra personas y lugares sagrados en la Biblia son cuarenta latigazos. En el Antiguo Testamento, leemos: “Si hubiere pleito entre algunos, y acudieren al tribunal para que los jueces los juzguen, éstos absolverán al justo, y condenarán al culpable. Y si el delincuente mereciere ser azotado, entonces el juez le hará echar en tierra, y le hará azotar en su presencia; según su delito será el número de azotes. Se podrá dar cuarenta azotes, no más; no sea que, si lo hirieren con muchos azotes más que éstos, se sienta tu hermano envilecido delante de tus ojos. “. (Deuteronomio 25: 1-3)

El Nuevo Testamento aprobó el uso de latigazos y azotes en la vida de Jesús e incluso de sus discípulos tras de su ascensión. Por ejemplo, leemos: “Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas”. (Juan 2:15).

También leemos: “y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo”. (Hebreos 12: 5-6).

Corán

En el Corán, no hay flagelación prescrita, excepto para la fornicación y la calumnia (con acusación falsa de un delito sexual punible).

No hay ningún castigo prescrito para la agresión contra personas y lugares sagrados a menos que esta agresión resulte en asesinato, produzca una lesión que requiera represalias en especie o un daño que merezca compensación.

Sin embargo, la flagelación puede seguir siendo un castigo discrecional válido para delitos menores, siempre que no implique más de diez latigazos.

Abu Burdah narró que el Mensajero de Dios solía decir: “A nadie se le debe dar más de diez latigazos, excepto en el caso de uno de los castigos prescritos de Dios”. (Al-Bujari)

Intoxicación deliberada

Biblia

No hay un castigo prescrito para la intoxicación deliberada en la Biblia. Solo existe una prohibición de intoxicación deliberada para intoxicantes impuros. En el Antiguo Testamento, leemos: “Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda”. (Jueces 13: 4)

También leemos: “Y me dijo: He aquí que tú concebirás, y darás a luz un hijo; por tanto, ahora no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda, porque este niño será nazareo a Dios desde su nacimiento hasta el día de su muerte”. (Jueces 13: 7).

En el Nuevo Testamento, leemos: ” No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu”. (Efesios 5:18)

Corán

No hay castigo prescrito para la intoxicación deliberada en el Corán. Solo hay una prohibición de la intoxicación deliberada como un acto satánico. En el Corán, leemos:

¡Vosotros que creéis! Ciertamente el vino, el juego de azar, los altares de sacrificio y las flechas adivinatorias son una inmundicia procedente de la actividad del Shaytán; apartaos de todo ello y podréis tener éxito. Realmente el Shaytán quiere desencadenar entre vosotros la enemistad y el odio, sirviéndose del vino y del juego de azar, y así apartaros del recuerdo de Allah y del salat. ¿No desistiréis? (Al-Ma’idah 5: 90-91)

Sin embargo, en la Sunnah, hay hadices sobre un castigo prescrito en la vida del Profeta Muhammad para la intoxicación deliberada, que asciende a cuarenta latigazos.

Anas bin Malik narró que un hombre que había bebido vino fue traído al Profeta y ordenó que el hombre fuera azotado. El hombre recibió unos cuarenta latigazos con dos ramas de palma. Anas agregó que Abu Bakr hizo lo mismo. (Muslim)

 

Referencias:

  • El sagrado Corán
  • Sahih Al-Bukhari
  • Sahih Muslim
  • Sunan Abi Dawud
  • Sunan At-Tirmidhi
  • La Sagrada Biblia (Biblegateway.com)
  • biblehub.com
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.