Comparación entre la Biblia y el Corán (2/3)

comparacion biblia coran

El Corán afirma que la evidencia de su origen está en sí mismo, y que si nos fijamos en este libro nos convencerá

¿Hay errores?

He sugerido muchas veces que hay errores en la Biblia y rápidamente me piden que muestre alguno. Bueno, hay cientos. Si queremos ser específicos puedo mencionar algunos. En Samuel 2, 10:18 encontramos una descripción de una guerra librada por David diciendo que mató a 7000 hombres y que también mató a 40 000 hombres a caballo. En Crónicas 1 se menciona el mismo episodio diciendo que mató a 70 000 hombres y que 40 000 de ellos no iban a caballo sino a pie. La diferencia entre peatón y caballero es fundamental.

¿Cómo murió Judas?

Mateo 27:5 dice que Judas Iscariote cuando murió lo hizo ahorcándose. Hechos 1 dice sin embargo que saltó de un acantilado de cabeza. Si se estudia lógica muy pronto se encontrarán lo que ellos llaman unas “proposiciones indecidibles” o “frases sin sentido” o declaraciones que no pueden decidirse. Uno de los ejemplos clásicos es la llamada paradoja Effeminites. Este hombre era de Creta y dijo “los cretenses mienten siempre”, ahora bien, esta afirmación, ¿era verdadera o falsa? Si era un cretense y dijera que siempre mentían estaría mintiendo. Si él no estuviera mintiendo entonces estaría diciendo la verdad, por lo que los cretenses no siempre mentirían. Esta declaración no puede ser verdad y no puede ser falsa, la declaración se vuelve sobre sí misma. Es como decir: “Lo que os digo en este momento es una mentira”. ¿Lo creerían o no? Se puede ver que no tiene contenido real. No puede ser verdadera y no puede ser falsa. Si es verdad, siempre es mentira. Si es mentira, también es verdad.

Así, en la Biblia, en Tito 1:12 el escritor es Pablo y está hablando de los cretenses. Se dice que uno de sus propios hombres -un profeta- dijo: “Los cretenses siempre mienten”, y dice que lo que este hombre afirma es verdad. Se trata de un pequeño error, pero el punto es que se trata de un error humano, no se encuentra si se examina cuidadosamente el verdadero contenido de esa declaración. No puede ser una declaración verdadera.

¿Quien es el autor?

Ahora vuelvo al Corán, como he mencionado el narrador en el Corán es -en primera persona- Dios. El libro afirma que es la palabra de Dios. Se nombra a sí mismo setenta veces como el Corán. Habla de sus propios contenidos. Tiene autorreferencias. El Corán establece en la primera Sura tras el Fatiha que “Este es el libro, no hay duda de ello, es una guía para aquellos que son conscientes de Dios” y así sucesivamente… Se inicia así y continúa de esa manera, haciendo hincapié ello. Y hay una declaración muy sorprendente en el Corán cuando se llega a la cuarta Sura, aleya 82 en la que se dirige a los que dicen que el Corán es algo más que la palabra de Dios. Les desafía diciendo: “¿No han considerado que en el Corán, si viniera de alguien que no sea Dios, encontrarían muchos errores?”. Algunos de vosotros sois estudiantes, ¿os atreveriáis a poner a mano en un papel, después de completar un trabajo de investigación o algo similar, en la parte inferior “usted no va a encontrar errores en este trabajo”. ¿Se atrevería a desafiar a su profesor de esa manera? El Corán hace eso. Es revelador: Si realmente crees que sabes de dónde salió entonces empieza a buscar errores, porque no encontrarás ninguno. Otra cosa interesante que el Corán hace es citar a todos sus críticos. Nunca ha habido -en cientos de años- ninguna sugerencia en cuanto al origen de este libro, pero que el Corán no solo menciona la objeción si no que la responde. Muchas veces se puede encontrar el Ayah diciendo algo como: dicen tal y tal y así, diles tal y tal y tal cosa. En todos los casos hay una respuesta. Más que eso, el Corán afirma que la evidencia de su origen está en sí mismo, y que si nos fijamos en este libro nos convencerá.

El Corán invita, no exige

El Corán no exige creencia, el Corán invita a la creencia, y aquí está la diferencia fundamental. No se trata simplemente de algo entregado como: Aquí está lo que has de creer, sino que en todo el Corán las declaraciones son siempre: ¿Has pensado, oh hombre, acerca de esto y aquello? Siempre es una invitación a mirar la evidencia; y ahora, ¿qué cree?

La Biblia no dice que Jesús afirmara ser hijo de Dios

Es un hecho que la expresión “hijo de Dios” no se encuentran en boca de Jesús en ningún lugar en los tres primeros Evangelios, él siempre se llamaba a sí mismo el Hijo del hombre. Y es una curiosa forma de razonamiento que he visto, con cierta frecuencia, el establecer a partir de la Biblia que se haya pretendido que sea Dios -porque mira cómo reaccionaron los judíos. Dirán, por ejemplo, dijo tal y tal y los judíos dijeron que blasfemba, que dijo ser Dios y trataron de apedrearlo. Por lo que sostienen que él debió haber pretendido ser Dios. Ellos dijeron que era lo que estaba reclamando. Pero lo interesante es que toda la evidencia se construye sobre el hecho de que una persona dijo: ¡Yo creía que Jesús era el hijo de Dios porque los judíos que lo mataron dijeron que es lo que solía decir! Sus enemigos solían decirlo, por lo que él debió decirlo, y en eso se convierte todo. Por otro lado, tenemos las palabras de Jesús diciendo que iba a guardar la ley, la ley de Moisés y tenemos la declaración contenida en la Biblia, ¿por qué lo mataron los judíos? Porque rompió la ley de Moisés. Obviamente, los judíos lo entendieron mal, si él prometió que iba a guardar la ley, pero lo mataron porque rompió la ley, ellos deben haberlo entendido mal, o mentido sobre él.

Los escritores de la Biblia – Fuera de contexto

Cuando hablo de la Biblia y cito diferentes versos aquí y allá a menudo se me acusa de poner las cosas fuera de contexto, para decir que he sacado algo del contexto en el que estaba y le he dado un significado diferente. Yo no quiere responder a la acusación como tal, pero no parece que se le ocurra a muchas personas que, en primer lugar, tal vez los que escribieron porciones de la Biblia fueron culpables de lo mismo. Tal vez -algunos de esos escritores- creyeron una determinada cosa y con el fin de demostrarlo citaron sus escrituras -el Antiguo Testamento, los escritos hebreos – fuera de contexto para demostrar su afirmación. Hay ejemplos de ese tipo de cosas. En Mateo 2 se dice que un rey quería matar al niño Jesús, por lo que fue a Egipto con su familia, y se quedaron allí hasta que el rey murió, y luego regresaron.

Cuando el escritor de Mateo, quienquiera que fuese, porque el nombre de Mateo no se encuentra en el libro de Mateo; describió este evento diciendo que él volvió a salir de Egipto, dijo: “para que se cumpliera una profecía que estaba escrita” y luego cita a Oseas Capítulo 11: “De Egipto llamé a mi hijo”. Así, porque Jesús fue a Egipto y luego regresó de Egipto y tenemos este pasaje de las escrituras hebreas “De Egipto llamé a mi hijo” Jesús debió haber sido el hijo de Dios. Si nos fijamos y vemos lo que estaba citando, Oseas 11:1, cita la segunda mitad de una oración completa, la frase completa dice lo siguiente: “Cuando Israel era joven yo lo amé y de Egipto llamé a mi hijo”. Israel la nación fue considerado como el hijo de Dios. A Moisés se le dijo que fuera al Faraón, y le dijera: “Si tocas esta nación de personas, estás tocando a mi hijo”; advirtiéndole, advirtiendo al Faraón, que no tocara esa nación, llamando a la nación “hijo de Dios”. Así que de esto es de lo único que se habla en Oseas 11: 1. “De Egipto llamé a mi hijo” sólo puede referirse a la nación de Israel.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.