Comparación entre la Biblia y el Corán

biblia coran

Mientras que la Biblia es una colección de escritos de diferentes autores, el Corán es un dictado (o recitación).

El Corán tiene evidencias internas

Ahora puedo volver a la afirmación de que Hay muchas maneras de las que se puede ver esto. Por ejemplo, si cojo a alguien aquí y digo: Conozco a su padre— lo pondrá en duda porque él nunca me ha visto con su padre. Él dirá —¿cómo es? ¿es alto? ¿es bajo? ¿lleva gafas? y así sucesivamente, y si le doy las respuestas correctas muy pronto se convencerá, “Oh, sí, te has encontrado con él”. Si se aplica el mismo pensamiento cuando nos fijamos en el Corán, nos dice que es un libro que vino de quien estaba allí cuando comenzó el universo. Por lo que uno debería decir: dime algo que lo demuestre. Dime algo que me muestre que estaba allí cuando el universo estaba empezando. Usted encontrará en dos diferentes Ayahs la afirmación de que toda la creación comenzó desde un único punto, y desde este punto se está expandiendo. En 1978 le dieron el Premio Nobel a dos personas que lo demostraron. La gran explosión origen del universo. Se determinó por los grandes receptores de radio que tienen las compañías telefónicas, que eran lo suficientemente sensibles como para detectar las transmisiones de los satélites y encontraron un ruido de fondo que no podían explicar. Hasta que la única explicación posible fue que procedía de la energía sobrante de la explosión original, que encaja exactamente con cómo fue predicha por el cálculo matemático si el universo hubiera comenzado desde un único punto y explotado hacia el exterior. Así lo confirmaron eso, pero en 1978. Siglos antes el Corán afirmaba que los cielos y la tierra al principio eran una sola pieza y se dividieron, y dice en otra aleya: “de los cielos que nos estamos expandiendo”.

El Corán tiene una precisión exacta

Déjenme decirles algo sobre una investigación personal. Se me ocurrió que hay una serie de cosas que se pueden encontrar en el Corán que muestran evidencias de su origen —la evidencia interna—. Si el Corán está dictado a partir de un individuo perfecto; que se origina en Dios, entonces no debe haber ningún espacio perdido, debe estar lleno de significado. No debe haber nada que no necesitemos, que se pueda cortar, y no debe faltar nada. Y todo en él tiene que estar con un propósito específico. Y me puse a pensar en la aleya que he mencionado antes, se dice, la imagen de Jesús es la imagen de Adán. Es una ecuación, se utiliza la palabra árabe (Mizal), dice Jesús, Adán, iguales. Si vas al índice del Corán y nos fijamos en el nombre de Isa, aparece en el Corán 25 veces, nos fijamos el nombre de Adam y aparece 25 veces. Son iguales, a través de referencias dispersas, pero 25 de cada uno. Siga y se dará cuenta de que en el Corán hay 8 lugares en los que una Ayah dice que algo es como algo más, utilizando esta palabra (Mizal), verá en cada caso que si coge un lado de la equivalencia y el otro y lo busca en el índice y aparece, digamos, 110 veces; si busca la otra palabra se dará cuenta de que también aparece 110 veces. Es un gran trabajo de coordinación si uno mismo intentara escribir un libro de esa manera. Que en cualquier lugar en el que mencione que algo es igual a algo, compruebe su índice, su sistema de archivos, su tarjeta IBM o lo que sea, para asegurarse de que, en todo el libro usted ha mencionado ambas cosas un mismo número de veces. Pero eso es lo que encontrará en el Corán.

El Corán da la razón

Lo que estoy diciendo está construido sobre una cosa que en lógica se llama “uso y mención de una palabra”. Cuando se utiliza una palabra, está utilizando su significado. Cuando se menciona una palabra, está hablando del símbolo sin significado. Por ejemplo, si digo Toronto es una gran ciudad, he utilizado la palabra ‘Toronto’ refiriéndome a este lugar, Toronto. Pero si os digo que Toronto tiene 7 letras, no estoy hablando acerca de este lugar, Toronto, sino que estoy hablando de esta palabra, Toronto. Por lo tanto, la revelación está por encima del razonamiento, pero no por encima de la razón. Esto quiere decir que nos resulta difícil encontrar en el Corán algo irrazonable, pero es posible encontrar algo que nunca habríamos descubierto por nosotros mismos.

La palabra única con la que el Corán se refiere a sí mismo en el Corán

El autor de esta frase dijo que si este libro hubiera venido de alguien que no fuera Dios se encontrarían en él muchos Ikhtalafan (inconsistencias). La palabra Ikhtilaf se encuentra muchas veces en el Corán. Pero la palabra Ikhtalafan sólo se encuentra una vez en el Corán. Así que no hay muchos Ikhtilafan en el Corán, sólo hay uno, en donde se menciona la frase. Así que ya ves cómo las cosas se ponen juntas perfectamente. Se ha sugerido a la humanidad: Encuentre un error. El hombre no podía encontrar un error, y es muy inteligente, ya que esta frase podría significar también: Encuentra muchos Iktilafan y lo que rápidamente iría al índice para ver si puede encontrar muchos de ellos y solo encontraría una … Lo siento persona inteligente.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.