La concepción y nacimiento de Jesús

nacimiento

Siempre ha habido controversia alrededor del milagroso caso de la concepción y nacimiento de Jesús

La milagrosa concepción y nacimiento de Jesús han sido objeto de abundante controversia. Algunos creen que Jesús no era más que el hijo de José en cuerpo y sangre. Otros, aun creyendo en la inmaculada concepción, declaran que era el “hijo de Dios”, pero se mantienen divididos cuando se trata de afirmar si este término debe tomarse en sentido literal o figurado. Lucas, que de alguna manera traza los orígenes de Jesús a través de José afirmando al mismo tiempo que Jesús no tenía padre humano, dice:

“Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, el ángel le dijo: ‘Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo’. Ella se turbó por estas palabras tratando de saber el significado de aquel saludo. El ángel le dijo: ‘No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en tu seno y vas a dar a luz a un hijo a quien pondrás por nombre Jesús’… María respondió al ángel: ‘¿Cómo será ésto puesto que no conozco varón?’… El ángel respondió: ‘Porque ninguna cosa es imposible para Dios’. Dijo María: ‘He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra’. Y el ángel, dejándola, se fue” (Lucas 1. 26-38).

En el Corán se describe la misma escena de la siguiente manera:

Y cuando dijeron los ángeles: ‘¡María! Allah te ha elegido, te ha purificado y te ha escogido entre todas las mujeres de la creación. ¡María! Dedícate por entero al servicio de tu Señor y póstrate e inclínate con los que se inclinan’. (…) Cuando dijeron los ángeles: ‘¡María! Allah te anuncia una palabra procedente de Él cuyo nombre será el Mesías, Jesús hijo de Mariam; tendrá un alto rango en esta vida y en la Ultima Vida, y será uno de los que tenga proximidad (a Allah). En la cuna y siendo un hombre maduro, hablará a la gente y será de los justos’. Dijo ella: ‘¡Señor mío! ¿Cómo voy a tener un hijo si ningún hombre me ha tocado?’ Dijo: ‘Así será, Allah crea lo que quiere; cuando decide un asunto le basta decir: ¡Sé! Y es” (Surat Al Imran, 3:42-4 7).

De los cuatro Evangelios el de Marcos y el de Juan no mencionan el nacimiento de Jesús; el de Mateo lo menciona sólo de forma casual. Tanto Lucas como Mateo se contradicen entre sí al dar una genealogía humana paterna de Jesús, mientras que Marcos y Juan ni siquiera lo registran. Mateo da una lista de veintiséis nombres entre David y Jesús; la lista de Lucas tiene cuarenta y dos nombres. Hay una diferencia de dieciséis nombres entre ambas listas. Si consideramos como edad media de una persona los cuarenta años, descubrimos un agujero de ¡seiscientos cuarenta años entre las dos supuestas genealogías de Jesús! Sin embargo, tal y como indica el Dr. Maurice Bucaille:

“Desde un principio debe notarse que las genealogías masculinas no tienen relevancia alguna con respecto a Jesús. En el caso de atribuir una genealogía al único hijo de María, que carece de padre biológico, tendría que ser la de María, su madre”(2).

En la doctrina Coránica de la inmaculada concepción y el nacimiento milagroso de Jesús no existen tales contradicciones. Pero con todo, en el Corán -donde se confirma que el padre de María desciende de Salomón, hijo de David y se llama ‘Imran- la divinidad de Jesús está rechazada categóricamente tal y como muestra esta descripción de lo ocurrido poco después del nacimiento de Jesús:

Y llegó a su gente llevándolo en sus brazos, dijeron: ¡María! Has traído algo muy grave. ¡Hermana de Aarón! Tu padre no ha sido un hombre de mal ni tu madre una fornicadora. Entonces hizo un gesto señalándolo, dijeron: ¿Cómo vamos a hablar con un niño de pecho? Dijo: Yo soy el siervo de Allah. Él me ha dado el Libro y me ha hecho Profeta. Y me ha hecho bendito dondequiera que esté y me ha encomendado la Oración y el Zakat mientras viva. Y ser bondadoso con mi madre; no me ha hecho ni insolente ni rebelde. La paz sea sobre mí el día en que nací, el día de mi muerte y el día en que sea devuelto a la vida.  Ese es Jesús, el hijo de María, la palabra de la Verdad, sobre el que dudan. No es propio de Allah tomar ningún hijo. ¡Gloria a Él! Cuando decide algo, sólo dice: Sea, y es. Y verdaderamente Allah es mi Señor y el vuestro, adoradle pues. Este es un camino recto” (Surat Maryam, 19:2 7-36).

El nacimiento de Adán fue el mayor de los milagros puesto que nació sin padre ni madre. El nacimiento de Eva fue también un milagro mayor incluso que el de Jesús ya que Eva no nace de madre alguna. El Corán dice:

Verdaderamente Jesús, ante Allah, es como Adán. Lo creó de tierra y luego le dijo: ¡Sé! Y fue” (Surat Al Imran, 3:59).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.