La clave de la apertura y la provisión

"Quien se abandone en Allah, Él le bastará"

abandone sinceridad

La clave de la apertura es abandonarse al Creador con sinceridad.

“Quien se abandone en Allah, Él le bastará”. Hay una aleya del Corán que es maravillosa. Tiene un profundo e intenso significado.
En ella se encierra el secreto del beneficio y resultado de tener confianza en el Creador y abandonarse realmente a Él.

Esta aleya es en la que Allah dice:

Y quien teme a Allah, Él le da una salida. Y le provee desde donde no lo espera. Quien se abandone en Allah, Él le bastará”. (Surat At-Talaq, 65:2-3).

El que lee esta aleya con concentración y la reflexiona con sinceridad y detenimiento se da cuenta de una realidad: que, si confías en Allah, si te entregas a Él, entonces no tienes nada que temer, pues Él estará contigo y te dará una salida. Una salida que, como han transmitido los comentaristas del Corán, se refiere a la satisfacción con la provisión y a la salida de un momento duro y de estrechez. O como dijo el Mensajero Muhammad, la paz sea con él, cuando recitó esta aleya: “Una salida de los equívocos del mundo, de los estertores de la muerte y de los horrores del Día del Levantamiento”.

La historia de ‘Auf Ibn Malik

Algunos de los comentaristas del Corán han transmitido que esta aleya fue revelada con relación a ‘Auf Ibn Malik. Este noble Compañero fue a ver al Mensajero de Allah y le dijo: “¡Oh Mensajero de Allah! El enemigo ha hecho prisionero a mi hijo y su madre está angustiada. ¿Qué puedo hacer? Y dijo el Profeta: “¡Teme a Allah! Sé paciente y abundad tú y tu mujer en el dicho: ‘La hawla wa la quwwata illa billah’. (No hay fuerza ni poder excepto por Allah)”. Entonces volvió a su casa y le dijo a su mujer lo que el Profeta le había ordenado hacer. Dijo la mujer: ‘¡Qué bueno es lo que nos ha dicho que hagamos!’ Así lo hicieron ambos y entonces el enemigo se descuidó en la vigilancia de su hijo, que se escapó y condujo un rebaño que les arrebató en su escapada y se lo trajo a su padre; era un rebaño de cuatro mil cabezas. Fue entonces cuando se reveló la aleya.

La condición para “la salida” es temer a Allah

La condición para “la salida” es temer a Allah, es entregarte a Él, es confiarte a Él, es poner los asuntos en Sus manos, es tener una confianza plena y absoluta en Él, es reconocer que todo depende de Él, es empapar tu corazón de la realidad de que si Él quiere que algo ocurra le dice ‘kun’ ‘es’ y ocurre, tal y como Él ha dicho, tal y como Él ha decretado. La aleya dice: “Quien se abandone en Allah, Él le bastará”, quien se “abandone”, es decir quien se entregue por completo.
La condición para “la salida” es ser sincero y hacer las cosas por Él, es entregarte a lo que Él ama y Le complace y alejarte de lo que Él detesta, es cumplir con lo que Él ordena y alejarse de lo que Él prohíbe, pero sobre todo, por encima de todo, es hacer y buscar únicamente Su complacencia, ya que el que no busca la complacencia de Allah y busca complacer a otros, o incluso únicamente así mismo, estará abocado al fracaso, sino en esta vida, y sin ninguna duda, sí que lo estará en la Próxima.
Esta aleya es maravillosa y en momentos de trasiego e incertidumbre; uno debe de recordar las palabras del Profeta Muhammad, que Allah le bendiga y le dé paz, cuando dijo, según lo transmitido por Abu Darr: “Ciertamente, conozco una aleya que si la gente la tomara les bastaría.” Y a continuación recitó:

“Y a quien teme a Allah, Él le da una salida. Y le provee desde donde no lo espera”.  (Surat At-Talaq, 65:2-3).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.