La segunda venida de Jesús

La segunda venida de Jesús

vuelta de Jesús

El Islam confirma que Jesús, en su segunda venida, volverá a reafirmar la base de su mensaje, es decir, el monoteísmo.

La segunda venida del Mesías es un tema candente que está sujeto a mucha controversia entre los seguidores de las tres religiones divinas. Los creyentes de cada una tienen su propia concepción de este evento. Es irónico que cada fe tenga un relato diferente del incidente anticipado.

Los judíos creen que Jesús fue uno de los que falsamente afirmaba ser el Mesías judío, porque no cumplió ninguna de las profecías mesiánicas. Con respecto a la idea cristiana de que estas profecías se cumplirán durante una “segunda venida”, Or Samayach afirma: “Encontramos que esta es una respuesta artificial, ya que no se menciona una segunda venida en la Biblia judía. Segundo, ¿por qué Dios no pudo lograr Sus metas la primera vez? “[1] El Rabino David Wolpe cree que la segunda venida fue” creada por auténtica desilusión “e inventada por los cristianos para compensar teológicamente la muerte de Jesús.

En la escatología judía, el término mashiach, o “Mesías”, se refiere a un futuro rey judío de la línea davídica, de quien se espera que sea ungido con el aceite de la santa unción y que gobierne al pueblo judío durante la era mesiánica[2]. Al Mesías a menudo se conoce como “Rey Mesías” o, en hebreo, “מלך המשיח” (melek mashiach), y en arameo, malka meshiḥa[3].

Los puntos de vista ortodoxos generalmente han sostenido que el Mesías descenderá de su padre a través de la línea del Rey David[4], y que, entre otras cosas, reunirá a los judíos nuevamente en la tierra de Israel, marcará el comienzo de una era de paz, construirá el Tercer Templo, será padre de un heredero varón y restituirá el Sanedrín. La tradición judía alude a dos redentores, los cuales se llaman mashiaj y están involucrados en el comienzo de la era mesiánica: Mashiaj ben David y Mashiaj ben Yosef. En general, el término Mesías no detallado se refiere a Mashiaj ben David (Mesías, hijo de David)[5].

En el cristianismo, la segunda venida de Cristo, el Segundo Advenimiento, a veces llamado Parousia, es el retorno anticipado de Jesús a la Tierra. La creencia de la segunda venida se basa en las profecías que se encuentran en los evangelios canónicos y en la mayoría de las escatologías cristianas. Los cristianos generalmente creen que el evento anticipado se predice en las profecías mesiánicas bíblicas.

En el Nuevo Testamento, la segunda Parusía, o la venida de Cristo como Juez del mundo, es una doctrina frecuentemente repetida. Jesús no solo predice el evento sino que describe gráficamente sus circunstancias. Él es citado diciendo:

Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. (Mateo 24:27)

Según el Nuevo Testamento, Jesús vendrá nuevamente en gloria para juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin. Leemos los siguientes versículos en el Nuevo Testamento:

Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. (Hechos 10:42)

Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis. (2 Tesalonicenses 1: 5)

Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, (Tito 2:13)

En cuanto a los musulmanes, creen tanto en el Mesías de los judíos como en el Mesías de los cristianos, pero de acuerdo con un sistema de creencias diferente. Los musulmanes creen que algunas de entre las gentes del Libro, incluidos judíos y cristianos, creerán en Jesús como un Profeta y Mensajero de Allah cuando regrese para luchar contra el falso Mesías (el Anticristo) justo antes del fin del mundo. En el Corán, Allah dice:

Y por haber dicho: Nosotros matamos al Ungido, hijo de Maryam, mensajero de Allah. Pero, aunque así lo creyeron, no lo mataron ni lo crucificaron. Y los que discrepan sobre él, tienen dudas y no tienen ningún conocimiento de lo que pasó, sólo siguen conjeturas. Pues con toda certeza que no lo mataron. Sino que Allah lo elevó hacia Sí, Allah es Poderoso y Sabio. Y entre la gente del Libro no hay nadie que, antes de su muerte, no vaya a creer en él. Y el Día del Levantamiento él dará testimonio de ellos. (An-Nisaa’ 4: 157-159)

Al comentar sobre los versículos anteriores, Al-Hasan, un eminente erudito musulmán, confirmó: “Por Allah, (es decir, antes de la muerte de Jesús). Por Allah, él está vivo con Allah. Si él desciende, creed todos vosotros en él”.

Según el Islam, la Segunda Venida de Jesús se considera uno de los signos del fin del mundo (la Hora). El Corán dice:

Y es cierto que él es un conocimiento de la Hora, así pues no dudéis de ella y seguidme. Esto es un camino recto. (Az-Zukhruf 43:61)

El Profeta Muhammad (la paz sea con él) predijo la segunda venida de Jesús que, según él, no defenderá el cristianismo y predicará el monoteísmo y la adoración únicamente de Allah. El Profeta Muhammad dijo:

““¡Por Aquel en Cuyas manos está mi ser!, está cerca (el momento) en que ‘Isa hijo de Mariam descenderá entre vosotros como un juez justo y romperá la cruz, matará los cerdos y depondrá la ŷizia; y la riqueza abundará hasta el punto de que nadie aceptará (limosnas)”. Abu Hurayrah, el narrador, añadió:” Si lo deseas, puedes recitar este verso del Sagrado Corán:

Y entre la gente del Libro no hay nadie que, antes de su muerte, no vaya a creer en él. Y el Día del Levantamiento él dará testimonio de ellos. (An-Nisaa’ 4: 159)

El profeta Muhammad también profetizó que Jesús volverá a defender el Islam como el verdadero mensaje monoteísta de Allah para la humanidad. Nos informó de que Jesús (la paz sea con él) seguirá luchando contra los seguidores de todas las religiones además del Islam y matará al Anticristo. Según el Profeta Muhammad, vivirá durante cuarenta años y los musulmanes ofrecerán la oración fúnebre por él cuando muera.

Abu Hurairah narró que el Profeta Muhammad (la paz sea con él) dijo: “No hay Profeta entre él y yo (Jesucristo). Él descenderá, así que reconócelo cuando lo veas. Él es un hombre de estatura media, entre rojizo y blanco; estará (vestido) con dos prendas ligeramente amarillentas; su cabeza parecerá como si estuviera goteando agua a pesar de que no estará mojada. Luchará contra la gente en la causa (por el bien) del Islam, romperá la cruz, matará al cerdo  y abolirá Jizya (impuesto sobre cristianos y judíos); y Allah pondrá fin a todas las sectas religiosas, excepto al Islam durante su tiempo (de Jesús). Él (Jesús) matará al Anticristo (Dajjal) y permanecerá en el mundo durante 40 años. Luego, morirá y los musulmanes ofrecerán la oración fúnebre por él”. (Abu Dawud)

El monoteísmo se afirma más de una vez en la Biblia. En el Antiguo Testamento, leemos el siguiente versículo:

Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste. (Isaías 45: 5)

En el Nuevo Testamento, leemos un diálogo entre el Diablo y Jesús, donde este último le dice al primero que solo Dios debe ser adorado. El Nuevo Testamento cita ese diálogo de la siguiente manera:

Y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. (Mateo 4: 9-10).

Por lo tanto, podemos concluir fácilmente que el monoteísmo es el primer y más importante mensaje de todas las religiones divinas. Como dije antes, el mismo Jesús afirmó que solamente Allah es Quien debe ser adorado, sin asociado. El monoteísmo es el núcleo del mensaje profético de Jesús. El Islam confirma que Jesús volverá a subrayar la base de su mensaje, es decir, el monoteísmo.

Según el Apocalipsis de Pedro, Jesús predijo que su mensaje pasará a otra raza de la era venidera. Esto puede servir como referencia para los futuros creyentes en Jesús como Profeta y Mensajero de Allah. En el Apocalipsis de Pedro, leemos este pasaje:

Éstas cosas, pues, que tú has visto se las presentarás a la otra raza que no es de este mundo. Pues no habrá honor en cualquier hombre que no sea inmortal, sinó sólo en aquellos escogidos de una sustancia inmortal, que se ha manifestado capaz de contener a Aquel que da su abundancia. Por ello digo que “A todo aquel que tiene se le dará y tendrá en plenitud”.

En resumen, los judíos tienen su propio Mesías y los cristianos también tienen su propio Mesías. Los musulmanes creen en ambos Mesías, con uno considerado el Anticristo (el Mesías judío) y el otro considerado como un Profeta de Allah (Jesucristo) que descenderá para poner fin a la incredulidad y al politeísmo y a proclamar el monoteísmo.


[1] “Por qué los judíos no creen en Jesús”, Ohr Somayach – Pregúntale al rabino. Consultado el 22 de diciembre de 2011.

[2] Schochet, Rabino Prof. Dr. Jacob Immanuel. “Moshiach ben Yossef”.

[3] ] Flusser, David. “Período del Segundo Templo”. Mesías. Encyclopaedia Judaica 2008 The Gale Group. Consultado el 2 de diciembre de 2012.

[4] Ver Rab Aryeh Kaplan: “El Mesías Real, una respuesta judía a los misioneros”

[5] Schochet, Rabino Prof. Dr. Jacob Immanuel. “Moshiach ben Yossef”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply