La ultraderecha más radical se manifiesta en España

El caso de España como ejemplo

extrema derecha ultraderecha

La propuesta de esta formación vulneraría el artículo 14 de la Constitución española.

La ultraderecha en Occidente

La ultraderecha está bien arraigada en toda Europa y, por supuesto, en los Estados Unidos, desde hace ya muchos años. Pero recientemente se están viendo claras manifestaciones de algunos partidos alineados con la más extremas de las derechas.

Por poner el ejemplo de España, ha salido a la luz, hace no mucho tiempo, un partido llamado Vox que sostiene ideas conservadoras radicales.

Esta formación tiene entre sus planes e intenciones discriminar a la comunidad musulmana en España.

De los 19 puntos que presentó Vox como propuestas para negociar un Gobierno del cambio en Andalucía, después de más de tres décadas de hegemonía socialista, hay un punto que es significativo, a pesar de que ese documento ya es papel mojado, del perfil ideológico de la formación verde. En el punto 11, titulado Control del fundamentalismo islámico, se hablaba sin más, siempre como propuesta, de la “supresión de subvenciones a asociaciones islámicas”. No se decía yihadistas, ni siquiera islamistas, sino que se decía islámicas. Es de suponer que los responsables de la redacción de ese documento conocen el español, y conocerán la diferencia entre estas expresiones.
La cuestión es que esta propuesta, de llevarse a efecto -y si no lo han medido los dirigentes de Vox indica aún mayor irresponsabilidad-, vulneraría el artículo 14 de la Constitución española (“no puede prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”), que tendría que ser reformada de un modo muy importante respecto a las prácticas religiosas en España, incluyendo en esa reforma artículos tan fundamentales como el 16 (“se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley”), además del ordenamiento jurídico español que gira en torno a la ley de libertad religiosa del año 1980. Porque, por supuesto, la concesión de subvenciones por parte del Estado es discrecional, y recibir subvenciones no es ningún derecho, pero no ser discriminado por razones de religión sí lo es, y la retirada de subvenciones sólo a las asociaciones musulmanas, y sólo a ellas, sí es discriminatorio.
A partir de la ley de libertad religiosa, el Estado ha reconocido como religiones de “notorio arraigo” en España, además del catolicismo, también al judaísmo, a los cristianos evangelistas, ortodoxos y mormones e, igualmente, también al islam. Como consecuencia de este reconocimiento, el Ministerio de Justicia ha otorgado subvenciones a algunas asociaciones religiosas, formadas alrededor de esas confesiones, formando a su vez, entre ellas, federaciones religiosas con el propósito de desarrollar, en negociaciones con el Estado, esa libertad religiosa (culto, ayudas, etc.).
Pues bien, Vox plantea en esa propuesta la posibilidad de que, a las asociaciones islámicas -y la medida habla sólo de las asociaciones islámicas-, le sean retiradas las subvenciones por ser islámicas, por el hecho de ser islámicas, de tal modo que, si esta propuesta prosperase, se estaría vulnerando a todas luces el artículo 14 de la Constitución, al discriminar a una confesión frente a las demás.

Por supuesto que es lógico combatir el fundamentalismo y extremismo, ya provenga de musulmanes o de cualquier otro grupo, pero no a costa de aventajar políticamente a unos españoles frente a otros en función de la religión que practiquen. Los españoles musulmanes son tan españoles como los españoles católicos, ateos o protestantes, y no por ser musulmanes se puede consentir que sus derechos como españoles se vean disminuidos.

Y hay muchos españoles musulmanes, no solo los hijos y nietos de inmigrantes musulmanes, ya nacidos en España, sino una gran cantidad de españoles que han aceptado el islam como forma de vida en las últimas décadas. Son parte de la sociedad y no se les puede negar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.