Los doce apóstoles

La historia temprana del cristianismo

Apóstoles Jesús

Jesús nombró a doce hombres como sus discípulos, número tradicional que representaba a las doce tribus de Israel, los doce apóstoles.

Cómo Jesús nombró a los doce apóstoles

Ya hemos hablado, en artículos anteriores, sobre la situación en la que se encontraba la sociedad a la que fue enviado Jesús. En este post se tratará el tema de cómo Jesús nombró a los doce apóstoles o discípulos.

El objetivo de Jesús era restablecer entre las Tribus de Israel las enseñanzas originales de Moisés.
En el volumen segundo de su obra “Los Profetas en el Corán – Los Últimos Profetas”, la Sra. Iftejar Bano Hussein dice:

“No existe copia conocida de la revelación original dada a ‘Isa (Jesús), la paz sea con él -el Inyil- lo cual explica en parte por qué sus enseñanzas han sido tantas veces re-escritas y redefinidas en los dos últimos milenios. Según el Evangelio de Bernabé, el lnyil jamás fue recogido en forma escrita era como un pozo de sabiduría dentro de] corazón de Jesús del que se abastecía cada vez que era necesario- pero es evidente que además de hablar el arameo, ‘Isa conocía también el hebreo ya que su objetivo era restablecer entre las Tribus de Israel las enseñanzas originales de Moisés, según la Torá. Este libro escrito en hebreo antiguo, había sido cambiado y corrompido hasta tal punto que cuando Jesús nació, ¡fue rechazado por la misma clase sacerdotal judía que se autoproclamaba guardiana celosa de las enseñanzas de Moisés! Es posible que una de las razones principales por la que el sacerdocio judío se oponía a ‘Isa y deseaba su muerte, se debía a que Jesús conocía las partes de la Torá, revelada originalmente a Musa (Moisés), que habían sido cambiadas posteriormente por los judíos, puesto que Jesús había recibido de Allah el conocimiento directo de la Torá.
Es también más que probable que ‘Isa estuviera al corriente de las distorsiones y
correcciones contenidas en los textos adicionales que habían sido escritos tras la muerte de Musa y en los que se pretendía recoger fielmente la historia de las Tribus de Israel a partir de ese entonces.
Dicho con otras palabras: con la llegada de ‘Isa, los cambios y distorsiones introducidos en las enseñanzas originales de Musa, introducidos gradualmente por la clase sacerdotal judía durante los nueve siglos transcurridos desde finales del reinado de Suleymán (Salomón), estaban ahora en grave peligro de ser desvelados y puestos de manifiesto; y con ello, la jerarquía sacerdotal quedaría destruida. Esta es la razón del rechazo contra ‘Isa, la paz sea con él, y de aquí la alianza del sacerdocio con los romanos con el fin de planear su muerte”.

Volviendo ahora a la narración histórica de la vida de Jesús, debe recordarse la situación política y económica existente en el momento del nacimiento de Jesús, además de los acontecimientos que provocaron la muerte de Juan el Bautista. En el punto en el que nos encontramos ahora, la totalidad del movimiento de resistencia estaba concentrado en torno a la figura de un Jesús dotado de inspiración divina.

Jesús pasa cuarenta días en el desierto

Antes de hacer ninguna otra cosa, Jesús tuvo que someterse a un periodo de cuarenta días viviendo y rezando en el desierto. Ahora ya tenía treinta años. Según la ley judía, ésta era la edad en la que el hombre se liberaba del dominio ejercido por el padre. A diferencia de Juan el Bautista, Jesús jamás predicó en público la oposición abierta contra los gobernantes romanos. Primero debían hacerse ciertos preparativos con la máxima discreción. Los intentos anteriores habían terminado siempre en el más absoluto desastre y la muerte de Juan el Bautista aún estaba presente en la mente de Jesús. Con prudencia y perspicacia Jesús empezó a preparar y organizar a los judíos. No bautizó a ninguno. Esto habría atraído de forma innecesaria demasiada atención por parte de los romanos y convertía el bautismo en una práctica peligrosa. No era posible detener la infiltración de las “víboras” en el movimiento de resistencia.

El profeta Jesús (‘Isa) nombra a doce discípulos – los apóstoles.

Jesús nombró a doce discípulos, número tradicional que representaba a las doce tribus de Israel. A continuación, alistaron a setenta y dos patriotas para que estuvieran a sus órdenes. Los Fariseos habían preservado el Am Al-Arez, un grupo de judíos dotados de buenas condiciones físicas, habitantes de los pueblos y fáciles de contactar en caso de necesidad. Estos campesinos, muchos de los cuales eran miembros de la comunidad Esenia, se convirtieron en fieles seguidores de Jesús, dispuestos a entregar sus vidas por la causa. Se los conocía con el nombre de Zaleotes. Según la Biblia, al menos seis de los doce apóstoles eran Zaleotes. Jesús, que había venido a confirmar las enseñanzas de Moisés, lanzó la llamada del Antiguo Testamento: “Quienquiera que sea fiel seguidor de la Ley y mantenga la Alianza, que me siga“. (Macabeos 2: 27-31).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.