Los dos testimonios de la fe islámica

testimonios

Islam es la religión de todos los profetas de Dios

El Islam es la religión de todos los profetas de Dios, empezando por el padre de la humanidad, Adán y terminando con Muhammad (la paz sea con ellos). En árabe, Islam significa «sumisión completa al Dios Único (Allah)».

No creo que nadie defienda que los profetas enseñaron alguna otra que la sumisión a la voluntad del Dios único. Hoy en día esta creencia se expresa declarando y actuando según ash-Shahaadatayn (los dos testimonios):

1- «No hay más dios que el Dios único» (Gloria a Él)

2- «Muhammad es el Mensajero de Dios».

Cuando alguien cree y declara estos dos testimonios entonces él/ella se convierte en un musulmán (seguidor del Islam). Estos dos testimonios son la clave para la felicidad eterna en la bendita presencia de Dios Todopoderoso.

El primer testimonio de fe

El primer testimonio (Ash-Shahada), es decir, «Atestiguo que no hay más dios que el Dios único» indica que no hay una entidad divina además de Dios Todopoderoso y por lo tanto nada merece ser adorado excepto Él. Este testimonio separa todas las cosas en dos categorías: 1- creador, Dios, el Señor 2- criatura, creyente, subordinada.

Hay dos maneras de llegar a creer en Dios. La primera se basa en nuestro instinto espiritual con el que Dios nos ha creado, y por esta razón la mayoría de la gente ha creído en un Dios Supremo a lo largo de la historia. Dicho esto, nadie puede estar seguro al 100% de su conocimiento de Dios y de que su relación con Él es correcta sin una auténtica revelación de Él.

La mayoría de la gente se ha desviado a lo largo de la historia por no buscar el mensaje puro de Dios y por seguir ciegamente a otros. No debemos jugar con nuestra eternidad por confiar en nuestra propia mente con el fin de entender a Dios y nuestra relación con él.

Por lo tanto, el primer testimonio requiere la ratificación completa del mensaje final no adulterado de Dios (el Corán) siendo estas, todas y cada unas, palabras puras de Dios. En el mundo en evolución de la ciencia y tecnología de hoy en día el Corán produce su propia prueba de su autenticidad.

El Corán es un libro de guía, pero también es un milagro en sí mismo. Ya se podría suponer que la propia palabra de Dios debe ser milagrosa, simplemente por el hecho de ser Sus palabras. Por lo tanto, es milagroso de muchas maneras, una de ellas es haber sido preservado de manera exacta desde el momento de su revelación.

Esta preservación incumbe a Dios, ya que ha decretado que no enviará ningún nuevo profeta o revelación hasta el Último día. Por lo tanto, después de la muerte del profeta Muhammad (la paz sea con él), la fe de los creyentes puede desarrollarse sin duda.

El segundo de los testimonios de fe

La declaración: «Soy testigo de que Muhammad es el Mensajero de Dios» significa la creencia de que Muhammad fue el último profeta/mensajero enviado por Dios a la humanidad para revelar Su mensaje.

También incluye la completa aceptación de que todo lo que enseñó fue transmitido desde la guía de Dios y que transmitió ese mensaje completo y de forma total en la medida de su capacidad humana, al igual que hicieron todos los profetas antes que él.

Un «profeta» es un hombre que recibe revelaciones de Dios y las transmite a su nación. Un ‘Mensajero’ es un profeta que viene con algunas nuevas leyes o la derogación de las leyes antiguas. Un profeta que no es un mensajero sigue las leyes del mensajero que vino antes que él. Un musulmán debe creer en todos los profetas y mensajeros. Cada mensajero es un profeta, pero no todos los profetas son un mensajeros.

Nuestro Creador envió su mensaje a profetas y mensajeros, por Su Misericordia que todo lo abarca, con el fin de guiar a la humanidad por el camino recto y la salvación eterna. Por lo tanto, no hay duda de que todos los profetas vinieron diciendo que ellos eran el camino, la verdad y que no hay camino hacia Dios excepto a través de ellos (creyendo en sus profecías y siguiendo su ejemplo).

Pregunto a mis amigos cristianos: «En la época de Abraham, ¿había algún camino hacia Dios, excepto el de seguir sus enseñanzas?

Cualquier estudiante objetivo de la vida y las enseñanzas del profeta Muhammad (la paz sea con él) se dará cuenta de que él era, tal como había afirmaba, el último Mensajero de Dios y el sello de la profecía. No hay otra explicación para su extraordinaria vida, llena de milagros y siendo él un ejemplo moral sublime, marcada por el amor, la misericordia, la verdad, la humildad, la bondad, la paciencia, la tolerancia y la justicia.

El profeta Muhammad es la persona más escudriñada a lo largo de la historia. Esto se debe a que muchos de los versos del Corán enseñan a los creyentes que no sólo es el Profeta el último ejemplo práctico de cómo seguir el Islam, sino que sus palabras y acciones, conocidas como la Sunnah, son la revelación separada del Corán. Por esta razón, nuestros eruditos eran muy meticulosos registrando y preservando sus dichos y acciones a través de los relatos de sus compañeros conocidos como «Hadith».

La ciencia de la verificación del Hadith es muy respetada entre los científicos no musulmanes como la mejor fórmula para la verificación histórica jamás ideada por el hombre. Aquí están los versos que llevaron a los musulmanes a estar tan preocupados con la preservación de su vida:

Realmente en el Mensajero tenéis un hermoso ejemplo para quien tenga esperanza en Allah y en el Último Día y recuerde mucho a Allah. (Al-Ahzab 33:21)

… Y Allah hizo descender sobre ti el Libro y la Sabiduría y te enseñó lo que no sabías. El favor de Allah para contigo ha sido inmenso. (An-Nisaa’ 4:113)

E hicimos que te descendiera a ti el Recuerdo para que pusieras en claro a los hombres lo que se les había hecho descender y para que pudieran reflexionar. (An-Nahl 16:44)

Y lo que os da el Mensajero tomadlo, pero lo que os prohíba dejadlo.  (Al-Hashr 59:7)

Y obedeced a Allah y al Mensajero para que se os dé misericordia. (Al `Imran 3:132)

Estos dos testimonios son las bases esenciales, así como las fuentes, de la creencia y práctica islámica. La analogía de la construcción de un edificio es útil para explicar la importancia del testimonio de fe.

No puede haber un edificio sin una base fuerte. Del mismo modo, no habrá ningún beneficio o resultados fructíferos en la otra vida sin una creencia pura basada en una auténtica revelación de Dios.

________________________

 

El artículo es un extracto del libro del autor «Los fundamentos de la fe islámica», Islam Presentation Committee (IPC), Kuwait (2008).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

6 thoughts on “Los dos testimonios de la fe islámica

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.