Quien se presente ante Allah con una creencia correcta entrará en el Jardín

El que tenga un imán correcto entrará en el Paraíso

Allah es Uno

Allah es el Dios Único, sin asociados.

La creencia, o imán, es la base del Islam. Ella forma el primer pilar de los cinco sobre los que está construido el edificio del Islam. Ese primer pilar, es la “doble shahadah, o doble testimonio, es decir, atestiguar – con el corazón y pronunciándolo públicamente – que “no hay más dios que Allah, y que Muhammad es el Mensajero de Allah”.

Quien tiene este imán en su corazón y lo tiene limpio de interferencias o contaminaciones externas, entrará en el Jardín, con el permiso del Creador del universo.

Es por ello que el hecho de tener una creencia correcta y sana tiene tanta importancia.

 Uzmán, que Allah esté complacido con él, narra que el Profeta, que Allah le dé Su paz y bendiciones, dijo: “Quien muera sabiendo que no hay más Dios que Allah, entrará en el Jardín”.

Al A’mash, narró que Abu Salih relató de Abu Hurairah o Abu Saíd[1] lo siguiente: “Se ha transmitido que el día de la batalla de Tabuk sobrevino a la gente una hambruna y dijeron: “Oh Mensajero de Allah, si nos lo permites, nos gustaría sacrificar a nuestros camellos para comer y usar sus grasas”. Dijo el Mensajero de Allah, que Allah le dé Su paz y bendiciones: “Hacedlo”. Luego llegó Umar y dijo: “Mensajero de Allah, si lo haces nos van a faltar monturas. Sin embargo, pídeles que traigan lo que les quede de provisión y pide a Allah que ponga en ella bendición[2] para ellos. Puede que Allah lo haga”.

El Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones de Allah sobre él, dijo: “Es cierto”.

Pidió una piel y la extendió. A continuación, pidió que trajeran la provisión que tuvieran. Alguno trajo un puñado de maíz, otro trajo un puñado de dátiles, otro trajo un mendrugo de pan… hasta que, con todo ello, se juntó una pequeña cantidad sobre la piel. Entonces el Mensajero de Allah, que Allah le dé su gracia y paz, pidió que Allah pusiera bendición (en el alimento) para ellos y les dijo: “Llenad vuestros cazos”. Así que llenaron sus cazos hasta que no quedó ni un solo cazo en el ejército sin llenar. Comieron hasta saciarse y aún quedó un resto.

Dijo el Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah sobre él: “Doy testimonio de que no hay más Dios que Allah y que yo soy el Mensajero de Allah. Si un siervo se presenta ante Allah con estas dos cosas (en su creencia) sin duda alguna, no se le privará del Jardín”.

 

[1] Al A’mash tiene dudas sobre quién de los dos fue el que lo narró.

[2] Baraka.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.