Ayudando a los pobres

pobres

Todas las religiones divinas ordenan ayudar a los pobres y prestarles sin interés

Todas las religiones divinas ordenan ayudar a los pobres y prestarles sin interés.

También prohíben ignorarles y darles la espalda. Se les ha de dar limosna incluso si para ello hay que vender posesiones.

El Antiguo Testamento ordena la justicia con los pobres. Leemos el siguiente versículo:

Yo sé que Jehová tomará a su cargo la causa del afligido, Y el derecho de los necesitados. (Salmo 140: 12)

El Antiguo Testamento nos dice que Dios responde a las oraciones de los necesitados y no los abandona. En el Antiguo Testamento, leemos el versículo siguiente:

Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, y no las hay; seca está de sed su lengua; yo Jehová los oiré, yo el Dios de Israel no los desampararé. (Isaías 41, 17).

El Antiguo Testamento ordena abrir las manos a los hermanos pobres y prestarles dinero suficiente para satisfacer sus necesidades. El Antiguo Testamento prohíbe endurecer los corazones y cerrar las manos a los hermanos pobres.

En el Antiguo Testamento leemos el siguiente versículo:

Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre. (Deuteronomio 15: 7)

El Nuevo Testamento ordena vender posesiones y dar sus ganancias a la caridad. En el Nuevo Testamento, leemos el siguiente verso:

Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. (Lucas 12:33)

El Nuevo Testamento ordena compartir ropa y víveres con los pobres. Leemos el versículo siguiente:

Y respondiendo, les dijo: El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo. (Lucas 3:11).

El Corán considera dar dinero a los necesitados un acto de rectitud. Leemos el siguiente versículo:

La virtud no consiste en volver el rostro hacia Oriente u Occidente; el que tiene virtud es el que cree en Allah, en el Último Día, en los ángeles, en los Libros y en los profetas, el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes, huérfanos, necesitados, […] (Al-Baqarah 2: 177)

El Corán insta a los herederos a dar a los necesitados de la herencia del difunto. Leemos el siguiente versículo:

Y si en la partición están presentes parientes, huérfanos y pobres, dadles algo de ello como sustento y habladles con palabras convenientes. (An-Nisaa’ 4: 8)

Una vez más, el Corán ordena hacer el bien a los necesitados. Leemos el siguiente versículo:

Adorad a Allah sin asociar nada con Él y haced el bien a vuestros padres, así como a los parientes, a los huérfanos, a los pobres, […] (An-Nisaa’ 4-36)

El Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, instruyó a su compañero Mu’az para que tomara las limosna de los ricos y se la diera a los pobres.

Ibn ‘Abbas narró que el Mensajero de Allah,que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo a Mu’az cuando lo envió a Yemen, “Vas a unas gentes que son de la gente del Libro, Llámalos al testimonio de que no hay dios sino Allah y de que yo soy el Mensajero de Allah; y si obedecen a eso enséñales que Allah les ha prescrito cinco oraciones (salats) cada día y noche; y si obedecen a eso, enséñales que Allah les ha prescrito dar una dádiva (sadaqa) respecto a sus riquezas, que se tomará de sus ricos y se retribuirá a sus pobres, guárdate de tomar lo más preciado de la riqueza de la gente. Y teme la maldición de una persona oprimida porque no hay barrera entre su petición y Allah. (Al-Bujari)

El Profeta Muhammad,la paz y las bendiciones de Allah sean con él, comparó al que cuida a un pobre con un guerrero que lucha en la causa de Allah o al que observa la oración por la noche y ayuna durante el día. Abu Hurairah narró que el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo: “El que cuida de una viuda o de un pobre es como un Muyahid (guerrero) que lucha por la causa de Allah o como el que hace oraciones durante la noche y ayunan durante el día”. (Al-Bujari)


Referencias:

1- El Glorioso Corán

2- Sahih Al-Bujari

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.