El derecho de los niños al cuidado y a la educación antes que el trabajo y las obligaciones

niños

Dios espera de nosotros, creyentes adultos, que tratemos a los niños con respeto y que los nutramos, los queramos y los eduquemos

El Islam es una religión que se ocupa de la justicia y el respeto y, como tal, se toma muy en serio los derechos y las responsabilidades. El Islam declara que es responsabilidad de cada individuo tratar toda la creación con respeto, honor y dignidad. El respeto comienza con el amor y la obediencia a los mandamientos de Dios y, desde este respeto, surgen todas las formas y altos estándares de moralidad inherentes al Islam. Dios espera de nosotros, creyentes adultos, que tratemos a los niños con respeto y los protejamos, amemos y eduquemos. Cuando los derechos y las responsabilidades se toman en serio, se puede amar y respetar a Dios

Quien obedece a Allah y a Su mensajero y tiene temor de Allah… Esos son los triunfadores. (An-Nur 24:52)

Los niños pequeños necesitan comida, bebida y sueño, pero también necesitan amor y compasión. El ocuparse únicamente de sus necesidades físicas y dejar de lado sus necesidades emocionales y espirituales es inapropiado. Después del nacimiento de un niño, se aconseja que las madres les amamanten. La leche materna fue diseñada por Dios para adaptarse específicamente a las necesidades de cada niño. La ciencia moderna ha demostrado las notables cualidades de la leche materna. La leche materna tiene células, llamadas anticuerpos, que luchan contra las enfermedades y que ayudan a proteger a los bebés de gérmenes, enfermedades e incluso del “Síndrome de muerte infantil súbita”(1). El calostro, la espesa leche amarilla producida durante el embarazo y justo después del nacimiento, dará al recién nacido el mejor comienzo en la vida. La leche cambia con el tiempo para satisfacer las necesidades del bebé. Entre el tercer y quinto día tras el parto, la leche materna tiene la cantidad correcta de grasa, azúcar, agua y proteína necesaria para el crecimiento del bebé.

Las madres deberán amamantar a sus hijos durante dos años completos, si se desea completar la lactancia. (Al-Baqarah 2: 233)

Sin embargo, Dios no pone a los creyentes en ninguna situación que no puedan superar, por lo tanto, si no es posible la lactancia materna hay alternativas como las nodrizas y más comúnmente la alimentación infantil diseñada específicamente para las necesidades del bebé.

Allah no quiere poneros ninguna dificultad, sólo quiere que os purifiquéis y completar Su bendición sobre vosotros, para que podáis ser agradecidos. (Al-Ma’idah 5: 6)

Tan pronto como son lo suficientemente mayores para entender, a los niños se les ha de enseñar a amar a Dios. Esto suele ser fácil porque los niños están naturalmente dispuestos a conocer y amar a Dios. Es fácil para ellos comprender que Dios es el Creador. Es responsabilidad de los padres o cuidadores enseñarles a los niños que Dios es Uno y que no hay nadie digno de adoración sino Él.

Y cuando Luqman le dijo a su hijo aconsejándole: ¡Hijo mío! No asocies nada ni nadie con Allah, pues hacerlo es una enorme injusticia. (Luqman 31:13)

Los padres, tutores y cuidadores son responsables de enseñar a sus hijos los deberes del Islam. A los niños se les debe enseñar la manera correcta de adorar a Dios, y la mejor manera de hacerlo es con el ejemplo. Desde el momento en que pueden interactuar con su entorno los niños están aprendiendo. Incluso cuando un niño muy pequeño oye la llamada a la oración, sabrá que es hora de que todos los esfuerzos mundanos se detengan mientras los creyentes centran su atención en Dios. Los niños aprenden esto observando el comportamiento de quienes les rodean. De la Sunnah del Profeta Muhammad (la paz sea con él) aprendemos que es obligatorio enseñar a nuestros hijos a rezar cuando tienen siete años y amonestarlos por no rezar cuando llegan a la edad de diez años. (At-Tirmidhi y Abu Dawud)

La realidad es que los niños que viven en un hogar donde la oración y la adoración correcta son visibles están ansiosos de rezar y, a menudo, a una edad temprana pueden ser vistos inclinándose y postrándose al lado de sus padres. A los siete años se les debe enseñar cómo rezar correctamente. A la edad de diez años los niños deben ser amonestados por no rezar. Cualquier disciplina que se use debe tener como fin que el niño entienda que la oración es importante. Golpear a un niño nunca es una opción. A los niños se les debe enseñar y deben observar que a su alrededor se cumplen con todas las obligaciones que vienen con ser creyentes en la Unidad de Dios. Los niños deben ver a los que les rodean ayunar y realizar otros actos de adoración como leer el Corán. También deben observar buenos modales y buenas costumbres en quienes están a su cargo. Los compañeros del Profeta Muhammad han narrado que a los niños se les enseñaban los fundamentos del Islam desde una edad temprana.

“Entonces nosotros, después de esto, ayunamos e hicimos que nuestros niños ayunasen, y ayunó quien Allah quiso que lo hiciera. Y fuimos a la mezquita e hicimos unos juguetes de lana para ellos y cuando alguno lloraba de hambre le dábamos esos juguetes hasta que llegó la hora de romper el ayuno”. (Al-Bujari y Muslim)

“Me llevaron al Hayy con el Mensajero de Allah, al que Allah dé su gracia y paz, y yo tenía siete años”. (Al-Bujari)

El Islam es una religión holística, por lo tanto, las necesidades físicas que pertenecen a este mundo no deben ser descuidadas. Los niños tienen el derecho de vivir de manera segura y deben tener todas sus necesidades físicas atendidas. El erudito islámico Imam an-Nawawi dijo que: “El padre (2) debe tratar a sus hijos con buenas maneras en todas las cosas, comiendo, bebiendo, vistiéndose, durmiendo, saliendo de la casa, entrando en la casa, montando en vehículos, etc. Debe inculcar en ellos los atributos de una buena persona, como el amor al sacrificio (personal), poner a los demás en primer lugar, ayudar a los demás, la nobleza y la generosidad. Debe mantenerlos alejados de las características malvadas como la cobardía, la avaricia, la falta de nobleza, la falta de ambición, etc. Los niños también deben estar protegidos de los daños físicos y de cualquier cosa que pueda conducirlos a cometer faltas…”.

Se puede afirmar que el Islam da a los niños muchos derechos y se preocupa por su bienestar espiritual, físico y emocional. No los somete a ninguna obligación antes de a una educación adecuada.


Notas a pie de página:

(1) Http://www.womenshealth.gov/breastfeeding/benefits/ (En inglés)

(2) Se considera que incluye a la madre, cuidadores y tutores.


Fuente: Islamreligion.com.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.