El nacimiento del Profeta Muhammad

El Maulid

muhammad nacimiento maulid

Allah envió a Muhammad para que guiara a la humanidad, los purificara y elevara.

Nos encontramos en el mes de Rabi’ Al Awwal, el mes del nacimiento del Profeta

Nos encontramos en el tercer día del mes de Rabi’ Al Awwal, el mes del nacimiento del Profeta (la paz sea con él), el Maulid, hecho que celebran los musulmanes y por el cual se alegran.
Se alegran y se muestran gratos por la bendición de que Allah enviara a los creyentes y a toda la humanidad un Mensajero que les hizo salir de las tinieblas a la luz, que los llevó del extravío a la guía, los transportó de la incredulidad a la creencia, los salvó del camino de los shaytanes que conduce al Fuego, dirigiéndoles al camino del éxito y el Jardín.

Y el Libro de Allah nos recuerda esta gran bendición, cuando dice:

Realmente Allah ha concedido una gracia a los creyentes al enviarles un Mensajero salido de ellos mismos que les recita Sus signos, los purifica y les enseña el Libro y la Sabiduría; ya que antes estaban en un extravío evidente”. (Al Imran, 164)

De modo que Allah envió a Su Mensajero, Muhammad, que era de naturaleza humana, de los hijos de Adam. No era de los ángeles ni de otra especie. Era de la tribu de Quraish, de los árabes, entre los cuales vivió durante cuarenta años, antes de que le llegara la revelación. Ellos conocían su origen y su linaje, sabían de su honestidad y su pureza. Presenciaron de cerca su rectitud y su buen carácter, cosa que facilitó la comunicación y la transmisión.

Allah lo envió para que les recitara las aleyas del Corán, la Palabra de Allah, que trajo el ángel Yibril de parte de Allah. Para que los purificara del mal y la impureza que había impregnado sus almas en la época de injusticia e ignorancia, para purificarlas con la luz y la guía del islam. Para ordenarles lo correcto y prohibirles lo reprobable. Para que les enseñara el Libro para librarlos de la ignorancia y los condujera a la gente de conocimiento. Para enseñarles la sabiduría necesaria para darle a cada asunto su justa medida. Para desvelarle los secretos de la Shari’ah y que pudieran beber de su fuente. Antes de eso estaban extraviados y Allah los guio a través de él. Eran enemigos entre sí y, por medio de él, Allah reconcilió sus corazones y se convirtieron, por Su Gracia, en hermanos. Los educó en la sinceridad de la adoración y en la excelencia de carácter, de manera que fueron un modelo para los vinieron después de ellos, los que les siguieron con en la virtud hasta el Último Día.

Uno de los signos de una naturaleza sana e inalterada es el amor hacia aquél que te ha hecho el bien. Por lo tanto, nos es obligatorio el amor a él y el alegrarnos por su profecía, que Allah lo bendiga y le dé paz. Puesto que ningún ser creado ha hecho tanto bien por nosotros como él, que Allah lo bendiga y le dé paz. No hay ningún bien, ya sea físico o figurado, relacionado con el Din o con este mundo o con el Próximo… sin que Allah haya hecho que nos llegue por medio de sus manos.

La mejor manera de celebrar el Maulid del Profeta, la paz sea con él.

La mejor manera en la que el creyente puede celebrar el nacimiento del Profeta, la paz sea con él, es renovar la purificación de su alma de las malas cualidades y características, tales como la arrogancia, la ira, el odio y la pereza a la hora de cumplir con las obligaciones; así como vestirla con las nobles cualidades de carácter. En todo esto hay una clara indicación de amor al Profeta, que Allah lo bendiga y le dé paz, y de un seguimiento de su ejemplo. Y constituye el camino al éxito.
Allah dice:

Habrá triunfado el que la purifique (el alma) y habrá perdido quien la lleve al extravío”. (Ash-Shams, 9-10).

Oh Allah, te danos amor a Ti, a Tu Profeta y haznos amar toda acción que nos acerque a Ti.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.