La esencia de la lengua árabe

Una lengua espiritual y poderosa

lengua árabe lugha

La lengua árabe posee una esencia y naturaleza de gran fuerza y espiritualidad.

Seguimos hablando de la importancia y el valor del idioma árabe, el idioma en el que se hizo descender el último libro revelado, el Noble Corán.

Las reflexiones sobre la lengua árabe han sido constantes a lo largo de la historia del Islam; es más, desde el principio, los musulmanes han sabido que aquello que les ha llegado de Allah son ‘palabras’ dichas en una lengua concreta. Entender qué significan, su verdadero alcance, ha sido la mayor de las preocupaciones entre quienes han afrontado el Islam con rigor. El habla, que es signo de inteligencia y es el rasgo definitorio de lo humano, ha ocupado un lugar central porque los musulmanes han sido conscientes de que aquello que diferencia al ser humano es la posesión de la palabra, y Allah se le dirige en tanto que criatura que es capaz de comprender lo que se le dice. Y la lengua más clara, la más elocuente, es la lengua pura de los nómadas.
La lengua árabe es ‘la más cercana al estado de inocencia o naturaleza del ser humano’, es una lengua de ‘Fitra’, es decir, primordial, como la lluvia. Las palabras del Corán descendieron del cielo de la inmensidad de Allah sobre el corazón abierto de Muhammad (que Allah le bendiga y le conceda paz). Cuando los musulmanes afirman que el Corán es Palabra Increada, Palabra Eterna, se refieren a su original árabe, porque sólo esa lengua tiene la capacidad para acoger lo más cercano a Allah.
La práctica del Dhikr (invocación o recuerdo de Allah) ha permitido que pueblos no-árabes se islamizaran realmente. No les bastaba con ‘conocer’ el Islam, tenían que imbuirse de su alcance, y ello sólo es posible saborearlo en unos sonidos que tienen mucho que ver con lo que expresan.
“El nombre es lo nombrado”: esta extraña afirmación ha sido dicha en el Islam, y realza la intuición de que la lengua no es una simple ‘conveniencia’ entre los seres humanos. Es el signo de la Razón, y tiene que ver con lo que nos hace seres humanos, por lo tanto, es anterior a nosotros en tanto que seres humanos. La lengua es la dignificación con la que Allah nos ha convertido en califas, en representantes Suyos en la tierra, en seres únicos, singulares y soberanos. Y comprender esto se ha hecho en árabe, debido precisamente a las características que tan solo hemos podido reseñar muy de pasada que en realidad merecen reflexiones mucho más largas.
¿Quiere decir esto que no se puede ser musulmán o que no se puede comprender bien el Islam si no se conoce la lengua árabe? No, para nada, pero lo que quiere decir es que es necesaria una gran sensibilidad espiritual. Se puede ser árabe y carecer por completo de la esponjosidad que requiere el Islam, y se puede desconocer el árabe y tener las cualidades propias de un corazón árabe, que son las que se han descrito previamente. Y es lo más importante.

Hay pueblos enteros que han abrazado el Islam a lo largo de la historia y no son árabes. Hay naciones, en África y Asia, que son, desde hace siglos, musulmanes con orgullo. Algunos han aprendido el árabe y muchos no, pero tienen amor y respeto por esa lengua.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.