¿Quién es Jesús según Jesús? ¿Es Jesús el Hijo de Dios?

jesús hijo de Dios

Jesús no es el hijo de Dios en sentido literal

Por Equipo editorial

En el Nuevo Testamento, Jesús a menudo es descrito como “el hijo de Dios”. Leemos:

“Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo”. (Mateo 26: 63-64).

También leemos:

“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre”. (Lucas 1: 31-32)

Sin embargo, ¿eso significa que Jesús es “el hijo de Dios” en sentido literal?

Esta descripción es metafórica. Se repite con frecuencia en la Biblia en general y en el Nuevo Testamento en particular. Vemos que muchas personas reciben esta descripción.

Por ejemplo, los ángeles son descritos como los hijos de Dios en el Nuevo Testamento. Leemos:

“Mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección”. (Lucas 20: 35-36)

En el Nuevo Testamento, los discípulos también son descritos como “los hijos de Dios” y se afirma que Dios es “su padre” según el mismo Jesús.

Leemos:

“Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos”. (Mateo 5:45).

En el Nuevo Testamento, los seguidores de Jesús también son descritos como “los hijos de Dios”. Leemos:

“Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación; y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos”. (Juan 11: 51-52)

También leemos:

“Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús”. (Gálatas 3:26).

Además leemos:

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo”. (Gálatas 4: 4-7)

Así como los seguidores de Jesús son descritos como “los hijos de Dios”, también se los describe como “los hermanos de Jesús” en el Nuevo Testamento. Leemos:

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos”. (Romanos 8:29).

También leemos:

“Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, En medio de la congregación te alabaré. Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo”. (Hebreos 2: 10-17).

En el Nuevo Testamento, los pacificadores también son descritos como “los hijos de Dios”. Leemos:

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. (Mateo 5: 9)

Aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios también son descritos como “los hijos de Dios”. Leemos:

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”. (Romanos 8:14).

En el Antiguo Testamento, los hijos de Israel son descritos como “el hijo de Dios”. Leemos:

“Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito”. (Éxodo 4:22).

Las naciones que no son los hijos de Israel también se describen como “los hijos de Dios”. Leemos:

“Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío, Allí serán llamados hijos del Dios viviente”2. (Romanos 9:26).

Por lo tanto, Jesús no es la única criatura que se describe en el Nuevo Testamento como “el hijo de Dios”, lo que confirma que esta descripción es metafórica. Hay innumerables pistas que dan contexto en el Nuevo Testamento y que descartan que Jesús sea “el hijo de Dios” en un sentido literal. Las siguientes son algunas de esas:

Las claves del contexto descartando que Jesús sea literalmente el Hijo de Dios

Hijo de David

Así como Jesús es descrito como “el hijo de Dios”, también se le describe como “el hijo de David”. Así como Jesús no es el hijo de David en un sentido literal, ya que es su madre quien fue descendiente de David, él tampoco es el hijo de Dios en un sentido literal.

Leemos:

“Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”. (Mateo 1: 1)

También leemos:

“Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”. (Lucas 1: 31-32)

Incapacidad humana

Jesús a menudo expresó su incapacidad y la necesidad de Dios en el Nuevo

Testamento, lo que descarta que sea “el hijo de Dios” en un sentido literal. Si Dios tuviera un hijo, ese hijo no habría sido un ser tan incapaz como para admitir su incapacidad. El hijo de Dios debe ser tan omnipotente como su padre. De lo contrario, este ser no puede describirse como “el hijo de Dios”.

Leemos:

“Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente”. (Juan 5:19).

Ignorancia humana

Jesús a menudo expresaba su ignorancia humana en el Nuevo Testamento e indicaba que incluso cuando tenía conocimiento, este conocimiento derivaba de Dios.

Leemos:

“Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre”. (Marcos 13:32).

También leemos:

“Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo”. (Juan 8:28)

Historia metafórica de la Natividad

No encontramos nada en la historia de la Natividad de Jesús citada en el Nuevo Testamento que afirma la filiación de Jesús a Dios en un sentido literal. En cuanto a “el Espíritu Santo vendrá sobre ti”, María no es la única persona de quien se afirma esto en el Nuevo Testamento. Esta es una descripción popular en el Nuevo Testamento que no implica que alguien sea el padre o el hijo de otra persona.

Leemos:

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. (Hechos 1: 8)

También leemos:

“Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso”. (Hechos 10:44).

Además, leemos los siguientes versículos:

“Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio”. (Hechos 11:15).

“Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban”. (Hechos 19: 6).

En cuanto a llamar a Jesús “Emmanuel”, que significa (Dios con nosotros), el Nuevo Testamento afirma en más de una ocasión que Dios está con varias personas sin referencia a Jesús, es decir, que Dios puede estar con nosotros sin Jesús. Por lo tanto, la interpretación de Emanuel como “Dios con nosotros” no significa que la compañía de Dios sea exclusiva de Jesús, sino que Dios está con Sus profetas y siervos justos en todo momento y en todas partes, esté Jesús o no allí.

Por ejemplo, el Nuevo Testamento nos dice que el ángel le informó a María que “el Señor está contigo” antes de concebir a Jesús, es decir que María estuvo en compañía de Dios antes de concebir y dar a luz a Jesús.

Leemos:

“Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres”. (Lucas 1:28)

El Nuevo Testamento también nos dice que Dios estaba con su profeta José. Leemos:

“Los patriarcas, movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él”. (Hechos 7-9)

En cuanto a la descripción de Jesús como “santo”, esta descripción no es exclusiva de Jesús en el Nuevo Testamento. Por el contrario, se les da la misma descripción a otras personas. En el Nuevo Testamento, leemos:

“Como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor”. (Lucas 2:23)

El lenguaje metafórico es común

Jesús usó a menudo un lenguaje metafórico en el Nuevo Testamento que indica que el lenguaje metafórico es común en la mayoría de las declaraciones de Jesús, incluido el hecho de que él es “el hijo de Dios”.

Leemos:

“Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”. (Juan 6:53).

¿Cómo explicó Jesús su descripción como “el Hijo de Dios”?

Jesús dejó claro que el significado de ser “el hijo de Dios” es que los actos que realizó fueron aprobados por Dios. También indicó que así como los judíos eran llamados “dioses” porque la palabra de Dios les descendió a ellos, también era llamado “el hijo de Dios” porque la palabra de Dios vino a él e hizo los actos de Dios.

Leemos:

“Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios. Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis”. (Juan 10: 32-37)


Referencias

1- La Santa Biblia

2- biblehub.com

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.