¿Apoya el Corán la esclavitud?

esclavitud

El Islam fue el primer y más sincero defensor de los esclavos y contrario a la esclavitud

Es una afirmación ampliamente extendida que el Corán apoya la esclavitud y permite a los musulmanes tener esclavos. Antes de saber qué dijo Islam realmente sobre la esclavitud, exploremos las actitudes de las religiones divinas anteriores.

Esclavitud en el judaísmo

En cuanto a los judíos, en la antigüedad, la sociedad israelita permitió la esclavitud. Los esclavos eran vistos como parte esencial de una casa hebrea. Es imposible para los estudiosos cuantificar el número de esclavos que eran propiedad de hebreos en la antigua sociedad israelita, o qué porcentaje de hogares poseían esclavos, pero es posible analizar los impactos sociales, legales y económicos de la esclavitud.

La Biblia hebrea contiene dos conjuntos de reglas que rigen a los esclavos. Sobre el primer conjunto que incluye a los esclavos hebreos, el Antiguo Testamento dice:

Y cuando tu hermano empobreciere, estando contigo, y se vendiere a ti, no le harás servir como esclavo. Como criado, como extranjero estará contigo; hasta el año del jubileo te servirá. Entonces saldrá libre de tu casa; él y sus hijos consigo, y volverá a su familia, y a la posesión de sus padres se restituirá. Porque son mis siervos, los cuales saqué yo de la tierra de Egipto; no serán vendidos a manera de esclavos.No te enseñorearás de él con dureza, sino tendrás temor de tu Dios. (Levítico 25: 39-43)

Sobre el segundo conjunto, que incluye esclavos no hebreos (cananeos), el Antiguo Testamento dice:

También podréis comprar de los hijos de los forasteros que viven entre vosotros, y de las familias de ellos nacidos en vuestra tierra, que están con vosotros, los cuales podréis tener por posesión. Y los podréis dejar en herencia para vuestros hijos después de vosotros, como posesión hereditaria; para siempre os serviréis de ellos; pero en vuestros hermanos los hijos de Israel no os enseñorearéis cada uno sobre su hermano con dureza. (Levitico 25:45-46)

La principal fuente de esclavos no hebreos eran los prisioneros de guerra. Los esclavos hebreos, en contraste con los esclavos no hebreos, se convertían en esclavos ya fuera por la pobreza extrema (en cuyo caso podían venderse a un propietario israelita) o por la incapacidad de pagar una deuda. Según la Biblia hebrea, los esclavos no hebreos se basaron principalmente en las naciones cananeas vecinas, y se proporcionó una justificación religiosa para la esclavización de estos vecinos: las reglas que gobernaban a los cananeos se basaban en una maldición dirigida a Canán, un hijo de Cam, pero en épocas posteriores las leyes cananeas de esclavitud se extendieron para aplicarse a todos los esclavos no hebreos.

Esclavitud en el cristianismo

En cuanto a los cristianos, en los primeros años del cristianismo la esclavitud era una característica normal de la economía y la sociedad en el Imperio Romano, y hasta la Edad Media y más allá. La mayoría de las figuras cristianas en ese período temprano, como San Agustín, apoyaron la esclavitud mientras que varias figuras como San Patricio se opusieron.

Durante el primer siglo después del Nuevo Testamento, los esclavos convertidos al cristianismo fueron considerados como hermanos liberados en Cristo e incluidos en la herencia del reino de Cristo. A estos esclavos se les dijo que sirvieran a sus amos como si estuvieran sirviendo a Cristo, con moralidad, fidelidad y respeto.

El Nuevo Testamento ordena a los siervos que sean obedientes a sus amos de la siguiente manera:

Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre. (Efesios 6: 5-8)

En varias epístolas paulinas, y en la Primera Epístola de Pedro, se exhorta a los esclavos a obedecer a sus amos, como al Señor, y no como a los hombres. A los amos también se les dijo que sirvieran a sus esclavos de la misma manera.

El Nuevo Testamento ordena a los amos darles a sus esclavos el mismo trato de la siguiente manera:

Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas. (Efesios 6: 9)

Antes de tratar sobre la actitud islámica hacia la esclavitud, analicemos tanto las actitudes judías como las cristianas.

En lo que respecta a la actitud judía, observamos que apoya la esclavitud y permite a los judíos tener esclavos, y lo que es más, incluso discrimina a los esclavos no hebreos.

En cuanto a la actitud cristiana, aunque es más justa que la actitud judía, también apoya la esclavitud y permite a los cristianos tener esclavos. Aunque el cristianismo expresó simpatía por los esclavos, no prescribió un mecanismo claro para la abolición.

Esclavitud en el Islam

En cuanto a la actitud islámica, es mucho más justa, práctica y efectiva. No hace falta decir que el Islam no introdujo la esclavitud en la tradición humana. La esclavitud estaba presente en todo el mundo siglos antes del advenimiento del Islam. El Islam tuvo que lidiar con ello como una práctica establecida a la que no se puede poner fin de una vez.

De hecho, antes del advenimiento del Islam, había varias malas prácticas que dominantes hasta ese momento. La gente estaba acostumbrada a la esclavitud, el consumo de alcohol, el interés y otras prácticas corruptas. Una práctica extendida, que tarda mucho tiempo en generalizarse, necesita un tiempo igualmente largo para desaparecer.

El Islam adopta un enfoque gradual cuando se trata de estas prácticas. Por ejemplo, el consumo de alcohol y el interés no se prohibieron repentinamente. El Islam los fue restringiendo gradualmente hasta que la gente se dispuso a renunciar a ellos voluntariamente. Por lo tanto, el consumo de alcohol y el interés se prohibieron por completo poco tiempo antes de que el Profeta Muhammad muriera.

En cuanto a la esclavitud, era una práctica que estaba demasiado establecida como para prohibirse en pocas décadas. Esto significó que la vida del Profeta Muhammad no fue suficiente para poner fin a una práctica tan horrible. Es por eso que necesitaba un enfoque prolongado y amplio.

De esta manera, el Islam adoptó un enfoque tan práctico que se esperaba que arrojara dos resultados positivos, uno a corto y otro a largo plazo. A corto plazo, las condiciones de vida y el tratamiento de los esclavos debían mejorarse. A largo plazo, debía ser liberado el mayor número posible de esclavos y la esclavitud debía ser abolida con una serie de medidas.

En cuanto al objetivo a corto plazo, el Profeta Muhammad ordenó a los amos darles a sus esclavos el mismo trato, alimentarlos con la misma comida que comían y vestirlos con la misma ropa que usaban.

Dio instrucciones a los amos para que miraran a sus esclavos como hermanos iguales a quienes no debían insultar ni sobrecargar con duro trabajo. Ordenó a los amos que sobrecargaban a sus esclavos con duro trabajo ayudarles a hacer ese trabajo.

Al-Ma´rur bin Suwaid narró: “Visitamos a Abû Dharr (Al-Gifârî) en Al-Rabadha. Él estaba cubierto con un manto y su esclavo tenía otro igual. Entonces le dijimos: ‘¡Oh Abû Dharr! Si los unieras tendrías una túnica completa’. Dijo: ‘Tuve una discusión con uno de mis hermanos  . Su madre no era árabe, entonces me jacté ante él por su madre (extranjera). El se quejó al Profeta (SAWS). Cuando me encontré con el Profeta (SAWS) me dijo: «¡Oh Abû Dharr! Todavía te quedan restos de la época de la ignorancia». Yo contesté: ‘¡Oh Mensajero de Allah! Si se insulta a un hombre él (a su vez) debe insultar al padre y a la madre del otro’. Dijo: «¡Oh Abû Dharr! Todavía te quedan restos de la época de la ignorancia. Ellos (tus siervos y esclavos) son tus hermanos, Allah los ha puesto bajo tu cuidado. Entonces dales de comer lo que tú comes, vístelos como tú te vistes. Y no les impongas cargas superiores a lo que puedan soportar, y si lo haces entonces tú mismo ayúdales (en su tarea)»”. (Al-Bujari y Muslim)

Abu Hurairah transmitió que el Mensajero de Allah dijo:

«Si el siervo de uno de vosotros prepara la comida y la sirve, después de haber pasado por el calor y el humo, que se siente con él y que coman (juntos). Y si la comida es poca que coloque en su mano una o dos porciones»”. (Muslim)

El profeta Muhammad prohibió difamar a los esclavos. Dijo:

“quien calumnia a su esclavo (acusándolo de fornicación) y éste es inocente de lo que dice, el día del levantamiento será azotado, salvo que sea como dijo”. (Al-Bujari)

El propio Profeta Muhammad no solía golpear o siquiera abusar de esclavos o sirvientes. Anas ibn Malik dijo: “Serví al Mensajero de Allah durante diez años. Por Allah, él nunca me dijo una palabra dura, y él nunca me dijo algo como ‘¿Por qué has hecho eso?’ o ‘¿Por qué no has hecho eso?’ “.

Aishah transmitió que el Mensajero de Allah nunca golpeó a una esposa o un sirviente, ni golpeó nada con su mano excepto en la batalla por la causa de Allah o cuando las cosas santificadas por Allah fueron profanadas, y entonces él se vengaba por Dios. (Al-Nasa’i)

Después de todo, con respecto al objetivo a corto plazo, el Islam puede parecerse al cristianismo. Ambos pidieron un mejor tratamiento y condiciones de vida más favorables para los esclavos.

En cuanto al objetivo a largo plazo, es el mecanismo destinado a poner fin a la esclavitud. Este mecanismo era algo único y exclusivo del Islam. Esto es lo que distingue al Islam del cristianismo.

El Islam adoptó unos procedimientos que tenían más probabilidades de poner fin a la esclavitud a largo plazo. Por ejemplo, el Islam introdujo la Mukatabah, un contrato que se celebraba entre un amo y un esclavo en el que acordaban que el esclavo pagaría una cantidad específica de dinero al amo a cambio de liberarlo.

En virtud del contrato anterior, el amo le permitía a su esclavo trabajar para otra persona o como trabajador por cuenta propia para pagar su libertad.

Allah alentó a los musulmanes a hacer Mukatabah. Él dice en el Corán:

Y los esclavos que tengáis que deseen la escritura de emancipación, si sabéis que en ellos hay bien, concedédsela. (An-Nur 24:33)

El Islam hizo esclavos que buscan recuperar sus libertades innatas que reciben las limosnas obligatorias. El Corán dio derecho a los esclavos a recibir el zakah como dignos beneficiarios. Allah dice:

Realmente las dádivas han de ser para los necesitados, los mendigos, los que trabajan en recogerlas y repartirlas, para los que tienen sus corazones amansados, para rescatar esclavos, para los indigentes, para la causa en el camino de Allah y para el hijo del camino. Esto es una prescripción de Allah y Allah es Conocedor y Sabio. (At-Tawbah 9:60)

Él también dice:

La virtud no consiste en volver el rostro hacia Oriente u Occidente; el que tiene virtud es el que cree en Allah, en el Último Día, en los ángeles, en los Libros y en los profetas, el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes, huérfanos, necesitados, hijos del camino, mendigos y para liberar esclavos; el que establece el salat y entrega el zakat; el que es fiel a los compromisos cuando los contrae; el paciente en la adversidad y en la desgracia y en los momentos más duros de la lucha.Esos son los veraces y ésos son los temerosos. (Al-Baqarah 2: 177)

Los esclavos que firmaron un contrato Mukatabah con sus amos también tenían derecho a una parte del zakah. Allah dice:

Y los esclavos que tengáis que deseen la escritura de emancipación, si sabéis que en ellos hay bien, concedédsela. Y dadles algo de la riqueza que Allah os dio. (An-Nur 24:33)

Bajo el Islam, Allah prescribió la emancipación de esclavos como expiación por varias ofensas, incluyendo el homicidio, el perjurio y Dhihar (una práctica preislámica de prohibir las relaciones con la esposa comparándola, por ejemplo, con la espalda de la madre). No era necesario ser musulmán para la emancipación de un esclavo.

Allah dice en el Corán:

No es de creyentes que uno mate a otro, a menos que sea por error. Y quien matare a un creyente por error, deberá poner en libertad a un esclavo creyente y pagar el precio de sangre a su familia, a menos que ésta se lo perdone por generosidad. Y si perteneciera a una gente enemiga vuestra pero fuera creyente, o si fuera de una gente con la que tenéis algún pacto, pagad el precio de sangre a su gente y poned en libertad a un esclavo que sea creyente. Y quien no encuentre manera de hacerlo, que ayune dos meses consecutivos como reparación aceptable por Allah. Allah es Conocedor, Sabio. (An-Nisaa’ 4:92)

Él también dice:

Allah no os toma en cuenta los juramentos frívolos, pero sí os toma en cuenta los juramentos con los que intencionadamente os comprometéis. Como reparación, alimentaréis a diez pobres según el término medio con el que alimentéis a vuestra familia, o los vestiréis o liberaréis a un siervo. Quien no encuentre medio de hacerlo, que ayune tres días. Esta es la reparación por los juramentos que hagáis; y tened cuidado con vuestros juramentos. Así os explica Allah Sus signos para que podáis agradecer. (Al-Ma’idah 5:89)

En cuanto a las esclavas, tenían mayor atención que los esclavos. Por ejemplo, la esclava que le daba a su amo un hijo se volvía intratable y ella recuperaba su libertad tras la muerte de su amo.

El Profeta Muhammad dijo: “Cualquier hombre cuya esclava le dé un hijo, ella será libre después de que él muera”. (Al-Bayhaqy)

El Islam prohibió cualquier situación en la que una madre se vea privada del cuidar de su hijo, incluso si ella fuera una esclava. El Profeta Muhammad dijo: “Una madre no debe separarse de su hijo”. (Al-Bayhaqy)

El Profeta Muhammad animó a los musulmanes a educar y tratar bien a sus esclavas y luego a manumitirlas y casarse con ellas. Él dijo: “[…] un hombre que tiene una esclava, la educa y la educa bien y la instruye dándole una buena enseñanza y después la libera y se casa con ella, en cuyo caso su recompensa es doble” (Al-Bujari)

El Corán incluyó la manumisión de los esclavos entre las buenas obras por las que alguien será admitido en el Paraíso. Allah dice en el Corán:

Sin embargo no ha emprendido la cuesta. ¿Y cómo hacerte saber qué es la cuesta? Es liberar a un siervo, o alimentar en un día de necesidad a un pariente huérfano, o a un mendigo polvoriento. (Al-Balad 90: 11-16)

Observamos que hay tantos hadices del profeta Muhammad recomendando a  los musulmanes mantener a los esclavos como un acto caritativo. Por ejemplo, el Profeta Mahoma dijo: “Cualquiera que manumita a un esclavo musulmán, Allah salvará del Fuego un miembro suyo por cada miembro de él”. (Al-Bujari)

Hay ciertas situaciones donde la liberación de los esclavos es muy recomendada. Asma bint Abu Bakr transmitió que el Profeta Muhammad les ordenó liberar esclavos en el momento del eclipse solar. (Al-Bujari)

Bajo el Islam, la emancipación da lugar a una relación íntima entre el amo y el esclavo, en virtud de la cual un hombre puede dejar herencia a su esclavo liberado si éste muere sin dejar herederos. El establecimiento de esta relación sirve como un incentivo para la emancipación de los esclavos.

Por lo tanto, el Islam no escatimó esfuerzos para emancipar a los esclavos, lo hizo de una manera razonable y gradual. No alentó ni apoyó la esclavitud. Trató de combatirla en la medida de lo posible y se esforzó por garantizar mejores vidas para los esclavos hasta que fuera oportuno abolir por completo la esclavitud.

Es injusto acusar al Islam de apoyar la esclavitud o incluso obviar sus esfuerzos para ponerle fin. El Islam fue el primer y más sincero defensor de los esclavos en la historia. Observamos que la abolición tuvo lugar siglos después del advenimiento del Islam bajo ciertas presiones.

Sin embargo, bajo ninguna presión, el Islam cuidó y se hizo cargo de los esclavos en una época en que los esclavos no tenían a nadie que defendiera su causa o incluso siquiera su humanidad. De todos modos, el Islam seguirá siendo el pionero de la abolición, incluso si sus esfuerzos son negados por los defensores modernos de los derechos humanos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.