Historia del cristianismo y cambio del monoteísmo a la trinidad (2/4)

Historia del cristianismo y cambio del monoteísmo a la trinidad (2/4)

Monoteísmo

El conflicto entre el monoteísmo y la Trinidad duró hasta después del Concilio de Nicea.

Por Redacción

En este artículo trataremos el amargo conflicto que tuvo lugar entre el monoteísmo y la doctrina de la Trinidad y sus seguidores después del Concilio de Nicea y antes de la misión profética y el nacimiento del Profeta Muhammad.

Primer Concilio de Constantinopla

La evidencia más concluyente del hecho de que existió el monoteísmo, de que tuvo una fuerte presencia e incluso de que se extendió desde el comienzo del cristianismo, es su reaparición multiforme poco después de que el obispo de Alejandría, apoyado por el Imperio Romano pagano, se opusiera a las enseñanzas de Arrio, más próximas al monoteísmo.

Después de que Atanasio, el obispo de Alejandría, hubiera luchado contra las enseñanzas de Arrio durante muchos años, otras creencias similares emergieron hacia finales del cuarto siglo de la era cristiana, específicamente durante el reinado del emperador romano Teodosio I. Por lo tanto, el segundo Consejo Ecuménico se convocó en Constantinopla en el año 381 d. C.

Esas creencias incluían la de los macedonios o la de los pneumatómacos. Ellos negaron la divinidad del Espíritu Santo, de ahí el nombre griego “Pneumatómacos ” o “Combatientes contra el Espíritu”.

También consideraban que la sustancia de Jesucristo era de “sustancia similar” (homoiousios) pero no de la “misma esencia” (homoousious) a la de Dios el Padre.

El Pneumatómaco fue denunciado en 374 por el Papa Dámaso I. En el año 381 d. C., el concepto de Pneumatómaco de que el Espíritu Santo era una creación del Hijo y un siervo del Padre y del Hijo, incitó al Primer Concilio de Constantinopla (Concilio Ecuménico) para añadir: “Y en el Espíritu Santo, el Señor, el dador de vida, que procede del Padre, que con el Padre y el Hijo es igualmente adorado y glorificado, que habló por los profetas” al Credo. Como resultado del Segundo Concilio Ecuménico, homoousios se convirtió en la definición aceptada de la ortodoxia cristiana. A partir de entonces, los macedonios fueron reprimidos por el emperador Teodosio I.

Otra creencia es la de Apolinar. Le parecía que la unión de Dios completo con el hombre completo no podía ser más que una yuxtaposición o colocación. Dos seres perfectos con todos sus atributos, argumentó, no pueden ser uno. Son como mucho un compuesto incongruente, no muy diferente de los monstruos de la mitología. En la medida en que la fe de Nicena le prohibía despreciar al Logos, como lo había hecho Arrio, procedió inmediatamente a mutilar la humanidad de Cristo y despojarla de su atributo presumiblemente más noble, y esto, afirmó, es por el bien de la verdadera Unidad y verdadera Encarnación.

No se sometió ni siquiera a la más solemne condena del Concilio de Constantinopla, 381, cuyo primer canon incluyó el apolinarismo en la lista de herejías.

Al concluir este concilio, el emperador Teodosio emitió un decreto imperial (30 de julio) en el que declaraba que las iglesias debían ser restauradas a los obispos que confesaban la divinidad igual del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y que mantenían la comunión con Nectario de Constantinopla y otros importantes prelados orientales a los que había llamado.

Primer Concilio de Éfeso

Solo unos pocos años después del Concilio de Constantinopla, el Concilio de Éfeso se convocó en 431 d. C. Este tercer consejo ecuménico, un esfuerzo para lograr el consenso en la iglesia a través de una asamblea que representara a toda la cristiandad, confirmó el Credo Niceno original, y condenó las enseñanzas de Nestorio, Patriarca de Constantinopla, que la Virgen María podía ser llamada el Christokos, “Madre de Cristo”, pero no Theotokos, “Madre de Dios”.

La doctrina de Nestorio, el nestorianismo, enfatizó la distinción entre las naturalezas humanas y divinas de Cristo y argumentó que María debía ser llamada Christokos (madre de Cristo) pero no Theotokos (madre de Dios), lo puso en conflicto con otros líderes de la iglesia, en especial con Cirilo, Patriarca de Alejandría. Nestorio mismo había pedido que el emperador convocara el consejo, con la esperanza de probar su ortodoxia, pero sin embargo sus enseñanzas fueron condenadas por el consejo como herejía. El concilio declaró a María como Theotokos (Madre de Dios).

Se le pidió a Nestorio que se retractara de su posición o se enfrentara a la excomunión. Nestorio renegó, y sus enseñanzas fueron anatematizadas oficialmente.

Esto precipitó el Cisma Nestoriano, por el cual las iglesias que apoyaban a Nestorio, especialmente en Persia, fueron separadas del resto de la Cristiandad y se conocieron como cristianismo nestoriano, la Iglesia Persa o la Iglesia de Oriente, cuyos representantes actuales son los Asirios, la Iglesia de Oriente, la Iglesia siria de Caldea, la antigua Iglesia de Oriente y la Iglesia Católica Caldea. Nestorio mismo se retiró a un monasterio, siempre afirmando su ortodoxia.

Preguntas

Si la doctrina de la Trinidad hubiera sido la creencia predominante desde el amanecer del cristianismo y si el monoteísmo no hubiera sido una creencia profundamente arraigada que tuviera una fuerte presencia, ¿habría tenido lugar tan amarga controversia sobre la naturaleza misma de Dios en el cristianismo?

Si la Trinidad hubiera sido clara, evidente y generalmente aceptada a los ojos de todos los cristianos desde el principio, ¿es lógico que los más grandes patriarcas y obispos hubieran discrepado a lo largo de la historia como acabamos de leer?


Referencias:

1- Wikipedia

2- newadvent.org

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply