Dios (Allah) es el Creador

La Biblia nos dice que Jesús fue una criatura creada por Dios, que Dios es el Creador

Uno de los nombres y atributos de Dios es “el Creador”. De hecho, la creencia en Dios se basa realmente en la creencia en el Creador. Un creyente en Dios cree automáticamente en un creador de este universo.

El Creador en el Islam

En el Islam, la creencia en la creación de este universo está estrechamente asociada con el mandato de adorar solo al Creador (“Allah” en árabe), sin un compañero. En el Corán, leemos:

Ese es Allah, vuestro Señor. No hay dios sino Él, el Creador de todo. Adoradle pues. Él es el Guardián de todas las cosas. (Al-An’am 6: 102)

También leemos:

¡Hombres! Recordad la merced de Allah con vosotros. ¿Hay, aparte de Allah, algún creador que os dé provisión desde el cielo y la tierra? No hay dios sino Él. ¿Cómo pues inventáis? (Fatir 35: 3)

Además de “Creador”, los nombres relacionados con la creación y los atributos de Dios en el Corán incluyen “Creador”, “Originador” y “Modelador”. Por ejemplo, leemos:

Él es Allah, el Creador, el Originador, el Modelador. Suyos son los nombres más hermosos. A Él Lo glorifica cuanto hay en los cielos y en la tierra. Y Él es el Irresistible, el Sabio. (Al-Hashr 59:24)

También leemos:

Aquel que dio principio a los cielos y a la tierra. Cuando decreta algo, le basta con decir: ¡Sé! Y es. (Al-Baqarah 2: 117)

El Creador en el Cristianismo

El Nuevo Testamento cita a Jesús atribuyendo la creación a Dios. Leemos: “Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios”. (Marcos 10: 5-6)

También leemos:

“Porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá”. (Marcos 13:19).

El Nuevo Testamento nos dice que Jesús fue una criatura creada por Dios. Leemos:

“Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados. Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación (Colosenses 1: 12-15).

También leemos:

“Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios […]”. (Apocalipsis 3:14).

Sin embargo, Jesús no fue el comienzo de la creación simplemente porque el Antiguo Testamento menciona que no había ningún hombre antes de la creación de Adán. Leemos:

“Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. (Génesis 2: 4-7)

En este punto puede surgir una pregunta: ¿cómo puede una criatura ser considerada un dios para ser adorado junto a Dios, el Creador?

No hace falta decir que solamente el Creador es digno de divinidad y adoración.


Referencias:

1- El Noble Corán

2- La Santa Biblia (Visita biblegateway.com)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.