¿Dónde está el libro de Jesús?

libro jesús evangelio

La pregunta que a menudo los cristianos hacen a los musulmanes sobre el Evangelio perdido de Jesús, que es, «¿dónde está el libro de Jesús que afirmáis que existe? » tiene una respuesta, y esta es: «devolvednos los 70 libros y os lo mostraremos. «

¿Dónde está el libro de Jesús?

Por: Faten Sabri

Los musulmanes creen que Dios Todopoderoso (Allah) envió a Jesucristo a los hijos de Israel como mensajero humano para confirmar el mensaje del Profeta Moisés y dar las buenas nuevas del próximo Profeta Muhammad. Para los musulmanes, el Profeta Jesús era el Mesías esperado, que fue profetizado en la Torá – el Libro de Moisés.

Jesús vino al mundo proveniente de una mujer soltera, sin intervención masculina, lo cual fue un milagro que el Creador hizo para los hijos de Israel. Jesucristo, según la fe de los musulmanes fue enviado por Dios con una revelación que le fue transmitida a través del ángel Gabriel, hablándole en su propio idioma: el Arameo.

El libro de Jesús -El Evangelio- a lo largo de la historia sufrió cambios severos, hasta que desapareció y fue reemplazado por algunos de los seguidores de Jesús con el Nuevo Testamento, que es un libro diverso escrito por algunos de los discípulos que acompañaron a Jesús y otros que nunca conocieron a Jesús, como San Pablo.

Los cristianos de hoy no creen que Jesús recibió revelación alguna de parte de Dios y consideran el Nuevo Testamento como su libro sagrado, y creen que fue inspirado por Dios a algunos de los discípulos de Jesús.

Burton Mack (erudito) dijo: «Al menos algunas comunidades cristianas vieron a Jesús como un maestro de la sabiduría, un hombre que intentó enseñar a otros cómo vivir. Para ellos, Jesús no era divino, sino completamente humano. Estos primeros seguidores de Jesús diferían de otros cristianos cuyo ritual y práctica se centraban en la muerte y la resurrección de Jesús. No surgieron como los «ganadores» de la historia; quizás porque mantener la fe requería la existencia de una historia que incluyera no solo la vida de Jesús sino también su pasión».

 

¿Cuáles fueron las verdaderas enseñanzas de Jesús? ¿Dónde está el libro de Jesús?

En 1945, un descubrimiento casual en Egipto proporcionó sorprendentemente una respuesta a estas preguntas. Este acontecimiento se menciona a continuación:
Dos hermanos buscaban fertilizantes en la base de los acantilados en la región egipcia de Nag Hammadi, donde el Nilo se inclina en el camino desde Chenoboskeia a Pabau. En su camino, uno de ellos golpeó un objeto duro, oculto bajo el suelo, parecía un enorme tarro de barro, cerrado con un plato rojo poco profundo. Lo rompió y encontró doce libros encuadernados en cuero de gacela.
Estos libros probarían uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XX, y una de las razones de su importancia es la valiosa evidencia que brindan de la existencia de la colección de dichos libros conocida como Q.
Q es la designación para un evangelio que ya no existe, pero al mismo tiempo muchos piensan que debe haber existido. De hecho, aunque ninguna copia de este evangelio ha sobrevivido de forma independiente, algunos eruditos del siglo XIX encontraron fragmentos de una composición cristiana muy temprana incrustada en los evangelios de Mateo y Lucas.

 

Los evangelios de Mateo y Lucas

Al poner estos dos evangelios al lado del libro de Marcos, los estudiosos se dieron cuenta de que cuando Mateo y Lucas contaban la historia de Jesús, en su mayor parte, ambos seguían el orden y, a menudo, incluso la redacción de Marcos. Pero, en este esquema narrativo común, Mateo y Lucas insertan dichos y enseñanzas adicionales de Jesús. Y sin embargo, aunque Mateo y Lucas no ponen estos dichos en el mismo orden, cada uno repite muchos de los mismos dichos, a veces palabra por palabra.
Dado que, por otras razones, parece poco probable que Mateo o Lucas hayan copiado sus obras entre sí, ¿cómo se puede explicar este tipo de acuerdo? La respuesta parece ser que Mateo y Lucas tenían dos fuentes en común: el Evangelio de Marcos y otro evangelio cuyo nombre no se conoce, ahora han perdido una colección de dichos escritos conocidos solo como Q.

 

¿Qué significa «Q»?

Q significa «Quelle», la palabra alemana para fuente. Aunque nunca se ha encontrado una copia real de Q, muchos estudiosos están convencidos de que dicho documento una vez circuló en las primeras comunidades cristianas. Como era difícil entusiasmarse con algo que no existía, Q siguió siendo una hipótesis que se mantuvo al margen de la investigación académica.
Los manuscritos, conocidos como la Biblioteca Nag Hammadi, contenían un manuscrito completo del Evangelio de Tomás. Un fragmento de este evangelio, escrito en griego, había sido encontrado anteriormente en Oxyrynchos en Egipto. Pero era solo un fragmento. El texto encontrado en Nag Hammadi, aunque completo, estaba escrito en copto, que era la forma de la lengua egipcia en uso durante la época imperial romana posterior.

Los eruditos reconstruyeron el Evangelio de Tomás en griego, el idioma original de su redacción. Por lo tanto, pudieron comparar sus contenidos con los de escritos encontrados en el Nuevo Testamento.

El Evangelio de Tomás es muy diferente a los evangelios que se han convertido en parte del Nuevo Testamento. No contiene material narrativo, ni hay ninguna historia del nacimiento, la vida o la muerte de Jesús. Consiste solo en dichos, cada uno precedido por la frase «Y Jesús dijo:» Los dichos recopilados del Evangelio de Tomás han sido designados por su autor como «los dichos secretos que habló el Jesús vivo».

El Evangelio de Tomás tiene muchos dichos similares a los que se encuentran en los evangelios de Mateo y Lucas. Por lo tanto, el Evangelio de Tomás proporcionó una nueva evidencia de la existencia de una colección previa de dichos usados por diversas comunidades cristianas.

En 1989, James M. Robinson, dirigió un equipo de investigadores del Instituto para la Antigüedad y el Cristianismo en Claremont, para comenzar una tarea muy importante: la «reconstrucción» del Evangelio de Q.
Este equipo ha llevado a cabo dicha tarea, analizando el libro de Mateo, Lucas y Tomás. Su trabajo perseverante va «verso por verso, palabra por palabra, caso por caso.» Después de unos diez años de trabajo, los resultados de sus esfuerzos pronto se publicarán como la Edición Crítica de Q.

El evangelio Q ha hecho que se inicie un debate sobre la fe de las primeras comunidades cristianas y el origen del cristianismo mismo.
Según la historia, 74 libros aparecieron después de la partida de Jesús. 70 libros fueron excluidos y considerados como Apócrifos por los Padres de la iglesia anterior, y solo 4 fueron incluidos en el Nuevo Testamento.
La mayoría de los libros que fueron excluidos hablaban sobre la humanidad de Jesucristo, la unicidad del Creador y la salvación de Jesús de la crucifixión.

La pregunta que a menudo los cristianos hacen a los musulmanes sobre el Evangelio perdido de Jesús, que es, «¿dónde está el libro de Jesús que afirmáis que existe? » tiene una respuesta, y esta es: «devolvednos los 70 libros y os lo mostraremos. »

 

Sobre la autora:

Faten Sabri (1973) es una pensadora musulmana jordana. Es conocida por su interacción frecuente con diferentes culturas y religiones ya que habla diferentes idiomas. Estudió religión comparativa, lo que que le permite hablar sobre temas controvertidos en el Islam con quienes están interesados por la verdad y con pensadores libres. Ha escrito libros sobre el mensaje del Islam, el concepto original de Dios y Jesucristo en el Islam, y escribe artículos de forma mensual en revistas internacionales. Estos libros y artículos han sido traducidos y distribuidos en más de 9 idiomas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.