¿Quién es Jesús según Jesús? ¿Es Jesús el Salvador?

salvador

Dios es el verdadero Salvador. Jesús no es el Salvador literalmente, sino metafóricamente

En el Nuevo Testamento, Jesús a menudo se describe como el “Salvador”. Leemos:

“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. (Mateo 1:21)

También leemos:

“Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido”. (Mateo 18:11)

Sin embargo, ¿es Jesús el Salvador en sentido literal o metafórico? ¿Cuál es la naturaleza de la salvación que él trajo?

Dios es el verdadero Salvador según el Nuevo Testamento. Hay muchas pruebas para eso. Proporcionaré algunos de ellos de la siguiente manera:

El Nuevo Testamento cita a la Virgen María diciendo “Dios mi Salvador”. Ella no dijo que su esperado bebé era su Salvador. Leemos:

“Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido”. (Lucas 1: 46-47).

El autor de 1 Timoteo dijo:

“Dios nuestro Salvador” en lugar de “Jesús nuestro Salvador”.

Leemos:

“Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza”. (1 Timoteo 1)

Él describió a Jesús como un simple mediador entre Dios y la humanidad. Leemos:

“Por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”. (1 Timoteo 2: 3-5)

También dijo “el Dios viviente, que es el Salvador de todas las personas” en lugar de “el Jesús viviente, que es el Salvador de todas las personas”.

Leemos:

“Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen”. (1 Timoteo 4: 9-10).

La misma frase de “Dios nuestro Salvador” también se cita en Tito. Leemos:

“No defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador”. (Tito 2:10).

También leemos:

“Y a su debido tiempo manifestó su palabra por medio de la predicación que me fue encomendada por mandato de Dios nuestro Salvador”.(Tito 1: 3).

Además, leemos:

“Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”. (Tito 3: 3-5).

En Judas, también nos encontramos con la frase “el único Dios nuestro Salvador”. Leemos:

“Al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén”. (Judas 1:25)

El Nuevo Testamento indica que Dios es el Salvador, cuya salvación fue traída por su gracia a través de Jesús. Leemos:

“Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”. (2 Timoteo 1: 8-9)

En muchos fragmentos, el Nuevo Testamento atribuye la salvación a Dios a pesar de que la salvación representa a Jesús. Por ejemplo, leemos:

“Todo valle se rellenará, Y se bajará todo monte y collado; Los caminos torcidos serán enderezados, Y los caminos ásperos allanados; Y verá toda carne la salvación de Dios”. (Lucas 3: 5-6)

También leemos:

“Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán”. (Hechos 28:28)

Como se cita en el Nuevo Testamento, Jesús mismo hizo unas declaraciones que indican que solo Dios es capaz de la salvación. Leemos:

“Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible”. (Mateo 19: 24-26).

Santiago también afirma que es Dios solo en lugar de cualquier otra persona quien puede traer la salvación. Leemos:

“Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?” (Santiago 4:12)

En el Nuevo Testamento, Jesús mismo dejó claro que él era solo un medio de salvación, describiéndose a sí mismo como una “puerta”. Él dijo:

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”. (Juan 10: 9)

El Nuevo Testamento incluye muchos versículos que confirman que Jesús no tenía una capacidad propia para la salvación, sino que él mismo necesitaba a Dios para su propia salvación. ¿Cómo puede el que no puede salvarse a sí mismo salvar a otros? Esta es una de las creencias donde la contradicción en el Nuevo Testamento parece clara como el cristal.

En Hebreos, leemos:

“Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec. Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen”. (Hebreos 5: 6-9).

La pregunta ahora es: ¿cómo puede Jesús salvar a otros cuando no puede salvarse a sí mismo y no le gusta la muerte que supuestamente conducirá a la salvación de la humanidad?

Si alguien pregunta: pero Jesús es descrito como “Salvador” más de una vez en el Nuevo Testamento, ¿qué se puede decir al respecto?

Argumentamos que la descripción de Jesús como “Salvador” es metafórica y a varias personas se les dio esta descripción antes de Jesús. Por lo tanto, él no es el único que se describe así. El Antiguo Testamento abunda en personas descritas como salvadores.

Por ejemplo, leemos:

“Entonces clamaron los hijos de Israel a Jehová; y Jehová levantó un libertador a los hijos de Israel y los libró; esto es, a Otoniel hijo de Cenaz, hermano menor de Caleb. Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgó a Israel, y salió a batalla, y Jehová entregó en su mano a Cusan-risataim rey de Siria, y prevaleció su mano contra Cusan-risataim”. (Jueces 3: 9-10)

“Y clamaron los hijos de Israel a Jehová; y Jehová les levantó un libertador, a Aod hijo de Gera, benjamita, el cual era zurdo. Y los hijos de Israel enviaron con él un presente a Eglón rey de Moab”. (Jueces 3:15)

“Después de él fue Samgar hijo de Anat, el cual mató a seiscientos hombres de los filisteos con una aguijada de bueyes; y él también salvó a Israel”. (Jueces 3:31)

En cuanto a la naturaleza de la salvación que trajo Jesús, se basa en la creencia en Dios y en Su profeta Jesús. Esa es la verdadera salvación según el Nuevo Testamento. Más de una vez, Jesús dijo en el Nuevo Testamento que la salvación está en la fe.

Por ejemplo, leemos:

“Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz”. (Lucas 7:50).

También leemos:

“Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado”. (Lucas 17:19).

También leemos:

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. (Efesios 2: 8)

El Nuevo Testamento también nos dice que la salvación es inherente a creer y actuar de acuerdo con el Evangelio. Leemos:

Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano”. (1 Corintios 15: 1-2)

El Nuevo Testamento nos informa que las buenas obras son necesarias para la salvación y que la mera fe no es suficiente para la salvación. Leemos:

“Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?” (Santiago 2:14)

Es curioso que el Nuevo Testamento involucre unos versículos que simplifican el concepto de salvación y lo hacen aceptable y posible para toda la humanidad.

El Nuevo Testamento indica que cualquiera que aparta a un pecador del error de su camino, lo salvará de la muerte y ocultará una multitud de pecados. Cualquier salvación de ese tipo puede ser presentada por Jesús o otro ser humano justo.

Leemos:

“Sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados”. (Santiago 5:20).

Es curioso que el Nuevo Testamento propone una salida al pecado original, incluso para Eva y su descendencia a través de la maternidad y la continuación en la fe y el amor.

Leemos:

“Y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia”. (1 Timoteo 2: 14-15)

Para concluir, Dios es el verdadero Salvador. Jesús no es el Salvador literalmente sino metafóricamente. Jesús no es el único descrito como “Salvador” en la Biblia. La salvación no se logra a través de la sangre de Jesús ni de cualquier otra persona, sino a través de la creencia en Dios, así como en sus profetas, escrituras y buenas obras. Jesús era solo un medio de salvación.


Referencias

1- La Santa Biblia

2- biblehub.com

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.