Judaísmo, Cristianismo e Islam

Orígenes de sus nombres y mensajes

_judaismo, cristianismo, islam

No hay una religión llamada «Judaísmo» en el Antiguo Testamento, ni una llamada «Cristianismo» en el Nuevo Testamento, pero Islam se nombra así en el Corán.

El judaísmo, el cristianismo y el Islam son tres nombres de tres mensajes divinos históricamente sucesivos. A menudo observamos que los seguidores moderados de esos mensajes intentan salvar la brecha entre esos tres mensajes buscando puntos comunes. Esos seguidores a menudo logran encontrar muchos puntos en común entre esos mensajes.

De hecho, si las similitudes se comparan con las diferencias entre esos mensajes, descubriremos que las coincidencias son muchas más que las diferencias, que son tan pocas que se pueden contar con los dedos.

Por ejemplo, estos tres mensajes divinos llaman al monoteísmo, ordenan el bien y prohíben el mal. Por lo tanto, a un especialista no le resulta difícil encontrar pruebas en estos mensajes para recomendar algo bueno o prohibir algo malo.

Observamos que los seguidores moderados de esos mensajes repiten y se extienden sobre los puntos comunes entre esos mensajes. Sin embargo, ninguno de ellos responde a la siguiente pregunta intuitiva: ¿por qué hay diferencias entre estos mensajes? Si estos mensajes realmente llaman al mismo Dios y a las mismas enseñanzas y vienen de la misma fuente, ¿por qué hay diferencias entre ellos?

Puesto que los individuos no se molestan en discutir o analizar las diferencias entre los tres mensajes divinos, pues todo el mundo presta atención a los puntos en común y a las similitudes en aras de la moderación, la aproximación y el acercamiento, decidí tomar y discutir las principales diferencias entre los tres mensajes.

Comencemos con el judaísmo. Llama al monoteísmo, al bien y prohíbe el mal. Sin embargo, ¿por qué es «Judaísmo»? En otras palabras, ¿por qué se llama judaísmo? ¿Quién le dio este nombre?

Es muy curioso que el término «judaísmo» como nombre de una religión no se encuentra en el Antiguo Testamento. Ni Dios ni el Profeta Moisés dieron al mensaje que él transmitió el nombre «Judaísmo». Se le dio este nombre porque fue revelado a los judíos de los hijos de Israel. Por lo tanto, fue nombrado por ellos, aunque su credo, la ley y las enseñanzas son en su mayoría compartida con los otros mensajes divinos. El término «Judaísmo» fue acuñado para representar el mensaje transmitido por el Profeta Moisés después de que hubieran transcurrido muchos años, décadas o incluso siglos sin escuchar este término como el nombre de una religión.

Tal vez, este término surgió después del advenimiento del cristianismo y el Islam para distinguir el mensaje del Profeta Moisés, que precedió a esos dos mensajes, pues los judíos se consideraban los únicos verdaderos creyentes en este mundo y consideraban a los otros como paganos, infieles e incrédulos. En consecuencia, los judíos no dieron a su mensaje el nombre de «judaísmo», sino que este nombre fue dado por los no judíos para que el mensaje judío pudiera distinguirse de los otros mensajes divinos.

Ahora veamos el cristianismo. Asombrosamente, también descubrimos que el término «Cristianismo» como nombre de una religión no se encuentra en los evangelios incluidos en el Nuevo Testamento. Es decir, en el Nuevo Testamento, no observamos que el mensaje transmitido por Jesús se denomine «Cristianismo». Ni Dios ni Jesús usaron este término para referirse al mensaje que él transmitió.

Es sorprendente que el «cristianismo» como nombre de una religión sea un término reciente que no se encuentra en ninguna de las Sagradas Escrituras, incluyendo el Nuevo Testamento. El término más común para este mensaje divino en la vida del Profeta Muhammad fue «Nasraniyah». Sin embargo, hoy en día, los seguidores de este mensaje rechazan este término y prefieren «cristianismo» como nombre de su mensaje, aunque este término no se encuentra en ninguna parte en las Sagradas Escrituras y no se utilizó históricamente.

Es más, no hay mención del credo cristiano actual en la Biblia. ¿Dónde está la «Santísima Trinidad» que los cristianos adoran en la Biblia? ¿Dónde está la doctrina de la «Trinidad» en la Biblia? ¿Es lógico que la(s) Deidad(es) no se menciona explícitamente en el libro sagrado enviado por tal(es) Deidad(es)? ¿Es racional que esta doctrina no se mencione explícitamente en este libro?

Además, ¿dónde dijo Jesús «adoradme» o donde hay alguna referencia a la obligación de adorarle, o siquiera a su derecho a ser adorado? ¿Cómo puede el Nuevo Testamento estar desprovisto de la actual doctrina cristiana de la «Trinidad», de adorar la «Santísima Trinidad», de la obligación de adorar a Jesús y de la descripción de dicha adoración?

Más asombroso es que, ¡la Biblia no menciona los siguientes términos: «Biblia», «Antiguo Testamento» o «Nuevo Testamento»! ¿De dónde provienen esos términos? ¿Cómo podemos referirnos al mensaje de Moisés como «judaísmo» y el de Jesús como «cristianismo» y diferenciarlas como religiones autónomas aunque esos términos no se encuentren en la Biblia?

Es evidente que hay numerosas inserciones del hombre en los mensajes divinos que preceden al Islam. Ahora, el Antiguo Testamento contiene partes de la Torá y otras interpolaciones. Del mismo modo, el Nuevo Testamento contiene partes del Evangelio y otras interpolaciones. Las falsas creencias han sido introducidas en la creencia cristiana a pesar de que no están establecidas en el Nuevo Testamento que conocemos.

De ahí surgieron diferencias, disparidades, disimilitudes y discrepancias entre los tres mensajes divinos. A decir verdad, estos mensajes tienen la misma creencia y enseñanzas y difícilmente podemos encontrar diferencias entre ellos, con la exclusión de algunas variaciones en las leyes debido a la dificultad o facilidad y a las consideraciones de tiempo y espacio.

En cuanto al Islam, el término «Islam» como el nombre de una religión se menciona en el Corán más de una vez. Leemos:

Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam. (Aal Imran 3:19),

Y quien desee otra práctica de Adoración que no sea el Islam. no le será aceptada y en la Última Vida será de los perdedores. (Aal Imran 3:85)

Hoy os he completado vuestra Práctica de Adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración. (Al-Ma’idah 5: 3)

El término «Islam» como nombre del mensaje divino transmitido por el Profeta Muhammad está libre de cualquier atribución, en contraposición con el «Judaísmo» o el «Cristianismo». El Islam no tiene «ismo». Es decir, el nombre de esta religión no se atribuye a una raza o etnia como el judaísmo. Además, no se le atribuye al nombre del profeta que lo trajo, ni hace de él un dios que sea adorado junto con Dios, contradiciendo la razón y el sentido común, como el cristianismo.

«Islam» como término árabe denota la sumisión a la voluntad de Dios, un alto valor compartido por todos los mensajes divinos verdaderos. El Islam está abierto a toda la humanidad. Todo ser humano en la faz de la Tierra puede someterse a la voluntad de Dios y abrazar el Islam sin ninguna restricción o condición, como pueden ser pertenecer a una cierta etnia o la obligación de adorar a un ser humano que es un igual. En esta religión, un árabe no es considerado mejor que un no árabe, excepto por el temor de Dios y por las buenas obras.

El libro sagrado revelado en el Islam es el Corán. Este nombre se repite con frecuencia en el Corán. Leemos:

En el mes de Ramadán se hizo descender el Corán, dirección para los hombres y pruebas claras de la Guía y del Discernimiento (Al-Baqarah 2: 185)

¿Es que no han reparado en el Corán? Si procediera de otro que Allah, hallarían en él muchas contradicciones. (An-Nisaa 4:82)

En el Islam, Dios es llamado «Allah». Él es el único Dios y no tiene copartícipe. El Corán lo confirma más de una vez. En los primeros versículos del Corán (en el capítulo de apertura «Al-Fatihah»), leemos:

En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo. Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos. (Al-Fatihah 1: 1-2)

También leemos:

Cierto que los que han creído, los que siguen el judaísmo, los cristianos y los sabeos, si creen en Allah y en el Último Día y actúan rectamente, tendrán su recompensa ante su Señor y no tendrán que temer ni se entristecerán. (Al-Baqarah 2:62)

Allah ordena que la gente le adore a Él solo en el Corán. Él dice:

Y cuando hicimos que los hijos de Israel tomaran sobre sí el Compromiso. Les dijimos: No adoraréis a otro que Allah, haréis el bien a vuestros padres así como a los parientes. (Al-Baqarah 2:83)

El Corán cita a Jesús diciendo:

[Jesús dijo], Allah es mi Señor y el vuestro, ¡Adorádle! Esto es un camino recto. (Aal ‘Imran 3:51)

También leemos:

Di: ¡Gente del Libro! Venid a una palabra común para todos: Adoremos únicamente a Allah, sin asociarle nada y no nos tomemos unos a otros por señores en vez de Allah. Y si vuelven la espalda, decid: ¡Sed testigos de que somos musulmanes! (Aal Imran 3:64)

Allah indicó cómo adorarle en el Corán. Él hizo claro que Su adoración incluye la oración a Él y Su recuerdo. En el Corán, leemos:

Yo soy Allah, no hay dios excepto Yo; adórame y establece la Oración para recordarme. (Ta-Ha 20:14)

Allah también explica que la oración a Él implica inclinarse y postrarse y Su adoración incluye hacer buenas obras. Leemos:

¡Vosotros que creéis!: Inclinaos y postraos, adorad a vuestro Señor y haced el bien para que así podáis tener éxito. (Al-Hajj 22:77)

Hay innumerables ejemplos de esto en el Corán.

Queridos lectores, aunque «Islam» es el nombre del mensaje transmitido por el Profeta Muhammad hace unos catorce siglos, su mensaje es el mismo que los mensajes divinos anteriores en términos de creencia, enseñanza y la mayoría de las leyes. En el Corán, Dios dice:

Decir: Creemos en Allah, en lo que se nos ha hecho descender, en lo que se hizo descender a Ibrahim, Ismail, Ishaq, Yaqub y a las Tribus, en lo que le fue dado a Musa e Isa y en lo que le fue dado a los profetas procedente de su Señor. No hacemos distinciones entre ninguno de ellos y estamos sometidos a Él. (Al-Baqarah 2: 136)

No descubrimos nada cuando decimos que el término «Islam» como nombre de una religión se utilizó para referirse a los mensajes divinos verdaderos anteriores y que el término «musulmán», tanto en singular como en plural, también se usaba para referirse a Los seguidores de los anteriores mensajes divinos verdaderos. Esto está demostrado por los testimonios de los estudiosos de los mensajes divinos anteriores, confirmados por el Corán.

En el Corán, leemos:

Y cuando Ibrahim e Ismail erigieron los fundamentos de la Casa: ¡Señor, acéptanoslo! Tu eres Quien oye, Quien sabe. ¡Señor nuestro! Haz que estemos sometidos a Ti y haz de nuestra descendencia una comunidad sometida a Ti. Enséñanos a cumplir nuestros ritos de adoración y vuélvete a nosotros, realmente Tú eres Quien se vuelve en favor del siervo, el Compasivo. ¡Señor nuestro! Envíales un mensajero que sea uno de ellos, para que les recite Tus aleyas (signos), les enseñe el Libro, la Sabiduría y los purifique. Es cierto que Tú eres el Poderoso, el Sabio. ¿Y quién, sino aquel que se rebaja a sí mismo, puede rechazar la religión de Ibrahim? Lo escogimos en esta vida, y en la Última, estará entre los justos. Cuando su Señor le dijo: ¡Sométete! Dijo: Me someto al Señor de los mundos. Y esto fue un legado que Ibrahim dejó a sus hijos. Y lo mismo hizo Yaqub (cuando dijo): ¡Hijos míos! Allah os ha elegido la práctica de Adoración, no muráis pues sin ser musulmanes. ¿Acaso estabais allí, presentes, cuando le vino la muerte a Yaqub? Cuando dijo a sus hijos: ¿Qué adoraréis cuando yo ya no esté? Dijeron: Adoraremos a tu Dios y al Dios de tus padres: Ibrahim, Ismail e Ishaq, que es un Dios Único; y a Él estaremos sometidos. (Al-Baqarah 2: 127-133)

El mensaje del Islam es la continuación de la verdadera religión de Dios, en todo tiempo y lugar. No hay diferencia entre el mensaje del Islam y el de las anteriores revelaciones divinas, excepto que las leyes del Islam facilitan y simplifican las leyes anteriores.

Finalmente, Dios dice la verdad cuando dice:

Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam. (Aal Imran 3:19)

El Islam como mensaje, creencia y enseñanza es la única verdadera religión de Dios en todo tiempo y lugar. El Islam es el nombre de la única verdadera religión de Dios según todas las Sagradas Escrituras, pues Dios no dio ni «judaísmo» ni «cristianismo» como nombres para su religión, ni en las Sagradas Escrituras del judaísmo ni en las del cristianismo.

_________

Referencias:

1- El Glorioso Corán (Traducción de AbdelGhani Melara)

2- Varios clips de vídeo de Sheij Ahmad Deedat

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.