Las Buenas Noticias

Maravilloso artículo sobre cómo la venida de Muhammad es anunciada en la Biblia

noticias jesucristo

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan, 16:13)

Las Buenas Noticias

Por: Faten Sabri

 

“Para aquellos que han de seguir al [último] Enviado, el Profeta iletrado a quien encontrarán descrito en la Tora que ya tienen, y [más tarde] en el Evangelio: [el Profeta] que les ordenará la conducta recta y les prohibirá la conducta inmoral, y les hará lícitas las cosas buenas de la vida y les prohibirá las malas, y les librará de las cargas y de las cadenas que [antes] pesaban sobre ellos. Quienes crean, pues, en él, le honren, le asistan y sigan la luz que se ha hecho descender a través de él –esos son quienes conseguirán la felicidad.” (Corán 7: 157)

Hasta el nacimiento de Jesucristo, los Israelitas estaban esperando un Profeta y  el Cristo por venir.

“Este es el testimonio de Juan, cuando los Judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le preguntasen: ¿Tú, quién eres?Confesó, y no negó, sino confesó: Yo no soy el Cristo. Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el Profeta? Y respondió: No.” (Juan 1:19-21)

Los Israelitas aún esperaban al Profeta profetizado en Deuteronomio.

“Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú (Moisés); y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare.” (Deuteronomio18:18)

A partir de esto se entiende que se refiere al Profeta Muhammad. Moisés y Muhammad trajeron nuevos pactos a la gente de la época. Jesús no trajo ningún nuevo pacto, pero vino a afirmar  las leyes existentes traídas por Moisés cuando él (Jesús) mismo dice:

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los Profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir,..” (Mateo 5:17)

– Moisés y Muhammad tuvieron un nacimiento natural.

– Tanto Moisés como Muhammad murieron de muerte natural.

– Tanto Moisés como Muhammad finalmente alcanzaron el liderazgo y la autoridad sobre su sociedad.

El verso dice “de entre sus hermanos.” Ismael e Isaac son hijos del mismo padre, el Profeta Abraham; Así que son hermanos. Por lo tanto, los hijos de uno son “hermanos” de los hijos del otro. Los hijos de Jacob (hijo de Isaac) son Judíos y los hijos de Ismael, que son Árabes, son sus “hermanos.” La Biblia afirma esto:

“Y habitaron desde Havila hasta Shur, que está enfrente de Egipto viniendo á Asiria; y murió (Ismael) en presencia de todos sus hermanos.” (Génesis 25:18)

Y la Biblia también afirma que la Profecía  será para un Profeta de los Árabes, no de los Israelitas.” Y nunca más se levantó Profeta en Israel como Moisés,..” (Deuteronomio 34:10)

El verso continúa: “Y pondré mis palabras en su boca.” Ni siquiera un verso del Corán es una palabra de Muhammad. Son palabras que escuchó a través del Ángel Gabriel y repetidas palabra por palabra. Ninguno de ellos son sus palabras. Simplemente repitió lo que “se puso en su boca.” Luego, se le entregará el libro a la persona que es analfabeta, diciendo: “Por favor, lea esto”. Y él dirá: “No puedo leer.” (Isaías 29:12)

 

Como todos saben, el Profeta Muhammad era iletrado y cuando el Ángel Gabriel le pidió que leyera, dijo: No puedo leer.

Después de la negación del último Profeta Israelita (Jesús),  llegó el momento de que la promesa de Dios de hacer de Ismael una gran nación se cumpliera.

«Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré, y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera; doce príncipes engendrará, y haré de él una gran nación«. (Génesis 17:20)

Jesús confirma el cambio del liderato religioso de los Israelitas a los Árabes.

“Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros (Israelitas), y será dado a gente que produzca los frutos de él.(Mateo, 21:43)

Y Jesús también confirma la Profecía  del Profeta Muhammad.

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador (Paráclitos), para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.” (Juan 14:16) 

Según el Cristianismo, el Paráclitos o el Consolador mencionado por Jesús en este versículo es el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad. Sin embargo, los Musulmanes creen que esta Profecía es sobre el Profeta Muhammad.

Siempre ha habido una controversia con respecto a la palabra “Paráclitos”  en la Biblia. Se argumentó que el “Paráclitos” en la Biblia Griega era originalmente “Peráclitos” y se cambió durante la traducción del Siríaco al griego. En griego la palabra “ Paráclitos” tiene dos significados:

–       Un edredón, defensor, ayudante: Paráclitos (παρακλητος), como creen los  Cristianos. Esto se basa en una pronunciación que incluye el sonido de la vocal “a”. –  Muhammad o Ahmad (El elogiado): Peráclitos (Περικλητος), como creen los Musulmanes. Esta pronunciación es sin usar el sonido de vocal “a”.

Además del hecho de que el segundo significado tiene más evidencias para respaldarlo, el significado de ambos se aplica al Profeta Muhammad. Algunas evidencias se mencionan a continuación:

  1. Se ha comprobado que el idioma Siríaco no contenía vocales hasta el siglo quinto, consistía solo en consonantes y las vocales se introdujeron después del siglo V a través de un sistema de puntos encima o debajo de las letras para indicar los sonidos vocálicos. Para pronunciar el sonido “a” específicamente se colocó un punto encima y debajo de la letra. Esto se transcribió como a o ă (llamado Pṯāḥā en idioma Siríaco).[1]

Podemos concluir que la pronunciación Siríaca no incluyó el sonido “a” y que la adición de una “a” fue un error de traducción (para adaptarse a los requisitos del idioma Griego o para ocultar la verdad de la Profecía  del Profeta Muhammad) Así, esta palabra, Peráclitos, apunta al segundo significado, es decir, Ahmad o Muhammad (el elogiado).

  1. La traducción literal de la palabra consolador en el idioma Griego es “Parakalon” o “Parygorytys”. Estas dos palabras se usan en diferentes posiciones en la Biblia con diferentes significados. Por lo tanto, “ Peráclitos” debe tener un significado único.
  2. Además, la “s” al final de la palabra generalmente indica el nombre propio de una sola persona masculina, no un adjetivo en el idioma Griego.
  3. Al analizar el Corán y los versículos de la Biblia, la referencia a la Profecía de Muhammad puede ser apoyada aún más.

“Y [esto ocurrió, también,] cuando Jesús, hijo de María, dijo: “¡Oh hijos de Israel! ¡Ciertamente, yo soy el enviado de Dios a vosotros, como confirmación de la verdad de lo que aún queda de la Tora, y para daros la buena nueva de un enviado que vendrá después de mí, cuyo nombre será Ahmad.” Pero cuando [aquel cuya venida Jesús había profetizado] vino a ellos con las pruebas claras de la verdad, dijeron: “¡Este [supuesto mensaje suyo no] es [sino] elocuencia fascinante!” ” (Corán, Sura de Las Filas, 61: 6)

  • El Paráclitos  es un hombre:

“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos Profetas han salido por el mundo.” (Juan 4: 1)

La palabra “espíritu” se puede aplicar a los seres humanos. Según la historia, muchos Cristianos anteriores entendieron que el “Paráclitos” es un hombre y no un espíritu. Muchos hombres antes del Profeta Muhammad reclamaron que eran el esperado “Paráclitos”. El rey de Abisinia, Negus, en la era preislámica, era un Cristiano quien esperaba la llegada del “Paráclitos.”

  • El Paráclitos habla lo que oye:

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan, 16:13)

De hecho, esta es una descripción de un Profeta, no de Dios. Un Profeta habla lo que oye de Dios. Esta es una prueba de que los versos no se refieren a la tercera persona en la Trinidad (como creen los  Cristianos), sino al Profeta que será enviado por Dios. (Y él les declarará las cosas por venir), como lo hizo el Profeta Muhammad. La victoria de los Romanos después de que fueron vencidos por los Persas es un ejemplo. Esto fue mencionado en el  Corán.

“Los Bizantinos han sido vencidos  en el territorio [árabe] más bajo; sin embargo serán ellos los que, no obstante esta derrota suya, serán victoriosos  pasados algunos años: [pues] el poder de decisión pertenece sólo a Dios, al principio y al final. Y en ese día los creyentes [también, tendrán motivos para] regocijarse  por el auxilio de Dios: [pues] Él presta auxilio a quien quiere, ya que sólo Él es todopoderoso, dispensador de gracia.” (Corán, Surat Ar-Rum, 30: 2-5)

Este verso habla sobre la derrota de los Bizantinos por los Persas en la batalla de Antioquía. A los musulmanes se les prometió que la derrota de los Bizantinos se revertirá en victoria “en unos pocos años”, los Bizantinos eran cristianos y se consideraban seguidores de una religión divina, por lo que su victoria era importante para los musulmanes. Los persas eran considerados duelistas porque su religión fue el zoroastrismo. La batalla tuvo lugar en el área alrededor del Mar Muerto, (ubicada en el Valle del Jordán Rift). El hecho más interesante que se descubrió recientemente, a través de los satélites y la tecnología moderna, es que el área alrededor del Mar Muerto tiene la altitud más baja en la Tierra[2]. Este es un verdadero milagro del Corán porque nadie pudo haberlo sabido ni previsto en el siglo VII debido a que los satélites y la tecnología moderna no estaban disponibles en ese momento. La única explicación posible es que el Profeta Muhammad realmente recibió la revelación divina de Dios, El Creador y el Originador del universo.

Aproximadamente 7 años después de la revelación del verso Coránico, tuvo lugar una batalla decisiva entre el Imperio Bizantino y el Imperio Persa y el ejército Persa fue derrotado por los Bizantinos esta vez sorprendentemente. Por lo tanto, la victoria de los Romanos prometida por Dios en el Corán se hizo milagrosamente realidad.

  • El Paráclitos condena al mundo:

“Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.» (Juan 16: 8)

El Sagrado Corán convenció a los Judíos porque no creían en Jesucristo como un Profeta enviado por Dios y convenció a los cristianos porque consideraban a Jesús como Dios, y adoptaron el concepto de la Trinidad como una fe: lo que también es un pecado, como Jesús nunca afirmó ser Dios o un hijo engendrado de Dios. Cuando Jesús se refirió a sí mismo como hijo de Dios en la Biblia, dejó en claro que no es un hijo engendrado, sino que, en sentido figurado, todos somos hijos de Dios. “Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.” (Juan 20:17)

Según la Biblia en Hechos (el Pentecostés), cuando el Espíritu Santo descendió a los discípulos, hizo que los discípulos hablaran muchos idiomas, pero no condenó al mundo ni predicó acerca de Jesús.

Si el significado de este versículo es que el Espíritu Santo convencería a los incrédulos, entonces los misioneros no tendrían necesidad de predicar el Cristianismo y defenderlo, ya que el Espíritu Santo ya hizo este trabajo.

  • El Paráclitos viene después de la partida de Jesús:

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador (Paráclitos) no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.” (Juan 16: 7)

Esto no puede ser una referencia al Espíritu Santo (Ángel Gabriel según El Corán) ya que él ya estaba presente. El Espíritu Santo vino a María (Lucas 1:35) y Simón (Lucas 2:25), así como a otros incidentes según la Biblia. Sin embargo, Muhammad no estuvo presente, por lo tanto, el verso tiene sentido, ya que la venida de Muhammad fue después de que Jesús se fue.

  • El Paráclitos guía a la verdad:

“Mas el Consolador (Paráclitos), el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14:26)

Esto se aplica al Profeta Muhammad mientras enseñaba a sus seguidores qué creer, qué hacer y qué no hacer a través de lo que Dios le reveló. El Profeta Muhammad enseñó a sus seguidores el Corán. También les recordó lo que Jesús dijo.

Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.” (Marcos 12:29)

“Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.(Mateo 4:10)

El Profeta Muhammad recordó al mundo la fe pura (la creencia en un único Dios y adorarlo solo a Él), como lo predicó Jesucristo.

“Diles: «Yo no soy más que un hombre a quien se le ha revelado que solo deben adorar a Dios, su única divinidad. Quien anhele encontrarse con su Señor [y que Él esté complacido], que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a Él».” (Corán 18: 110)

  • El Paráclitos glorifica a Jesús:

Él me glorificara,..” (Juan 16:14)

Muhammad respetó y glorificó a Jesucristo:

  • El Profeta Muhammad dijo: “Soy muy digno de Jesús, hijo de María, de la humanidad en esta vida y en la otra. Ellos dijeron: «Oh, Mensajero de Allah, ¿cómo?» Él respondió: «Los Profetas son hermanos en la fe, tienen diferentes madres, su religión es una y no hay ningún Profeta entre nosotros (entre Jesucristo y yo).»
  • El nombre de Jesucristo se menciona más que el nombre del Profeta Muhammad en el Corán (25 veces contra 4).
  • La madre de Jesucristo, María, ha sido elevada sobre todas las mujeres según el Corán.
  • La Virgen María es la única mujer fue mencionada por su nombre en el Corán.
  • El Corán tiene un capítulo entero llamado María.
  • El Profeta Muhammad dice que su madre no pudo obtener la salvación, mientras que la madre de Jesucristo sí pudo, él nos instruyó a respetarla y amarla y seguirla adorando a Dios como lo hizo ella, pero no adorándola ni adorando a su hijo, Jesucristo, el Profeta de Dios.

«No puedes soportarlo ahora.» El Profeta Muhammad trajo la verdad acerca de Jesucristo y Dios. Se le entregó el Corán, que Dios conserva  de cualquier cambio hasta el Día del Juicio; Un testimonio de la verdad para siempre.

Doy testimonio  que en verdad no existe nada ni nadia que merezca ser adorado excepto Dios (Allah), quien es uno y único, y doy testimonio que Muhammad es su siervo y su último mensajero. Doy testimonio  que Jesucristo y Moisés son sus siervos y sus mensajeros.

[1] Dr. Ahmad Hijazi Saqa ( Hidaya Al Haiara )

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Mar_Muerto

 

Sobre la autora:

Faten Sabri (1973) es una pensadora musulmána jordana. Es conocida por su interacción frecuente con diferentes culturas y religiones ya que habla diferentes idiomas. Estudió religión comparativa, lo que que le permite hablar sobre temas controvertidos en el Islam con quienes están interesados por la verdad y los pensadores libres. Ha escrito libros sobre el mensaje del Islam, el concepto original de Dios y Jesucristo en el Islam, y escirbe artículos de forma mensual en revistas internacionales. Estos libros y artículos han sido traducidos y distribuidos en más de 9 idiomas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.