Los méritos de María en el Islam (1/2)

Méritos de María

El Islam y el cristianismo ortodoxo, con respecto a la concepción de María, están de acuerdo en que María fue liberada del pecado por la gracia de Dios.

Los seguidores de las tres religiones divinas tienen diferentes actitudes hacia María, la Madre de Jesús (la paz sea con él). La posición de los judíos oscila entre la degradación y la falta de atención. Hoy en día, encontramos que aceptan a María como una madre judía de un hijo judío que podría o no haber sido el Mesías, aunque él no estaba de acuerdo con ellos.

En el pasado, solían ser más francos. Creyeron que ella era una prostituta. Según el Sanedrín 106a, «la que descendía de príncipes y gobernadores se prostituía con los carpinteros». También en la nota al pie 2 a Shabbath 104b, se afirma que en el texto «sin censura» del Talmud está escrito que la madre de Jesús , «Miriam la peluquera» tuvo sexo con muchos hombres.

Aunque los rabinos modernos pueden negar que las citadas citas sean realmente para la madre de Jesús, es seguro decir que María aún no recibe mucha atención por parte de los judíos.

Sin embargo, los seguidores del cristianismo y el Islam tienen algunas creencias en común y otras contradictorias sobre María. Por ejemplo, la tradición islámica se parece bastante a la doctrina católica de la Inmaculada Concepción de María, según la cual María fue preservada de ese pecado original que le sucede a todos los demás descendientes de Adán y Eva en previsión de dar a luz a Cristo sin pecado.

Existe una especie de identidad entre el Islam y el cristianismo ortodoxo con respecto a la concepción de María. Todos los ortodoxos están de acuerdo en que María fue liberada del pecado real por la gracia de Dios.

En el Corán, leemos la historia de la Natividad de María de la siguiente manera:

Cuando dijo la mujer de Imrán: ¡Señor mío! Hago la promesa de ofrecerte lo que hay en mi vientre, para que se dedique exclusivamente a Tu servicio, libre de las obligaciones del mundo. Acéptalo de mi; verdaderamente Tú eres Quien oye y Quien sabe. Y una vez hubo parido dijo: ¡Señor mío! He dado a luz una hembra y bien sabía Allah lo que había parido; y no es el varón como la hembra. La he llamado Maryam: A ella y a su descendencia los refugio en Ti del Shaytán lapidado. Su Señor la aceptó con buena acogida, hizo que se criara bien y la confió a Zakariyya. Cada vez que Zakariyya la visitaba en su lugar de oración, encontraba junto a ella provisión. Decía: ¡Maryam! ¿Cómo es que tienes esto? Decía ella: Esto procede de Allah, es cierto que Allah provee a quien quiere sin limitación. (Aal ´Imran 3: 35-37)

 

En estos versículos coránicos, también leemos la historia de la entrega de María al Templo y su puesta al cuidado de Zacarías. Es un evento que no se relata en el Nuevo Testamento, sino en la Narración de la infancia apócrifa de Santiago. Según ese texto, los padres de María, Joaquín y Ana, que no habían tenido hijos, recibieron un mensaje celestial de que tendrían un hijo. En acción de gracias por el regalo de su hija, la trajeron, cuando aún era una niña, al Templo en Jerusalén para consagrarla a Dios. Las versiones posteriores de la historia (como el Evangelio de Pseudo-Mateo y el Evangelio de la Natividad de María) nos dicen que María fue llevada al Templo a la edad de tres años en cumplimiento de una promesa. La tradición sostenía que ella debía permanecer allí para ser educada en preparación para su papel como Madre de Dios.

El Protegido de Santiago comienza con un relato del nacimiento de María a Joaquín y Ana en su vejez, cuando habían abandonado toda esperanza de tener hijos. Al igual que el niño Samuel en el Antiguo Testamento, María fue dedicada por su agradecida madre al servicio de Dios en el templo, y allí fue puesta a cargo del sacerdote Zacarías.

Tanto los cristianos como los musulmanes creen que María, la madre de Jesús, era virgen. En el Nuevo Testamento, encontramos el siguiente versículo que se refiere a María:

“He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo […]” (Mateo 1:23)

Cuando el Negus convocó a los musulmanes habían buscado refugio en él y formularon la pregunta: «¿Qué dices de Jesús, el hijo de María?» Ja´far respondió: “En cuanto a él, solo decimos lo que se le ha revelado a nuestro Profeta”. El Negus volvió a preguntar:» ¿Y qué es eso?» Ja´far respondió: «Nuestro Profeta dice que Jesús es el siervo de Allah y Su Profeta, así como también Su espíritu y palabra que Él puso en la Virgen María».

El Islam no solo reconoce que María era virgen, sino que también rechaza a cualquiera que alegue que María no era virgen como incrédulo. En el Corán, leemos el siguiente verso:

 

Y por su incredulidad y haber dicho contra Maryam una calumnia enorme. (An-Nisaa´ 4: 156)

 

 

 

 

Continuará…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.