Los méritos de María en el Islam (2/2)

méritos de María

Según el Islam, la naturaleza milagrosa tanto de María como de su hijo Jesús sirve como signos de la existencia de Allah, quien los creó, en lugar de signos de su propia divinidad.

Tanto los cristianos como los musulmanes creen que María fue bendecida. En el Nuevo Testamento, leemos el siguiente versículo:

“Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres”. (Lucas 1:28).

Allah dice en el Corán:

“Su Señor la aceptó con buena acogida, hizo que se criara bien y la confió a Zakariyya. Cada vez que Zakariyya la visitaba en su lugar de oración, encontraba junto a ella provisión. Decía: ¡Maryam! ¿Cómo es que tienes esto? Decía ella: Esto procede de Allah, es cierto que Allah provee a quien quiere sin limitación”. (Aal ´Imran 3:37)

Allah también dice:

“Y cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te ha elegido, te ha purificado y te ha escogido entre todas las mujeres de la creación”. (Aal ´Imran 3:42).

Tanto en el Nuevo Testamento como en el Corán, tenemos relatos similares sobre las buenas nuevas que los ángeles trajeron a María acerca del nacimiento de Jesús. En el Nuevo Testamento, leemos los siguientes versículos:

“Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia”. (Lucas 1: 26-38)

En el Corán, leemos los siguientes versículos sobre las buenas nuevas de Jesús:

Y cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te ha elegido, te ha purificado y te ha escogido entre todas las mujeres de la creación. ¡Maryam! Dedícate por entero al servicio de tu Señor y póstrate e inclínate con los que se inclinan. Estas son noticias del No-Visto que te inspiramos. Tú (Muhammad) no estabas con ellos cuando echaron a suertes con sus flechas para saber cuál de ellos sería el tutor de Maryam, ni estabas allí cuando discutieron. Cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te anuncia una palabra procedente de Él cuyo nombre será el Ungido, Isa hijo de Maryam; tendrá un alto rango en esta vida y en la Última; y será de los que tengan proximidad. En la cuna y siendo un hombre maduro, hablará a la gente y será de los justos. Dijo: ¡Señor mío! ¿Cómo voy a tener un hijo si ningún hombre me ha tocado? Dijo: Así será, Allah crea lo que quiere; cuando decide un asunto le basta decir: ¡Sé! Y es. Y le enseñará la Escritura y la Sabiduría, la Torá y el Inyil. Y será un mensajero para los hijos de Israel (y les dirá): He venido a vosotros con un signo de vuestro Señor. Voy a crear para vosotros, a partir del barro, algo con forma de ave. Soplaré en ello y será un ave con permiso de Allah. Y sanaré al ciego y al leproso y daré vida a los muertos con permiso de Allah y os diré (sin verlo) lo que coméis y lo que guardáis en vuestras casas. Y, si sois creyentes, en ello tenéis un signo. Soy un confirmador de lo que había antes de mí en la Torá y os haré lícito parte de lo que se os prohibió. He venido a vosotros con un signo de vuestro Señor, así pues, temed a Allah y obedecedle. Allah es mi Señor y el vuestro, ¡Adorádle! Esto es un camino recto. (Aal ´Imran 3: 42-51)

Tanto los cristianos como los musulmanes creen que Jesús fue la palabra y espíritu de Dios, que inspiró en el vientre de María.

En el Nuevo Testamento, encontramos los siguientes versículos sobre el nacimiento de Jesús:

“Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos”. (Isaías 11: 1-3).

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”. (Juan 1:14).

En el Corán, encontramos el siguiente verso:

“Ciertamente el Ungido, hijo de Maryam, es el mensajero de Allah, Su palabra depositada en Maryam y un espíritu procedente de Él”. (An-Nisaa’ 4: 171)

Ahora observemos las diferencias entre cristianos y musulmanes. El Corán declara que María creyó en las palabras de su Señor (Allah) y Sus escrituras y fue devotamente obediente. Allah dice:

Y Maryam, la hija de Imrán, la que guardó su vientre, e insuflamos en él parte de Nuestro espíritu. Y la que creyó en la verdad de las palabras de su Señor y en Su libro y fue de las obedientes. (At-Tahrim 66:12)

El Corán no menciona que María diera a luz a Dios o a un hijo de Dios o que ella creyera en Jesús como Señor. Los musulmanes creen que Jesús fue un Profeta y Mensajero de Allah y que María fue la madre de un Profeta y Mensajero de Allah (Gloria a Él).

Allah dice en el Corán:

“El Ungido, hijo de Maryam, no es mas que un mensajero antes del cual ya hubo otros mensajeros. Su madre era una mujer veraz y ambos comían alimentos. Mira cómo les hacemos claros los signos y mira cómo luego inventan”. (Al-Ma’idah 5:75)

Según el Islam, la naturaleza milagrosa tanto de María como de su hijo Jesús sirve como signo de la existencia de Allah, quien los creó como signos de su propia divinidad.

Allah dice en el Corán:

“E hicimos del hijo de Maryam y de su madre un signo. A ambos les dimos cobijo en una colina fértil con agua corriente”. (Al-Mu’minun 23:50)

Él también dice:

“Y aquella que conservó su virginidad, insuflamos en ella parte de Nuestro espíritu e hicimos de ella y de su hijo un signo para todos los mundos”. (Al-Anbiyaa´ 21:91)

Sin embargo, el Nuevo Testamento afirma que María dio a luz a Dios y ella creyó en Jesús como su Señor. En el Nuevo Testamento, leemos los siguientes versículos:

“Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones”. (Lucas 1: 46-48)

Finalmente, se puede sin duda afirmar que, a diferencia de los judíos, tanto los cristianos como los musulmanes tienen a María en alta estima. Sin embargo, los cristianos creen que María era la madre de Dios, pero los musulmanes piensan que ella era solo la madre de un siervo, el Profeta y el Mensajero de Allah.


Referencias

1- El Noble Corán (Traducción de Hayy Abdul Ghani Melara)

2- La Santa Biblia (Visita biblegateway.com)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.