Seis artículos de la creencia islámica y los cinco pilares del Islam en la Biblia (2/2)

Los cinco pilares del Islam en la Biblia

Pilares

Los cinco pilares del Islam se encuentran en la Biblia

En la primera parte, vimos cómo podemos encontrar los seis artículos de la creencia islámica en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En esta segunda parte, veremos cómo los cinco pilares del Islam también se encuentran en la Biblia.

El Islam tiene los siguientes cinco pilares:

  • Testimonio de fe (atestiguar que no hay más dios que Dios y que Muhammad es el Mensajero de Dios)
  • Oración
  • Azaque
  • Ayuno
  • Peregrinación

Esos pilares se encuentran por separado en el Corán, pero se proporcionan por completo en el conocido hadiz de Gabriel.

`Umar ibn Al-Jattab narró: “Cierto día, estando en compañía del Mensajero de Allah-la paz y misericordia desean con él-, se presentó ante nosotros un hombre, con vestiduras de resplandeciente blancura, y cabellos intensamente negros, que no evidenciaba señales de viaje, y que ninguno de nosotros conocía. Se sentó ante el Profeta -la paz y misericordia de Alá sean con él-, y apoyando sus rodillas contra las rodillas (del profeta), y poniendo las manos sobre sus muslos, dijo: “¡Oh Muhammad!, Infórmame acerca del Islam”. El Mensajero de Allah-la paz y misericordia sean con él-, le dijo: El Islam es: que atestigües que nadie tiene el derecho de ser adorado sino Allah (que no existe divinidad sino Allah), y que Muhammad es el Mensajero de Allah; que establezcas el Salát (Oración), pagues el Zakát; ayunes el mes de Ramadán, y peregrines a la Casa Sagrada (Hayy) cuando tengas posibilidades (económicas y físicas) de hacerlo”.  Él dijo: ‘Has dicho la verdad’. Nos sorprendió que lo interrogara y luego declaró que decía la verdad …” (Muslim)

En cuanto al testimonio de fe, lo encontramos en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

En cuanto a la primera parte (no hay más dios que Dios), leemos sobre ella en el Antiguo Testamento:

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. (Deuteronomio 6: 4)

En el Nuevo Testamento, leemos:

Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. (Mateo 23: 8-10)

También leemos:

Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. (Mateo 19: 16-17)

En lo que respecta a la segunda parte (Muhammad es el Mensajero de Dios), la Biblia, da testimonio de Muhammad como profeta y mensajero de Dios.

El Antiguo Testamento afirmó que los Hijos de Israel continuarían teniendo el cetro hasta que llegara una persona a quien los pueblos obedecerían. Sobre eso leemos:

No será quitado el cetro de Judá, Ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Siloh; Y a él se congregarán los pueblos. (Génesis 49:10).

Shiloh es una palabra hebrea “שִׁילֹה” que tiene varios significados, incluidos “tranquilo” y “que debe ser enviado”.

Aunque el nombre anterior es dado a Jesús por los cristianos, el versículo anterior indica que “Shiloh” no sería un descendiente de Judá, dado el hecho de que quitaría el cetro a los Hijos de Israel. Jesús fue descendiente de Judá.

El significado del versículo anterior se corrobora con la siguiente declaración de Jesús citada por el Nuevo Testamento:

Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él. (Mateo 21:43)

Este versículo claramente significa que el cetro y el reino serían arrebatados a los Hijos de Israel e irían a otra nación.

Además, el Nuevo Testamento cita a Jesús confirmando que habría un consolador más que él. Leemos:

Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. (Juan 14: 15-17).

El Nuevo Testamento cita a Jesús diciendo que cualquier consolador así le recordaría a la gente lo que dijo. Leemos:

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. (Juan 14:26)

El Nuevo Testamento también declara que el consolador testificaría por Jesús. Leemos:

Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. (Juan 15:26).

El Nuevo Testamento también cita a Jesús afirmando que el otro consolador no vendría hasta que Jesús se fuera. Leemos:

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. (Juan 16: 7)

Mientras que los cristianos afirman que los versículos anteriores se refieren al Espíritu Santo hasta el punto que tuvieron que interpolar “el Espíritu Santo” (Juan 14:26), los versículos anteriores indican que el consolador futuro sería un ser humano como Jesús, en lugar de una criatura no humana, por su enseñanza y porque y recordaría a las personas lo que Jesús dijo y testificaría por Jesús y no vendría hasta que Jesús se hubiera ido.

Esas descripciones solo pueden aplicarse al Profeta Muhammad, ya que no vemos que el Espíritu Santo enseñe o le recuerde a nadie lo que Jesús dijo, ni que de testimonio de Jesús, sin mencionar el hecho de que el Espíritu Santo había estado allí antes de que Jesús se hubiera ido.

Además, la Biblia claramente da testimonio de la profecía del Profeta Muhammad en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, leemos:

Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis; (Deuteronomio 18:15)

Casi el mismo testimonio se repite en el Nuevo Testamento. Leemos:

Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable; y toda alma que no oiga a aquel profeta, será desarraigada del pueblo. (Hechos 3: 22-23)

Mientras que los cristianos atribuyen las profecías anteriores a Jesús, las indicaciones contenidas en los versículos anteriores hacen que sea incorrecto atribuir esos versículos a Jesús. Por ejemplo, los versículos anteriores afirman que el profeta esperado sería de los hermanos de los Hijos de Israel, es decir, los Hijos de Ismael, los árabes.

Además, se cita al profeta Moisés diciendo “como yo”. Jesús no era como el Profeta Moisés porque Moisés tenía padre y madre, mientras que Jesús solo tenía madre. El Profeta Muhammad tuvo padre y madre como el Profeta Moisés.

Los versículos anteriores también establecen que aquellos que no escucharon al profeta esperado morirían y serían destruidos y separados de la gente. Esto no les sucedió a los judíos que no escucharon a Jesús, sino que les sucedió a los judíos que no escucharon al Profeta Muhammad.

En el último de los versículos del Antiguo Testamento, la Biblia confirma que un profeta llamado “Elías” sería enviado antes del Día del Juicio Final. Leemos: He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición. (Malaquías 4: 5-6).

Mientras los cristianos creen que Elías el Tesbita regresará antes de la segunda venida de Jesús, el Nuevo Testamento cita a Jesús diciendo que Elías en realidad regresó, asumiendo la forma de Juan el Bautista.

Leemos:

Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos. Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué, pues, dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero? Respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías viene primero, y restaurará todas las cosas. Mas os digo que Elías ya vino, y no le conocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos. Entonces los discípulos comprendieron que les había hablado de Juan el Bautista. (Mateo 17:9-13)

Sin embargo, de acuerdo con el Nuevo Testamento, Juan el Bautista mismo confirmó que él no era ni Elías ni el profeta esperado. Leemos:

Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No. (Juan 1:21)

Jesús también confirmó que él no era Elías (Mateo 13: 16-17)

Por lo tanto, los musulmanes creen que “Elías”, el profeta que vendrá antes del Día del Juicio, es el Profeta Muhammad.

En cuanto a la oración, la encontramos en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, leemos:

Entonces Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él, diciendo: He aquí mi pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes. Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. (Génesis 17: 3-5)

En el Nuevo Testamento, leemos:

Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. (Mateo 26:39)

En cuanto al azaque, también lo encontramos en la Biblia. En el Antiguo Testamento, leemos:

Y no rebuscarás tu viña, ni recogerás el fruto caído de tu viña; para el pobre y para el extranjero lo dejarás. Yo Jehová vuestro Dios. (Levítico 19:10)

También leemos:

Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite. Guárdate de tener en tu corazón pensamiento perverso, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por pecado. Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas. Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra. (Deuteronomio 15: 7-11)

En el Nuevo Testamento, leemos:

Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. (Mateo 19:21)

En cuanto al ayuno, aparece en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, leemos:

Entonces subieron todos los hijos de Israel, y todo el pueblo, y vinieron a la casa de Dios; y lloraron, y se sentaron allí en presencia de Jehová, y ayunaron aquel día hasta la noche; y ofrecieron holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová. (Jueces 20:26)

El Nuevo Testamento nos dice que Jesús observó el ayuno. Leemos:

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. (Mateo 4: 1-2)

El Nuevo Testamento también nos dice que Jesús recomendó el ayuno. Leemos:

Y reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho, y éste quedó sano desde aquella hora. Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno. (Mateo 17: 18-21)

Jesús incluso hizo hincapié en la necesidad de la sinceridad en el ayuno. Leemos:

Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6: 16-18)

En cuanto a la peregrinación, al respecto leemos en la Biblia:

Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, Cuando la lluvia llena los estanques. Irán de poder en poder; verán a Dios en Sion. (Salmos 84: 5-7)

Cabe señalar que, aunque los versículos anteriores aparentemente tratan sobre la peregrinación a Sión, contienen indicaciones que hacen seguro creer que  hablan de la peregrinación a Meca. De todos modos, la peregrinación a Sión o a Meca está confirmada en la Biblia.

_________

Referencias

1- El Noble Corán

2- Sahih Muslim

3- La Santa Biblia

4- St-Takla.org

5- Biblegateway

6- Biblehub

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.