Comparacion coran libros

El último día según el judaísmo, el cristianismo y el islam (2/2). Cielo e Infierno según judíos, cristianos y musulmanes

cielo

A diferencia de los judíos y cristianos, los musulmanes creen que el Cielo (Paraíso) es accesible a los creyentes de todas las nacione

En la primera parte, tratamos sobre el último día en términos de portentos, descripciones y juicios según los judíos, cristianos y musulmanes.

En esta segunda parte, trataremos sobre el último día en términos de cielo e infierno según judíos, cristianos y musulmanes.

Mientras que todos los seguidores de los mensajes celestiales creen en el Último Día, el destino de los seres humanos en este día entre el Cielo y el Infierno varía de un mensaje a otro, incluso implica ambigüedad y carece de justicia en algunos de esos mensajes.

Cielo e infierno según el judaísmo

Aunque hay referencias esporádicas al Cielo y al Infierno en el Antiguo Testamento, estas no las encontramos unidas al destino de las personas buenas o malvadas.

En cuanto al Talmud, encontramos algunas referencias al Cielo y al Infierno como moradas de las personas buenas y malvadas. Por ejemplo, leemos: “Creador del Universo, has juzgado correctamente, encontrando a los justos justos y a los malvados llenos de iniquidad, (y bendito seas Tú) que has ordenado el infierno para los malvados y el paraíso para los justos”. ( Capítulo II – Tracto Erubin)

El Talmud nos dice que el Infierno será la morada de los no judíos de entre las otras naciones que se olvidan de Dios. Leemos: “Los impíos volverán al infierno, todas las naciones que se olviden de Dios” (Capítulo XI – Parte II (Hagadá) – Tratado Sanhedrín)

El Talmud declara que el fuego no afectará ni siquiera a los judíos pecadores porque su antepasado Abraham los rescatará. Leemos: “Los fuegos del infierno no pueden tener acceso a los cuerpos de los pecadores de Israel; Abraham el patriarca, viendo que están circuncidados, los rescatará”. (Capítulo II – Tracto Erubin)

Sobre eso, en el Corán, leemos:

Dicen: El Fuego sólo nos tocará un número determinado de días. ¿Es que acaso habéis hecho un pacto con Allah -Y Allah no falta a Su pacto – o es que decís sobre Allah lo que no sabéis? (Al-Baqarah 2:80)

Es curioso que la Mishná, la Sagrada Escritura judía, esté desprovista de cualquier mención del Cielo y fel Infierno como moradas de las personas buenas y malvadas en el Último Día. No encontramos la alegación anterior de que los judíos irán al cielo y que los no judíos irán al infierno. Encontramos tal afirmación solo en el Talmud, que es un comentario sobre la Mishná.

Cielo e infierno según el cristianismo

El Cielo y el Infierno a menudo se mencionan en el Nuevo Testamento. El Cielo a veces se menciona solo, a veces junto con “Reino”, y algunas veces se le llama “Reino”.

El Nuevo Testamento nos dice que el Infierno será la morada de los pecadores, mientras que el Cielo al que se hace referencia como “Reino” será la morada de los justos que brillarán en él como el sol.

En el Nuevo Testamento, leemos:

De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga. (Mateo 13: 40-43)

También leemos:

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartarálos unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna. (Mateo 25: 31-46)

Al igual que el Talmud, el Nuevo Testamento dice que el Cielo será la morada solo de los cristianos. En cuanto a los no cristianos, el infierno será su morada.

En las epístolas paulinas, leemos por ejemplo:

Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, (Tesalonicenses 2  1: 6-9).

También leemos:

Conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne. (Judas 21-23)

Los versículos anteriores instan a los cristianos a llamar a los no cristianos a creer en Jesús como Dios y Señor e indican que la incredulidad en Jesús como Dios y Señor conduce al Infierno. No hace falta decir que solo los cristianos creen en Jesús como Dios y Señor, a diferencia de los judíos y los musulmanes. Es digno de mención que la palabra “Señor” en los versículos anteriores debe escribirse como “señor”. Haga clic aquí para más detalles.

Sobre eso, leemos en el Corán:

Y dicen los judíos y los cristianos: Nosotros somos los hijos de Allah y los más amados por Él. Di: ¿Por qué entonces os castiga a causa de vuestras transgresiones? Sólo sois unos más entre los hombres que ha creado. Perdona a quien quiere y castiga a quien quiere. De Allah es el Dominio de los cielos y de la tierra y de lo que hay entre ambos. A Él se ha de volver. (Al-Ma’idah 5:18)

Es curioso que no descubrimos en los cuatro evangelios que relatan la vida de Jesús alguna indicación de que “el Cielo” y/o el “Reino” serán una morada solo para los cristianos en el sentido presente y el fuego será una morada para los no Cristianos en el sentido actual.

Por el contrario, encontramos que los cuatro evangelios que citan a Jesús confirman que algunos cristianos no entrarán en el reino de los cielos como malhechores. Leemos:

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. (Mateo 7: 21-23)

También leemos:

Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. (Mateo 5:20).

Además leemos:

Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. (Mateo 5:22).

Y leemos:

Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego. (Mateo 18: 8-9).

Incluso encontramos en los cuatro evangelios que citan a Jesús como un Cielo o Reino prometido para algunas personas sin requerir creer en él como Dios y Señor. En el Evangelio de Mateo, leemos:

Cuando Jesús vio la multitud, subió a una montaña. Se sentó y sus discípulos se acercaron a él. Él les enseñó, diciendo: “Felices son las personas que no tienen esperanza, porque el reino de los cielos es de ellos”. Felices son las personas que lloran, porque se alegrarán. Felices son las personas humildes, porque heredarán la tierra. Felices son las personas que tienen hambre y sed de justicia, porque serán alimentados hasta que estén llenos. Felices son las personas que muestran misericordia, porque recibirán misericordia. Felices son las personas que tienen corazones puros, porque verán a Dios. Felices son las personas que hacen las paces, porque serán llamados hijos de Dios. Felices son las personas cuyas vidas son hostigadas porque son justas, porque el reino de los cielos es de ellos. Feliz eres cuando la gente te insulta y te acosa y habla todo tipo de cosas malas y falsas sobre ti, todo por mi culpa. Llena de alegría y alégrate, porque tienes una gran recompensa en el cielo. De la misma manera, la gente acosaba a los profetas que vinieron antes que a ti ” (Mateo 5: 1-12).

Cielo e Infierno según el Islam

El Cielo y el Infierno a menudo se mencionan en el Corán y la Sunnah como las moradas de la humanidad en el Último Día. El Cielo a menudo se promete a los creyentes y buenos hacedores y el infierno a los incrédulos y malhechores en los textos del Corán y la Sunnah. En el Corán, leemos:

Pero no, el que haya adquirido maldad y esté rodeado por sus faltas… Esos son los compañeros del Fuego, donde serán inmortales. Y los que crean y practiquen las acciones de bien… Esos son los compañeros del Jardín, donde serán inmortales. (Al-Baqarah 2: 81-82)

A los musulmanes, los seguidores del Profeta Muhammad, a menudo se les promete el Cielo, mientras que los no musulmanes que no creen en el mensaje y la profecía del Profeta Muhammad son amenazados con el Infierno. Por ejemplo, leemos:

Y si tenéis alguna duda sobre lo que hemos revelado a Nuestro siervo, venid vosotros con una sura igual; y si decís la verdad, llamad a esos testigos que tenéis en vez de Allah. Mas si no lo hacéis, que no lo haréis, temed al Fuego cuyo combustible son los hombres y las piedras, preparado para los incrédulos. (Al-Baqarah 2: 23-24)

Sin embargo, a diferencia del Talmud de los judíos y el Nuevo Testamento de los cristianos, el Cielo no está restringido a aquellos musulmanes seguidores del Profeta Muhammad.

Más bien, el Cielo en el Islam es la morada de todas las naciones que creyeron en Dios, así como sus profetas y escrituras antes de la misión profética del Profeta Muhammad, así como la morada de los creyentes en el Profeta Muhammad y su mensaje después de su misión profética. En el Corán, leemos:

Quitaremos el rencor que pueda haber en sus pechos, los ríos correrán a sus pies y dirán: Las alabanzas a Allah que nos ha guiado a esto, puesto que si Allah no nos hubiera guiado, nosotros jamás nos habríamos guiado; es cierto que los mensajeros de nuestro Señor vinieron con la verdad. Y se les proclamará: Aquí tenéis el Jardín, lo habéis heredado por lo que hicisteis. (Al-A´raf 7:43)

También leemos:

Dicen: Sólo entrará en el Jardín quien sea judío o cristiano. Esas son sus falsas pretensiones. Di: Si es verdad lo que decís, traed la prueba que lo demuestre. ¡Pero no! Sino que aquel que humille su rostro ante Allah y actúe rectamente, no tendrá que temer ni se entristecerá. Dicen los judíos: Los cristianos no tienen fundamento. Y dicen los cristianos: Los judíos no tienen fundamento. Pero ambos leen el Libro. También los que no saben dicen algo similar. Allah juzgará entre ellos el Día del Levantamiento sobre lo que discrepaban. (Al-Baqarah 2: 111-113)

Sin embargo, tras la misión del Profeta Muhammad, toda la humanidad que oído hablar de él constituye su “Comunidad llamada”. Aquellos que realmente creen en él constituyen su “comunidad que responde” y finalmente irán al Cielo, mientras que aquellos que no crean en él irán al Infierno junto con los otros incrédulos en los mensajeros, profetas y revelaciones de Dios.

No obstante, algunos musulmanes que cometieron faltas inicialmente irán al infierno. Por ejemplo, aquellos que comen la propiedad de los huérfanos injustamente irán al Infierno. Sobre ellos, leemos en el Corán:

Es cierto que quienes se coman los bienes de los huérfanos injustamente, estarán llenando sus vientres de fuego y entrarán en un Fuego abrasador.  (An-Nisaa’ 4:10)

Aquellos que devoran la riqueza de las personas injustamente también irán al Infierno. Sobre ellos, leemos en el Corán:

¡Vosotros que creéis! No os apropiéis de los bienes de otros por medio de falsedad, sino a través de transacciones que os satisfagan mutuamente. Y no os matéis a vosotros mismos pues Allah es siempre Compasivo con vosotros. Quien haga esto, transgrediendo y siendo injusto, le haremos entrar en un Fuego. Y eso es fácil para Allah. (An-Nisaa’ 4: 29-30)

Sin embargo, los creyentes en Dios, así como en sus profetas y escrituras, no permanecerán en el Infierno para siempre, incluso si han cometido faltas. Ellos permanecerán en el Infierno por un tiempo y luego serán admitidos en el Cielo pero, por supuesto, en un rango que inferior al de las personas justas. Sobre eso, leemos en el Corán:

Es cierto que Allah no perdona que se Le asocie con nada, pero, fuera de eso, perdona a quien quiere. Y quien atribuya asociados a Allah, habrá forjado una falsedad incurriendo en un enorme delito… (An-Nisaa’ 4:48)

También leemos:

Y no hay ninguno de vosotros que no vaya a llegar a él, esto es para tu Señor una decisión irrevocable. Luego salvaremos a los que hayan sido temerosos (de su Señor) y abandonaremos en él a los injustos, arrodillados. (Maryam 19: 71-72)

Finalmente, para concluir, las escrituras judías y cristianas involucran ambigüedad, como el Antiguo Testamento, o injusticia, como el Nuevo Testamento, en términos de Cielo e Infierno. En contraste, el Corán es muy claro cuando se trata del Cielo y el Infierno y muy justo cuando se indica quién irá al Cielo y quién al Infierno.


Referencias

1- Noble Corán

2- Santa Biblia

3- St-Takla.org

4- Talmud babilónico

5- Mishnah