¿Hay coranes sinópticos al igual que evangelios sinópticos?

Coran sinópticos

Los llamados evangelios sinópticos no pueden soportar la comparación con el Corán

Es extraño que algunos apologistas cristianos argumenten que existen coranes sinópticos al igual que los evangelios sinópticos, para demostrar que no hay nada de malo en tener más de un evangelio. Es más excéntrico que incluso estos evangelios sinópticos retraten diferentes puntos de vista incluso de las aspectos más básicos del cristianismo contenidos en el Nuevo Testamento, como la imagen de Jesús, su madre María y las enseñanzas de Jesús.

Los llamados evangelios sinópticos no soportan la comparación con el Corán. No es justo hacer una comparación histórica entre el Corán y los evangelios antes mencionados, por innumerables razones. Sin embargo, trataré aquí de citar solo algunas razones por las que es un sofisma comparar los evangelios sinópticos, o cualquier otro evangelio, con el Corán y demostraré que solo ha habido un Corán a lo largo de la historia.

Antes de entrar con el Corán y evidenciar su integridad textual, es conveniente dar algunos datos sobre los evangelios en general y sobre los sinópticos en particular.

Hechos sobre los Evangelios

Es ampliamente conocido que hay cuatro evangelios canónicos de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. También hay evangelios apócrifos, evangelios no canónicos, evangelios judeocristianos y evangelios gnósticos. Aunque muchos cristianos creen que los cuatro evangelios canónicos son una revelación de Dios y, por lo tanto, una representación precisa y autorizada de la vida de Jesús, muchos estudiosos están de acuerdo en que no todo lo contenido en esos evangelios es históricamente fiable.

Hubo evangelios que surgieron en el cristianismo primitivo, pero que no llegaron a ser canónicos. De los muchos evangelios escritos en la antigüedad, solo cuatro evangelios llegaron a ser aceptados como parte del Nuevo Testamento o canónicos. Mucha literatura, como la obra conocida hoy como Evangelio de Tomás, carece del marco narrativo típico de un evangelio. Los evangelios canónicos se refieren específicamente a los cuatro libros seleccionados como canon por la iglesia primitiva.

Los eruditos bíblicos generalmente están de acuerdo en que las tradiciones orales tempranas sobre Jesús, junto con colecciones de historias, precedieron a los evangelios canónicos. Reza Aslan afirma que «los evangelios fueron profundamente influenciados por las cartas de Pablo». El prefacio dedicatorio del Evangelio de Lucas testifica la existencia de varios relatos de la vida de Jesús en el momento de su composición. El término que Lucas usa (διήγησις diēgēsis) es un término usado en griego clásico para cualquier narración histórica.

Es una creencia extendida que los tres evangelios sinópticos se derivan de una fuente común o de un conjunto de fuentes y que, directa o indirectamente, se tomaron prestados o fueron influenciados por los demás. Por ejemplo, la gran mayoría del material en Marcos también está presente en Lucas y Mateo, lo que sugiere que Marcos fue una fuente para Mateo y Lucas. La existencia de material común en Mateo y Lucas que no figura en Marcos sugiere que tanto Mateo como Lucas tenían al menos otra fuente a su disposición.

La opinión de la mayoría de hoy es que Marcos es el primer evangelio, con Mateo y Lucas tomando pasajes de ese evangelio y de al menos otra fuente común, perdidos en la historia. Esta visión se conoce como la «hipótesis de dos fuentes». La hipótesis de los dos evangelios, en cambio, dice que Mateo fue escrito primero (por Mateo el Apóstol), y luego Lucas el evangelista escribió su evangelio (utilizando Mateo como fuente principal) antes de que Marcos el evangelista escribiera su evangelio (usando el testimonio de Pedro) . Juan fue escrito en último lugar y comparte poco con los evangelios sinópticos.

El consenso entre los eruditos bíblicos es que los cuatro evangelios canónicos fueron escritos originalmente en griego, la lengua franca del Oriente Romano.

Las estimaciones de las fechas en que se escribieron las narraciones canónicas del evangelio varían significativamente y la evidencia para cualquiera de las fechas es escasa. Debido a que las copias completas más antiguas de los evangelios que sobreviven datan del siglo IV, y debido a que solo existen fragmentos y citas anteriores, los estudiosos usan un criterio más estricto más para proponer posibles intervalos de fechas para los autógrafos originales del Evangelio.

El Corán

Todos los musulmanes, desde la vida del Profeta Muhammad hasta el Día del Juicio, tienen un solo Corán. El Corán que recitaban los Compañeros del Profeta Muhammad es el mismo Corán que recitamos hoy. Sin embargo, hay algunas razones por las cuales algunas personas pueden pensar que hay diferencias en el texto del Corán.

Por lo tanto, cuando se trata del Corán como un texto, debe tenerse en cuenta que el Corán tiene varios estilos de recitación (Qira’at) que fueron revelados al Profeta Muhammad. En este sentido, se narra que el Profeta Muhammad dijo: «Así descendió. En verdad el Corán ha descendido con siete letras (variantes de recitación), así pues recitad lo que os resulte más fácil”. (Al-Bujari) También se ha transmitido que dijo: : «Yibril me ha hecho recitar en base a una variante y no he dejado de pedirle más hasta que ha llegado a siete variantes”. (Al-Bujari)

El texto coránico no es ordinario, sino sagrado, milagroso y significativo. Fue el último libro sagrado revelado a la humanidad. Las escrituras previas tenían una validez limitada. Estaban destinadas a tiempos, lugares, y a veces a personas, concretas. Sin embargo, el Corán, como último libro sagrado, tiene una validez mucho más extensa. Tiene validez desde la vida del Profeta Muhammad hasta el Día del Juicio. Debe incluir una respuesta a cualquier pregunta que pueda surgir a lo largo de este prolongado periodo de tiempo.

Sin embargo, un libro sagrado no puede contener muchos detalles; de lo contrario, sería extenso, voluminoso y, como resultado, ilegible. Por lo tanto, era necesario que el libro sagrado que se enviara fuera exhaustivo pero, al mismo tiempo, conciso. Ese fue el Corán. Es un libro sagrado que es conciso en la redacción pero rico en significado. Un versículo genérico del Corán da respuestas a varias preguntas en múltiples ocasiones y lugares. Esto per se es uno de los aspectos milagrosos del Corán.

Una de las razones de las diferencias en el texto del Corán es tomar en cuenta los diversos dialectos árabes en consideración. En el momento de la revelación del Corán, había numerosos dialectos del árabe entre los árabes que eran tribus beduinas que se encontraban dispersas por toda la Península Arábiga. Cada tribu tenía su propio dialecto y pronunciación del árabe. Las diferentes tribus árabes tenían muchas variantes con las mismas palabras. No tenían un dialecto estándar por su estilo de vida nómada.

Es digno de mención que, con el advenimiento del Islam, el propio árabe aún tenía que asumir una forma estándar. El uso del Corán fue el primer uso adoptado por todos los árabes. El idioma árabe del tiempo del Profeta Muhammad se basa en el lenguaje del Corán.

Siendo en sí mismo un gran milagro literario, el Corán logró unificar a todos los árabes a pesar de que, en su momento, fueron pioneros en la retórica. El Corán derrotó todas las obras maestras literarias anteriores y estableció un nuevo estándar lingüístico que los árabes no pudieron desafiar. Entonces, tuvieron que adoptar un estándar que tomara en cuenta todos sus dialectos y les permitiera recitarlo cada uno de acuerdo con su propio acento, como una manera de facilitar la recitación y un medio de propagación y circulación.

Por lo tanto, podemos concluir que solo hay un Corán a través del cual Allah quiso transmitir la mayor cantidad de significados posible y que fuera recitado por la mayor cantidad de gente posible. Estas consideraciones de significado y proporcionar facilidad en la recitación implicaron una forma particular del Corán que es tan resistente que, lingüísticamente hablando, podría unificar a los árabes al incluir todos sus dialectos locales y, hablando semánticamente, puede servir como guía en todo tiempo y lugar.

Conclusión

Solo hay un Corán. Las primeras copias del Corán no tenían vocales, puntos y signos de puntuación en general por las razones indicadas anteriormente. Si hay otro Corán que es materialmente diferente del Corán que todos los musulmanes tienen, que los que lo tengan lo sigan.


Referencias:

Sahih Al-Bujari

www.bibliaonline.net

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.