La Navidad entre el Cristianismo y el Islam

Navidad

Los musulmanes no se molestan mucho con la Navidad en sí como una observancia sin fundamento. Más bien se oponen a muchas creencias cristianas basadas en esta ocasión.

Cada diciembre, concretamente el 25 de diciembre, la mayoría de los cristianos celebran el nacimiento de Jesucristo, más conocido como “Navidad”. Aunque no hay evidencia en la misma Biblia de que Jesús naciera el 25 de diciembre, el día específico en el que nació no es objeto de gran controversia entre los cristianos y los musulmanes.

Al no tener prueba fehaciente de que Jesús nació en este día, los musulmanes no se molestan mucho con la Navidad en sí como una observancia sin fundamento. Más bien se oponen a muchas creencias cristianas basadas en esta ocasión.

En este artículo, voy a destacar las principales diferencias entre cristianos y musulmanes en relación al nacimiento de Jesús (Navidad).

Por ejemplo, aunque vemos la similitud sorprendente entre los versos bíblicos y sus homólogos coránicos que tratan con el milagroso nacimiento de Jesús, las conclusiones extraídas de cada escritura son dos mundos aparte.

La Navidad entre el Corán y la Biblia

En el Nuevo Testamento, leemos los siguientes versículos bíblicos acerca de la Navidad:

“Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios”. (Lucas 1:30-35)

En el Corán, leemos los siguientes versículos:

Y cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te ha elegido, te ha purificado y te ha escogido entre todas las mujeres de la creación. ¡Maryam! Entrégate a la obediencia de tu Señor y póstrate e inclínate con los que se inclinan.
Estas son noticias del No-visto que te inspiramos. Tú no estabas con ellos cuando echaron a suertes con sus flechas para saber cuál de ellos sería el tutor de Maryam, ni estabas allí cuando discutieron. [Muhammad.] Cuando dijeron los ángeles: ¡Maryam! Allah te anuncia una palabra procedente de Él cuyo nombre será el Ungido, ‘Isa hijo de Maryam; tendrá un alto rango en esta vida y en la Última; y será de los que tengan proximidad. En la cuna y siendo un hombre maduro, hablará a la gente y será de los justos. Dijo: ¡Señor mío! ¿Cómo voy a tener un hijo si ningún hombre me ha tocado? Dijo: Así será, Allah crea lo que quiere; cuando decide un asunto le basta decir: ¡Sé! Y es. Y le enseñará la Escritura y la Sabiduría, la Torá y el Inyil. Y será un Mensajero para los hijos de Israel (y les dirá): He venido a vosotros con un signo de vuestro Señor: Voy a crear para vosotros, a partir del barro, algo con forma de ave. Soplaré en ello y será un ave con permiso de Allah.
Y sanaré al ciego y al leproso y daré vida a los muertos con permiso de Allah y os diré (sin haberlo visto) lo que coméis y lo que guardáis en vuestras casas. Y, si sois creyentes, en ello tenéis un signo. Soy un confirmador de lo que había antes de mí en la Torá y os haré lícito parte de lo que se os prohibió.
He venido a vosotros con un signo de vuestro Señor, así pues, temed a Allah y obedecedle. Allah es mi Señor y el vuestro, ¡Adoradle! Esto es un camino recto. Y cuando ‘Isa notó rechazo en ellos, dijo: ¿Quiénes me ayudarán (en el camino) hacia Allah? Entonces dijeron los discípulos. Nosotros seremos los auxiliares de Allah, en Allah creemos; da testimonio de que estamos sometidos. ¡Señor nuestro! Creemos en lo que has hecho descender y seguimos al Mensajero, incluye nuestro nombre entre los que dan testimonio. Y maquinaron, y maquinó Allah; y Allah es el que mejor maquina. Cuando dijo Allah: ¡‘Isa! Voy a llevarte y a elevarte hacia Mí y a purificarte de los que se niegan a creer.
Hasta el Día del Levantamiento consideraré a los que te hayan seguido por encima de los que se hayan negado a creer, luego volveréis a Mí y juzgaré entre vosotros sobre aquello en lo que discrepabais. Y a los que no creen, los castigaré con un severo castigo en esta vida y en la Última. No tendrán quien les auxilie. Pero a quienes creen y practican las acciones de bien, los recompen- saremos cumplidamente. Allah no ama a los injustos. Esto te lo contamos como parte de los signos y del Recuerdo Sabio. Verdaderamente ‘Isa, ante Allah, es como Adam. Lo creó de tierra y luego le dijo: ¡Sé! Y fue. (Esto es) la verdad procedente de tu Señor, no seas de los que dudan. Y a quien, después del conocimiento que te ha venido, te discuta sobre él, dile: Venid, llamemos a nuestros hijos y a los vuestros, a nuestras mujeres y a las vuestras y llamémonos a nosotros todos y luego pidamos y hagamos que la maldición de Allah caiga sobre los mentirosos. Ciertamente esta es la verdadera historia y no hay dios sino Allah. Y en verdad que Allah es el Insuperable sin igual, el Sabio. Y si vuelven la espalda… Es cierto que Allah conoce a los corruptores. Di: ¡Gente del Libro! Venid a una palabra común para todos: Adoremos únicamente a Allah, sin asociarle nada y no nos tomemos unos a otros por señores en vez de Allah. Y si vuelven la espalda, decid: ¡Sed testigos de que somos musulmanes! Di: ¡Gente del Libro! ¿Por qué discutís sobre Ibrahim, si la Torá y el Inyil no se hicieron descender sino después de él? ¿Es que no razonaréis?
Eso es porque ellos han dicho: No hay medio de ir contra nosotros por lo que hagamos con los ignorantes, diciendo una mentira contra Allah a pesar de que saben ¿Sois vosotros ésos que discuten sobre aquello de lo que no tienen conocimiento? ¿Por qué discutís sobre aquello de lo que no tenéis conocimiento?
Allah sabe y vosotros no sabéis. Ibrahim no era ni judío ni cristiano, sino hanif y musulmán. Y no uno de los asociadores (que atribuyen copartícipes a Allah). En verdad los más dignos de (llamar suyo a) Ibrahim, son los que le siguieron, este Profeta y los que creen. Y Allah es Protector de los creyentes. Hay algunos de la gente del Libro que quisieran extraviaros, pero sólo se extravían a sí mismos sin darse cuenta. ¡Gente del Libro! ¿Por qué negáis los signos de Allah si sois testigos (de ellos)? ¡Gente del Libro! ¿Por qué disfrazáis la verdad de falsedad y ocultáis la verdad a sabiendas? Una parte de la gente del Libro dijo: Creed al comenzar el día en lo que se les ha hecho descender a los que han creído, pero dejad de creer al final; puede que así vuelvan (a lo anterior). Y no creáis en nadie que no siga vuestra misma forma de Adoración – Di: La guía de Allah es la Guía – ni creáis que se le pueda dar a nadie lo que se os ha dado a vosotros, ni que pueda tener pruebas contra vosotros ante vuestro Señor. Di: El favor está en manos de Allah, y Él lo da a quien quiere. Allah todo lo abarca, todo lo sabe. Distingue con Su misericordia a quien quiere; Allah es Poseedor del favor inmenso. De la gente del Libro hay algunos que si les confías una gran cantidad de dinero, te la devuelven, pero hay otros que aunque les confíes un dinar, sólo te lo devuelven después de pedírselo con insistencia. ¡Muy al contrario! Quien cumple su compromiso y es temeroso… Allah ama a los que Le temen. La verdad es que los que venden el pacto de Allah y sus juramentos a bajo precio, no tendrán parte en la Última Vida.
Allah no les hablará ni los mirará el Día del Levantamiento ni los purificará: Tienen un castigo doloroso. Y hay una parte de ellos que tergiversan el Libro con sus lenguas, para que creáis que lo que recitan es parte del Libro. Pero no es parte del Libro. Dicen: Esto viene de Allah; pero no es cierto que venga de Allah. Dicen una mentira contra Allah, a sabiendas. No cabe en un ser humano a quien Allah le ha dado el Libro, la Sabiduría y la Profecía, que diga a los hombres: Sed siervos míos en vez de siervos de Allah; sino más bien: Sed maestros, puesto que conocéis el Libro y (lo) estudiáis. Y no os ordena que toméis a los ángeles y a los Profetas como señores. ¿Os iba a ordenar la incredulidad después de haber sido musulmanes? Y (ten presente) el compromiso que Allah pidió a los Profetas:
Os damos parte de un Libro y de una Sabiduría, luego vendrá a vosotros un Mensajero que confirmará lo que tenéis; en él habréis de creer y le habréis de ayudar. Dijo: ¿Estáis de acuerdo y aceptáis, en estos términos, Mi pacto? Dijeron: Estamos de acuerdo.
Dijo: Dad testimonio, que Yo atestiguo con vosotros. Quien dé la espalda después de eso… Ésos son los que se salen del camino. ¿Acaso desearéis algo distinto a la práctica de Adoración aceptada por Allah, cuando todos los que están en los cielos y en la tierra están sometidos a Él, de grado o por fuerza, y a Él habéis de volver? Di: Creemos en Allah y en lo que se ha hecho descender para nosotros y en lo que se hizo descender sobre Ibrahim, Ismail, Ishaq, Yaqub y las Tribus, así como lo que le fue dado a Musa, a ‘Isa y a los Profetas, procedente de su Señor; no excluimos a unos y aceptamos a otros y a Él estamos sometidos. (Al Imraan 3:42-84)

Los versículos del Corán corroboran la mayor parte del contenido de los versículos de la Biblia respecto a la Navidad a excepción de las dos partes siguientes: “y será llamado Hijo del Altísimo” y “por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios”.

Las dos partes anteriores están sujetas a fuertes objeciones por parte de los musulmanes, que ofrecen una evidencia convincente y presentan argumentos razonables. Por ejemplo, el estado de María es de suma importancia. Es irónico que la Biblia no diga nada sobre este punto tan significativo.

¿Es María la esposa o concubina de Dios? Si es la madre de Dios o si Jesús es el hijo de Dios, ¿por qué no es ella una diosa? ¿Cómo puede un ser humano dar a luz a un dios que debe ser adorado por los demás seres humanos, incluida ella misma? ¿Por qué a ella no la adoraban al menos como la madre del Hijo de Dios?

¿Puede una relación sexual entre Dios y un ser humano ser tan libre y sin regular? Las religiones abrahámicas enseñan que la relación sexual no puede tener lugar fuera del matrimonio; de lo contrario será considerado un acto de fornicación o adulterio.

El matrimonio es un marco digno para la relación sexual. ¿Fue Dios tan indecente que fecundó a una mujer fuera del matrimonio, o se casó con ella? ¿Cómo puede Dios casarse o tener relaciones sexuales con uno de sus siervos?

El proceso a través del cual se hizo que María diera a luz a Jesús está desprovisto de contacto directo entre María y Dios. Tanto la Biblia como el Corán nos dicen que María quedó encinta extraordinariamente, sin intervención sexual, ni por parte de Dios ni de cualquier otra persona. ¿Cómo es que Jesús se le atribuye a Dios como un hijo?

La Biblia no hace mención de ninguna relación carnal. Sólo dice “el Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. Según el propio tenor literal de la Biblia, Jesús fue creado por el poder de Dios como todos nosotros.

Sobre el mecanismo del nacimiento de Jesús, más de una vez, el Corán dice que Jesús fue creado como un embrión por un (really? yo pondría soplo, va más con el versículo siguente…) en el vientre de María. En el Corán, leemos los versículos siguientes:

Y aquella que conservó su virginidad, insuflamos en ella parte de Nuestro espíritu e hicimos de ella y de su hijo un signo para todos los mundos. (Al-Anbiyaa 21:91)

Y Maryam, la hija de ‘Imrán, la que guardó su vientre, e insuflamos en él parte de Nuestro espíritu. Y la que creyó en la verdad de las palabras de su Señor y en Su Libro y fue de las obedientes. (At-Tahrim 66:12)

Mientras que Jesús tuvo un nacimiento (Navidad) milagroso, al nacer de una mujer sin un hombre, Eva tuvo un nacimiento igual de milagroso, al ser creada a partir de un hombre sólo y sin mujer. Adam tuvo una creación más milagrosa aún, al ser creado sin un varón como padre o una mujer como madre.

En este sentido, el Corán dice:

Verdaderamente ‘Isa, ante Allah, es como Adam. Lo creó de tierra y luego le dijo: ¡Sé! Y fue.
 (Al Imraan 3:59)

La misma Biblia se refiere a alguien que no es Dios como el padre de Jesús. En la Biblia, leemos: “El Señor Dios le dará el trono de David su padre.” Eso quiere decir que al parecer Jesús no puede tener a Dios y a David como padres. Está claro que este es un uso metafórico, figurado. Ni Dios ni David realmente pueden ser el padre de Jesús.

Del mismo modo, más de una vez, la Biblia se refiere a varias personas distintas de Jesús como hijos de Dios. En la Biblia, leemos: “Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito”. (Éxodo 4:22)

Hay muchos casos similares, como los siguientes versos: 2 Samuel 7:13-14, 1 Crónicas 22:10, Deuteronomio 14: 1, Romanos 8:19 y Salmos 2:7.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.