Comparación

El estatus de la madre en Islam

Madre e hijo

El Islam ordena bondad, respeto y obediencia a los padres, y específicamente enfatiza y da preferencia a la madre

El tratamiento de las mujeres en general y la elevada posición que la madre tiene en Islam en especial es una de las cosas más convincentes sobre el Islam.

Entre los ejemplos más claros que hay en Islam de honrar a las mujeres está el status de la madre en el Islam. El Islam ordena la bondad, el respeto y la obediencia a los padres y, específicamente, enfatiza y da preferencia a la madre, como se muestra en este artículo. Islam eleva a los padres a un estado mayor que en ninguna otra religión o ideología. El mandato de ser bondadoso con los padres empieza en el Corán. Allah dice:

Adorad a Allah sin asociar nada con Él y haced el bien a vuestros padres, … (An-Nisa ‘ 4:36)

La mención de la obediencia a los padres sigue inmediatamente después de la obediencia a Dios. Esto se repite a lo largo del Corán.

Tu Señor ha ordenado que no adoréis sino a Él y que seáis benévolos con los padres. Si uno de ellos o ambos alcanzan la vejez en su vida, no diles una palabra de desprecio, ni repelerlos, pero frente a ellos en términos de honor. Y por bondad, inferior a ellos el ala de la humildad y decir: “¡Señor ! Otórgales Tu Misericordia, incluso cuando me educaron siendo pequeño. (Al-Isra’ 17:23-24)

El gran erudito , Abu al-Faraj Ibn Al-Yawzi (m. 1201 dC) dijo:

Ser amable con los padres es: obedecerles cuando te piden que hagas algo, a menos que sea algo que Allah ha prohibido; dar prioridad a sus órdenes sobre los actos voluntarios de culto; abstenerse de aquello que prohíben; cubrir sus necesidades; servirles; acercarse a ellos con humildad y misericordia; no levantar la voz frente a ellos; no fijar su mirada en ellos; ni llamarlos por sus nombres y ser paciente con ellos. ( Ibn Al-Yawzi, Birr al-Walidayn)

El Corán hace hincapié en las fatigas que la madre pasa por su hijo, para poner de relieve la necesidad individual de devolver los sacrificios realizados por sus padres:

Hemos encomendado al hombre que trate bien a sus padres. Su madre lo llevó en el vientre fatiga tras fatiga y fue destetado a los dos años. Sé agradecido conmigo y con tus padres.A Mí has de volver. (Luqman 31:14)

El renombrado exegeta, Sheik Abdur-Rahman As-Sa’di (m. 1956), dice de este verso: {Y a su padres} significando, se amable con tus padres, derrama en ellos amor, afecto y piedad, tanto en palabras como en hechos, trátalos con humildad, provee para ellos y nunca les dañes ni verbal ni físicamente. […] Entonces, Allah menciona la razón por la que debemos ser amables con nuestros padres, cuando dice {Su madre le dio a luz entre los dolores de parto}, es decir, la madre dio a luz entre constante sufrimiento; con dolor y sufrimiento desde el primer momento que sintió al niño moverse en su seno hasta los peores dolores del parto. Y {su destete es de dos años}, es decir, durante estos dos años la madre amamanta a su hijo y se ocupa de él/ella. Así que después de todos los años de sufrimiento, las dificultades, el amor y la atención, ¿no podríamos, al menos, compensar en parte a nuestras madres por lo que han hecho por nosotros y devolverles sus derechos? (Taysir al-Karim al-Rahman fi Tafsir Kalam Al-Manan)
El Corán repite su mención a las fatigas en otro pasaje:

Y le hemos encomendado al hombre que haga el bien a sus padres. Su madre lo llevó en el vientre con fatiga, y con fatiga lo parió, durando su embarazo y la lactancia treinta meses. Y al alcanzar la madurez, tras haber llegado a los cuarenta años, dice: ¡Señor mío! Infunde en mí que te agradezca el beneficio con el que me has favorecido a mí y a mis padres y que lleve a cabo buenas acciones que sean de Tu agrado; y haz mi descendencia recta. En verdad a Ti me vuelvo y soy de los sometidos. (Al-Ahqaf 46:15)

La madre tiene más derechos que el padre

Aunque la primera parte de este versículo es una orden para hacer el bien a ambos padres, la segunda frase se refiere sólo a las dificultades sufridas por la madre, ya que son inevitables, y ningún niño puede nacer sin ellas. Toda madre tiene que pasar por los problemas del embarazo y los fuertes dolores del parto. En contraste con esto, no es necesario para un padre sufrir dificultades en la crianza y educación del niño si puede permitirse el lujo de pagar a alguien más por estos servicios. Es por esto que el Profeta (la paz y las bendiciones sean con él ) ha dado más derechos a la madre que a los demás. Según un hadiz dijo:

“Haz el bien y sirve a tu madre, después a tu madre, después a tu madre, después a tu padre, después a los parientes cercanos y después a los que vienen detrás de ellos. ” (Mazhari)

Durando su embarazo y la lactancia treinta meses. (Al-Ahqaf 46:15)

Esta frase también describe las dificultades sufridas por la madre por su bebé. Se señala que, incluso después de sufrir dificultades durante el embarazo y los severos dolores de parto, la madre no recibe respiro de fatigas, pues el alimento natural de los bebés está en sus pechos, y ella tiene que amamantarles. (Shafi, Ma`ariful Corán [Eng. Trans.] , Vol. 7, pp . 795-796 )

El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) acostumbraba a recordar a sus seguidores el status de la madre y la obligación de ser bondadoso con los padres. La siguiente narración es un bello ejemplo de la noble posición de la madre:

Un hombre se acercó al Profeta y dijo: ” Oh Mensajero de Allah! ¿Quién de entre la humanidad garantiza el mejor compañerismo para mí?”. Él respondió: “Tu madre”. El hombre preguntó: “Después, ¿quién?”. Él respondió: “Tu madre”. Entonces el hombre le preguntó: “Después, ¿quién?”. Entonces el Profeta respondió de nuevo: “Tu madre”. Entonces el hombre volvió a preguntar: “Después, ¿quién?” y él respondió: “Luego, tu padre”. (Al-Bujari y Muslim)

Al comentar este hadiz, Sheik Muhammad Ali Al-Hashimi señala:

Este hadiz confirma que el Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) dio prioridad al trato amable a la propia madre sobre el trato amable al padre (Al-Hashimi, el ideal Muslimah, IIPH 2005, p. 165)

Del mismo modo, Sheik Abdul-Aziz Ibn Baz (m. 1999) anterior Gran Mufti de Arabia Saudí, hace un comentario sobre este hadiz diciendo:
Así, que esto hace a la madre se le da un trato tres veces más amable que al padre. ( Majmu` Fatawa wa Maqalat Mutanawwi`ah )

También escribe :

El secreto de su importancia reside en la tremenda carga y la responsabilidad que recae sobre ella, y las dificultades que tiene que asumir, algunas de las cuales ni siquiera un hombre soporta. Esta es la razón de que de las obligaciones más importantes de una persona sea mostrar agradecimiento a la madre, y la amabilidad y la buena compañía para ella. Y en este asunto, se le debe dar prioridad sobre y por encima del padre […] y no tengo ninguna duda de que mi madre, que Allah derrame Su misericordia sobre ella, tuvo un enorme efecto sobre mí, al animarme a estudiar, y ella me ayudó en ello. Que Allah aumente en gran medida su recompensa y le recompense con la mejor de las recompensas por lo que hizo por mí. (Majmu’ Fatawa wa Maqalat Mutanawwi`ah)

El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) también dijo en una famosa narración:

“El paraíso se encuentra a los pies de la madre” (Ahmad, An- Nasai e Ibn Mayah)

¿Qué puede ser mayor evidencia de honra a las mujeres que esto? El Islam ha colocado efectivamente la recompensa final para los seres humanos en su devoción a sus madres.

Sheij Ibrahim Ibn Salih Al-Mahmud escribe:

Trata a tu madre de la mejor manera, a continuación, a tu padre; porque el paraíso está bajo los pies de la madre. Nunca desobedezcas a tus padres, ni hagas que se enojen, de lo contrario vivirás una vida desgraciada en este mundo y el más allá, y tus hijos te tratarán del mismo modo. Pide a tus padres con buenas maneras si necesitas algo. Siempre agradéceselo si te lo dan, y excúsalos si no lo hacen y nunca insistas si se niegan a darte algo. (Al-Mahmoud, Cómo ser bueno con los padres, p.40 )

Se relata de Talha Ibn Mu`awiyah As-Salami que dijo:

Fui al Profeta y le dije, “Oh Mensajero de Allah, quiero hacer el Yihad en el camino de Allah”. Me preguntó: “¿Está tu madre viva?”. Le respondí: “Sí”. El Profeta entonces dijo: “Aférrate a sus pies, porque el paraíso está ahí”. (At-Tabarani)

Sheij Nidhaam Sakkijihaa comenta:

Aferrarse a sus pies significa someterse a ella, estar cerca de ella, protegerla y servirla, porque ahí está el paraíso y con su satisfacción disfrutarás de las bendiciones de Allah. (Sakkijihaa, en honor a los padres, p . 52 )

El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) nos mostró la importancia de servir a los padres en la siguiente narración transmitida por Abdullah Ibn Mas’ud :

Le pregunté al Profeta: “Oh Mensajero de Allah, ¿cuál es la mejor acción?”. Él respondió: “La oración hecha en su tiempo”. Le pregunté: “¿Cuál es la siguiente?”. Él respondió: “Ser benevolente con los padres”. Le pregunté:”¿Cuál es la siguiente?”. Él respondió: ” Yihad por la causa de Allah”. (Al- Bujari y Muslim)

Al igual que el Profeta dijo que la bondad con los padres de uno era de las mejores acciones, también dijo que la desobediencia a ellos era uno de las principales faltas:
“Las faltas más grandes son asociar socios en la adoración a Allah, ser desobediente o poco amable con los padres, matar a alguien prohibido por Allah y el falso testimonio “. (Al-Bujari)

Incluso después del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él ), los eruditos musulmanes continuaron subrayando la importancia de ser consciente de los deberes con la propia madre. Mediante el examen de la conducta y las enseñanzas de los primeros eruditos musulmanes, se puede ver cómo los destinatarios directos del mensaje islámico entendieron el comando de ser conscientes de sus deberes para con los padres. Su comportamiento con sus padres muestra a los musulmanes cómo deben ponerse en práctica las enseñanzas del profeta para honrar a los padres.

‘Abdullah Ibn Abbas (m. 687 dC), un compañero del Profeta y un gran estudioso del Islam, consideraba el tratamiento amable con la madre como la mejor acción para el fortalecimiento o la rectificación de la relación de uno mismo con Dios. Él dijo:

No conozco ninguna otra acción que acerque a las personas a Allah que el trato amable y respeto hacia la madre. (Al- Bujari, Al-Adab Al-Mufrad, 1/45)

Un ejemplo aún más importante se encuentra en la declaración de otro de los compañeros del Profeta, ‘Abdullah Ibn ‘Umar (m. 692 dC ), que también era un gran estudioso del Islam. Se ha relatado que:

‘Abdullah Ibn ‘Umar vio a un hombre yemení realizar Tawaf (circunvalar la Kaaba) mientras cargaba con su madre en la espalda. Este hombre le dijo a ‘Abdullah Ibn ‘Umar: “¡Soy como un camello domesticado para ella! La he llevado más de lo que me llevó a mí. ¿Crees que se lo he devuelto, oh Ibn ‘Umar? “Respondió ‘Abdullah Ibn ‘Umar: “No, ¡ni siquiera una contracción!” (Al-Bujari, Al- Adab al-Mufrad, 1/62 )

Los esfuerzos de un hombre que lleva a su madre en la espalda mientras realiza el tawaf ni siquiera pueden equipararse a una sola contracción sufrida por su madre. Sabia, de hecho, fue la respuesta de Ibn ‘Umar a este hombre para mostrarle lo inmensa que era su deuda con su madre. ¡Éste es el gran valor y la posición de prestigio de las madres en el Islam!

Sin embargo, otro ejemplo se encuentra en la siguiente profecía del profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él):

Vendrá a ti, con refuerzos de Yemen, un hombre llamado Ibn `Amir Uwais del clan de Murad de la tribu de Corán. Tenía lepra, pero se ha curado de la misma a excepción de un punto del tamaño de una moneda. Él tiene una madre y él siempre la ha tratado con amabilidad y respeto. Si le suplica a Allah, Allah cumplirá su deseo. Si le puedes pedir que pida perdón por ti, hazlo. (Muslim 16/95)

De hecho, más adelante, ‘Umar Ibn al-Jattab se reunió con Uwais, que era exactamente como el Profeta describe, y tras la petición de ‘Umar, Uwais pidió por él.

Al comentar sobre esta narración, Sheik Muhammad Ali Al-Hashimi escribe:

Tal era el estado alcanzado por Uwais en virtud de su amabilidad y respeto hacia su madre, que el Profeta recomendó a sus Sahaba (Compañeros) buscarle y pedirle que pidiera por ellos.

Todo esto indica el alto rango al que el Islam ha elevado la posición de la maternidad, y la prioridad de la madre sobre el padre. Al mismo tiempo, el Islam ha dado importancia a ambos padres, y ha ordenado la bondad y el respeto a ambos. (Al-Hashimi, el ideal Muslimah, IIPH 2005, p. 167)

Tan grande fue el énfasis islámico en los padres, que los musulmanes consideran una gran oportunidad de alcanzar el Paraíso el servicio a la propia madre. Iyas Ibn Muawiya fue un famoso erudito islámico de la segunda generación de musulmanes. Cuando su madre murió, Iyas Ibn Muawiya lloró. Se le preguntó: “¿Por qué lloras?”. Él dijo: “Yo tenía dos puertas abiertas al paraíso, ahora una de ellas se ha cerrado”.

Zayn al-`Abidin (m. 713 CE) fue el bisnieto del profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) y también un reconocido estudioso. Acostumbraba a tratar a su madre con tanta bondad y amor como se ve en la siguiente narración:

Una vez se le preguntó: “Eres la persona más amable con su madre, sin embargo, nunca te he visto comer con ella de un solo plato”. Él respondió: “Temo que mi mano tome lo que sus ojos ya han visto en el plato y entonces estaría desobedeciéndole”. (Al-Tartushi, Birr al-Walidayn)

En otras palabras, era tan cuidadoso de no desobedecer a su madre que incluso evitaba comer del mismo plato que ella. Él pensó que ella podría ver un bocado y tener intención de cogerlo, pero antes de que lo hiciera, él, sin saberlo, podría tomar el mismo bocado y comérselo. Esto es lo escrupuloso que era para obedecer a su madre hasta en los más mínimos detalles.
Otro erudito islámico, Sa’id Bin Al-Musayyib (m. 709 dC), fue preguntado sobre el significado del verso:

Sino que háblales con buenas palabras. (Al-Isra’ 17:23)

Sa’id Ibn Al-Musayyib respondió:

Esto significa que debes dirigirte a ellos como un alumno se dirige a su maestro.

Muhammad Ibn Sirin (m. 729 CE) se dirigía a su madre voz muy suave, por respeto a ella. También se le veía a menudo en su compañía y cuidar de ella. (Ibn al-Yawzi, Birr al-Walidayn)

Todo esto muestra cómo el status de las madres, y en consecuencia el de las mujeres, es elevado a la más alta posición en Islam. El honor que el Islam ha dado a las madres está más allá del que podemos encontrar en cualquier otra religión, ideología o cultura. Esta es una prueba clara de la noble condición de las mujeres musulmanas.

Related Post