Los profetas más importantes en el Cristianismo y en Islam: El Profeta Job

Profeta Job

La versión bíblica de la historia del Profeta Job es ligeramente diferente de la del Corán

El profeta Job era un siervo de Dios y un profeta, y se le presenta como ejemplo de esclavo paciente de Dios tanto en la Biblia como en el Corán.

Aunque el cristianismo y el Islam coinciden en los acontecimientos básicos de la historia del Profeta Job, la versión bíblica de esta historia es ligeramente diferente de la coránica. Desafortunadamente, la Biblia da unos detalles que no son atribuibles al carácter de Job, uno de los más importantes profetas.

El Profeta Job en el cristianismo

En la Biblia, el Antiguo Testamento contiene un libro entero con el nombre del Profeta Job que comprende 42 capítulos, todos los cuales tratan de su historia.

Aunque la versión bíblica de esta historia coincide esencialmente con su equivalente coránica, la primera es mucho más elaborada y da detalles que no concuerdan con la vida de un profeta como Job.

Por ejemplo, la Biblia nos dice que los hijos del Profeta Job bebían vino, a pesar de que la Biblia prohíbe beber vino (Efesios 5:18). En el Antiguo Testamento leemos:

Y un día aconteció que sus hijos é hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, y vino un mensajero á Job, que le dijo […] (Job 1: 13-22)

En varios fragmentos del Libro de Job, la Biblia nos informa que Job hizo declaraciones y realizó actos que contradicen la paciencia por la cual es conocido.

Por ejemplo, el Nuevo Testamento afirma que a veces parecía impaciente, sobre todo al oír noticias sobre la muerte de sus hijos. Relata que se rasgó la ropa y se afeitó el pelo. Leemos:

Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; y he aquí un gran viento que vino del lado del desierto, é hirió las cuatro esquinas de la casa, y cayó sobre los mozos, y murieron; y solamente escapé yo solo para traerte las nuevas. Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y trasquiló su cabeza, y cayendo en tierra adoró (Job 1: 18-20)

También leemos:

“Después de esto abrió Job su boca, y maldijo su día. Y exclamó Job, y dijo: Perezca el día en que yo nací, Y la noche que se dijo: Varón es concebido”. (Job 3: 1-3)

El Profeta Job (Ayyub) en el Islam

En el Islam, el Profeta Ayyub es retratado como un modelo de paciencia. El Corán narra su historia brevemente para evitar la redundancia. Es notable que, a diferencia de la Biblia, la versión coránica de la historia del Profeta Ayyub está desprovista de cualquier cosa contraria a su integridad como profeta.

Leemos:

Y Ayyub cuando imploró a su Señor: El mal me ha tocado pero Tú eres el más Misericordioso de los misericordiosos. Y le respondimos apartando de él el mal que tenía. Y le devolvimos a su familia dándole además otro tanto, como misericordia de Nuestra parte y recuerdo para los adoradores. (Al-Anbiya 21: 83-84)

También leemos:

Y recuerda a Nuestro siervo Ayyub cuando clamó a su Señor: ¡El Shaytán me ha tocado con enfermedad y padecimiento! Golpea el suelo con tus pies y tendrás agua fresca para lavarte y bebida. Y le concedimos que recuperara a su familia y otro tanto más con ellos, como misericordia procedente de Nos y recuerdo para los que saben reconocer lo esencial. Toma en tu mano un haz de ramas y golpea con él para que así no perjures. Es verdad que lo hallamos paciente. ¡Qué excelente siervo! Él se volvía mucho (a su Señor). (Saad 38: 41-44)


Referencias:

  1. El Glorioso Corán
  2. La Santa Biblia

Related Post