Los padres en el Islam

RECIBIR A RAMADÁN

Ramadán

El mes de Ramadán es un noble invitado, que llegará a millones de musulmanes en pocos días.

Un noble invitado

Allah, Glorificado y Exaltado, no hace perderse la recompensa de quien hace el bien.
Una de las señales de un Iman (creencia) bien afianzado y completo es la buena recepción y la generosidad con el invitado.

El Profeta, paz y bendiciones de Allah con él, dijo:
Quien crea en Allah y en el Último Día que trate con generosidad a su huésped. Y quien crea en Allah y en el Último Día que mantenga los lazos de parentesco. Y quien crea en Allah y en el Último Día que hable el bien o guarde silencio”.
(Hadiz de los Sahihain)

Dentro de pocos días llegará a todos los musulmanes un invitado noble, que viene de parte del más Generoso de los generosos. Que es merecedor de todos los honores y de toda la generosidad. Y que exige un tratamiento de bienvenida y de acogida. Ese invitado no es otro que el mes de Ramadán Bendecido, al que los creyentes están anhelantes de recibir durante todo un año llenos de paciencia. Pues, cuando llega el mes de Ramadán, vienen con él aperturas del Señor de los mundos y le acompañan, cuando llega, multitud de bendiciones y bienes procedentes de Allah. Y se disipan con su llegada muchos males.
Así pues, los musulmanes se preparan para recibir a este huésped que está a punto de llegar, purificándose de los males, los apetitos y la obediencia a las pasiones, así como de la preferencia de este mundo por encima de la próxima vida, de la vanidad –‘Ujb-, y de otros defectos que no ven ni perciben en sí mismos más que aquellos que han dejado de ocuparse de los defectos ajenos y aquellos a quienes Allah, Glorificado y Exaltado, quiere favorecer y guiar rectamente.

Se abren las las puertas de la misericordia

Las puertas de la misericordia, el perdón y los dones de Allah se abren ante nosotros en pocos días.

Preparémonos todos para entrar en la presencia y misericordia de Allah repleta de bendiciones, por medio de una Tawba sincera, volviéndonos a Allah completamente y con sinceridad. Y apartándonos de las tendencias de nuestro nafs (ego). Y abandonando la sumisión a los apetitos.

El mes de Ramadán es un mes de generosidad. De amplitud en el dar y el gastar.

El Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él, era el más generoso de los hombres y era más generoso que nunca cuando llegaba el mes de Ramadán.

El ayuno es educación: física, espiritual y material. Hace sentir el hambre que sienten los hambrientos al musulmán al que no le falta de nada normalmente. Y para los creyentes que tienen poco, es un alivio. Y siempre Allah, Glorificado y Exaltado, les da con qué romper el ayuno.

Dijo el Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él: “Quien da de comer a uno que ayuna (para romper el ayuno) tiene la misma recompensa que él, sin quitarle por ello la recompensa al que ayuna”.
(Hadiz recopilado por Tirmidhi)

El ayuno también entrena y enseña al creyente a mejorar sus buenas cualidades de carácter, puesto que ha de mantener una buena conducta mientras ayuna.

En un hadiz que narra Abu Huraira, que Allah esté satisfecho con él, y que recogen en sus Sahihain (de autenticidad demostrada) tanto Imam Bujari como Imam Muslim, que Allah esté complacido con ellos, dijo el Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él:
Quien empiece un día ayunando que no diga palabras groseras, ni discuta, ni caiga en la ignorancia. Y si una persona le insulta o se enfrenta a él, que diga: “Estoy ayunando, estoy ayunando””.

El mes de Sha´bán, que precede a Ramadán

Estamos en el mes que recibe a Ramadán. Un mes también con mucha bendición y mérito. Estamos en el mes de Sha´bán. El ayuno en este mes es muy recomendable; y conocemos, por medio de varios ahadiz (los hadices: transmisiones) auténticos que el Mensajero, paz y bendiciones de Allah con él, solía ayunar casi todos los días del mes de Sha´bán. Como relata Aisha, que Allah esté satisfecho con ella.

El noble sahabi (compañero) Anas Ibn Malik, que Allah esté complacido con ambos, relata que se le preguntó al Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él: “¿Qué ayuno es el más meritorio después del ayuno de Ramadán?”. Respondió: “El ayuno de Sha´bán en honor a Ramadán”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.