La verdad sobre la vida de Jesús (2)

vida Jesús

El Islam afirma enfáticamente que ni Jesús ni ningún otro ser humano podrían ser Dios.

2. Segunda parte del artículo titulado: La verdad sobre la vida de Jesús

Por: Faten Sabri

 

Dios ayudó a Jesús y lo libró del daño de sus enemigos

– «Veamos si es cierto lo que dice y comprobemos en qué va a parar su vida. Si el bueno es realmente hijo de Dios, Dios lo ayudará y lo librará de las manos de sus enemigos«. (Sabiduría de Salomón 2: 17-18)

– «Socórreme y líbrame en tu justicia; inclina tu oído y sálvame. Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente. Tú has dado mandamiento para salvarme, Porque tú eres mi roca y mi fortaleza. Dios mío, líbrame de la mano del impío, de la mano del perverso y violento«. (Salmos 71: 2 – 4)

Cuando dijo Allah?*: ¡Jesús! Voy a llevarte y a elevarte hacia Mí y voy a poner tu pureza a salvo de los que no creen. Hasta el día del Levantamiento consideraré a los que te hayan seguido por encima de los que se hayan negado a creer, luego volveréis a Mí y juzgaré entre vosotros sobre aquello en lo que discrepabais”. (Corán, Surat Al Imran, 3:55)

– «Este pobre clamó, y le oyó Dios, Y lo libró de todas sus angustias. El ángel de Dios acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende. Gustad, y ved que es bueno Dios; Dichoso el hombre que confía en él.» (Salmos 34: 6-8)

– «Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.» (Hebreos 5: 7)

– «El guarda todos sus huesos; Ni uno de ellos será quebrantado.» (Salmos 34:20)

 

El Señor lo mantuvo vivo

– «Bienaventurado el que piensa en el pobre; En el día malo lo librará Dios. Dios lo guardará, y le dará vida; Será bienaventurado en la tierra, y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos.» (Salmos 41: 1-2)

«Sino que Allah lo elevó hacia Sí, Allah es Poderoso y Sabio.» (Corán, Surat An Nisaa, 4: 158,)

Jesús fue agradecido con su Señor

– «Jesús le dice: ‘¿No te he dicho que, si creyeres, verás la gloria de Dios?’ Entonces quitaron la piedra de donde el muerto había sido puesto. Y Jesús, alzando los ojos arriba, dijo: ‘Padre, gracias te doy que me has oído.’ » (Juan 11:40:41)

El traidor se arrepintió y sufrió las consecuencias de su pecado

Aunque muchos cristianos creen que las palabras mencionadas en el texto a continuación fueron dichas por Jesús, los musulmanes insisten en que este versículo bíblico no puede referirse a Jesucristo, pues él fue honrado por su Señor. Y quien merece esta mala situación, no puede ser otro que el traidor.

– «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Lejos estás para salvarme, lejos de mis palabras de lamento. Dios mío, clamo de día y no me respondes; clamo de noche y no hallo reposo. Pero tú eres santo, tú eres rey, ¡tú eres la alabanza de Israel! En ti confiaron nuestros padres; confiaron, y tú los libraste; a ti clamaron, y tú los salvaste; se apoyaron en ti, y no los defraudaste. Pero yo, gusano soy y no hombre; la gente se burla de mí, el pueblo me desprecia. Cuantos me ven, se ríen de mí; lanzan insultos, meneando la cabeza: «Este confía en el Señor, ¡pues que el Señor lo ponga a salvo! Ya que en él se deleita, ¡que sea él quien lo libre!» Pero tú me sacaste del vientre materno; me hiciste reposar confiado en el regazo de mi madre. Fui puesto a tu cuidado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre mi Dios eres tú. No te alejes de mí, porque la angustia está cerca y no hay nadie que me ayude.» (Salmos 22: 1-11)

 

Fuera de Dios no hay salvador

– «[Porque Dios dijo:] ‘Yo, yo Dios, y fuera de mí no hay quien salve.’» (Isaías 43:11)

¿Acaso no se Le debe a Allah la Adoración exclusiva?
Los que han tomado protectores fuera de Él, (dicen):
Sólo los adoramos para que nos den proximidad a Allah.
Allah juzgará entre ellos sobre aquello en lo que tenían diferencias.
Allah no guía a quien es mentiroso e ingrato”. (Corán, Surat Az-Zumar, 39: 3)

 

Fuera de Dios no hay otro dios

– «Yo soy Dios, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Dios, y ninguno más que yo.» (Isaías 45: 5-6)

«Adoran fuera de Allah lo que ni les daña ni les beneficia y dicen: Estos son nuestros intercesores ante Allah.
Di: ¿Vais a decirle a Allah algo que Él no sepa en los cielos y en la tierra? ¡Lejos está en Su gloria de lo que Le asocian!» (Corán, Surat Yunus, 10: 18)

 

Jesús confirmó su servidumbre a Dios

– «Oh Dios, ciertamente yo soy tu siervo, siervo tuyo soy, hijo de tu sierva; Tú has roto mis prisiones.» (Salmos 116: 16)

– «Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.» (Juan 20:17)

– «[Jesús] dijo: ‘En verdad, soy un siervo de Dios. Él me ha entregado la revelación y ha hecho de mí un profeta.’» (Corán, Surat Mariam, 19: 30)

El creyente puede entender que, si Dios pudo crear a Adán del polvo, sin un padre y una madre, pudo crear fácilmente a Jesús sin un padre.

«Verdaderamente Isa, ante Allah, es como Adán.
Lo creó de tierra y luego le dijo: ¡Sé! Y fue.» (Corán, Surat Al Imran, 3:59)

 

La ley de Moisés debe ser cumplida

«E hicimos que, tras ellos, siguiendo sus huellas, viniera Jesús, hijo de María, confirmando aquello que ya estaba en la Torá.
Y le dimos el Evangelio en el que había guía, luz y una confirmación de lo que ya estaba en la Torá, así como guía y amonestación para los temerosos.» (Corán, Surat An Ma’idah, 5:46)

– «[Así que Jesús] les dijo: ‘Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.’» (Lucas 24:44)

«Decid: Creemos en Allah, en lo que se nos ha hecho descender, en lo que se hizo descender a Ibrahim, Ismail, Ishaq, Yaqub y a las Tribus, en lo que le fue dado a Musa y Jesús y en lo que le fue dado a los profetas procedente de su Señor.
No hacemos distinciones entre ninguno de ellos* y estamos sometidos a Él».
*[En cuanto a creer en unos sí y en otros no.]». (Corán, Surat Al Baqarah, 2: 136)

 

Jesús condenará a su pueblo

– «[Porque Jesús dijo:] ‘Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores del mal.’ » (Mateo 7:22 – 23)

– “Y cuando Allah dijo: ¡Jesús, hijo de María! ¿Has dicho tú a los hombres: Tomadme a mí y a mi madre como dioses aparte de Allah?
Dijo: ¡Gloria a Ti! ¡No me pertenece decir aquello a lo que no tengo derecho! Si lo hubiera dicho, Tú ya lo sabrías. Tú sabes lo que hay en mí, pero yo no sé lo que hay en Ti. Es cierto que Tú eres el Conocedor de lo más recóndito”. (Corán, Surat Al Ma’idah, 5: 116-117)

 

El día en que ningún otro dios, excepto Allah, el Creador, pueda ayudar a la gente

– «Y dirá: ‘¿Dónde están sus dioses, la roca en que se refugiaban; que comían la grosura de sus sacrificios, Y bebían el vino de sus libaciones? Levántense, que os ayuden Y os defiendan. Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.’» (Deuteronomio 32:37 39)

«Y el día en que diga: Llamad a Mis asociados, ésos que pretendíais. Los llamarán pero no les responderán y pondremos entre ellos una barrera. Y los que hayan hecho el mal verán el Fuego y sabrán que irán a caer en él, pero no encontrarán cómo escapar”. (Corán, Surat Al Kahf, 18: 52-53)

 

Adorar a un solo Dios fue el elemento principal del mensaje de Jesús

– «Jesús le respondió: ‘El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.’ » (Marcos 12:29)

– «Entonces Jesús le dijo: ‘Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.’» (Mateo 4:10)

– «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.» (Juan 17: 3)

Y verdaderamente Allah es mi Señor y el vuestro, adoradlo pues. Este es un camino recto”. (Corán, Surat Mariam, 19:36)

 

El Profeta Muhammad le recordó al mundo el mensaje de Jesús.

«(Jesús dijo): Y verdaderamente Allah es mi Señor y el vuestro, adoradlo pues. Este es un camino recto”. (Corán, Surat Al Imran, 3:51)

«Di [Oh Profeta]: No soy mas que un ser humano como vosotros, me ha sido inspirado que vuestro dios es un Dios Único; así pues, el que espere el encuentro con su Señor que actúe con rectitud y que al adorar a su Señor no Le asocie a nadie.» (Corán, Surat Al Kahf, 18: 110)

En la historia de algunas religiones que precedieron al cristianismo, se encontró que algunos héroes fueron considerados dioses. Lo que se creía sobre Krishna por los hindúes, Buda por los antiguos egipcios, Baco por los griegos, Baal por los babilonios y Adonis por los sirios, lo creyeron también sorprendentemente los cristianos acerca de Jesús.
La religión del Islam ha liberado a sus seguidores de tales supersticiones. Rechazó la doctrina de la encarnación y de la encarnación de Dios en la unión con cualquier otra criatura.

El Islam afirma enfáticamente que ni Jesús ni ningún otro ser humano podrían ser Dios. El Islam afirma que no se puede culpar a los humanos por los pecados que no cometieron, ni pueden obtener la salvación por no intentar ser buenos. La vida de uno es una prueba y cada alma es responsable de sus propias acciones, y las personas nacen libres de pecados; es solo después de alcanzar la edad de la pubertad o madurez que son responsables de sus malas acciones.

El Creador envió el mismo mensaje a los profetas de todas las naciones (desde la época de Adán). Un mensaje simple y directo y una condición para la salvación: ‘creer en un solo Dios y unificarlo en la adoración’. Cada Profeta era el camino para que sus seguidores en su tiempo obtuvieran la salvación, y eso se lograba siguiendo sus enseñanzas; adorar como lo hace el Profeta, no adorar al Profeta mismo, o a cualquier otra cosa. Este es el mensaje del Islam, que comenzó con el Profeta Adán y se completó con el Profeta Muhammad.

 

*Allah es el nombre propio Árabe que se aplica al Dios verdadero. Los musulmanes, judíos y cristianos en el Oriente Medio utilizan la palabra Allah para hacer referencia a Dios.

 

Sobre la autora:
Faten Sabri (1973) es una pensadora musulmána jordana. Es conocida por su interacción frecuente con diferentes culturas y religiones ya que habla diferentes idiomas. Estudió religión comparativa, lo que que le permite hablar sobre temas controvertidos en el Islam con quienes están interesados por la verdad y con pensadores libres. Ha escrito libros sobre el mensaje del Islam, el concepto original de Dios y Jesucristo en el Islam, y escribe artículos de forma mensual en revistas internacionales. Estos libros y artículos han sido traducidos y distribuidos en más de 9 idiomas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.