El sagrado mes de Ramadán

Una breve guía de Ramadán y el ayuno

ramadán ayuno

Ramadán es el mes de la transformación positiva

Por equipo editorial

¿Qué es el Ramadán y cómo ayunan los musulmanes?

Ramadán es el noveno mes del calendario lunar islámico, durante el cual los musulmanes de todo el mundo pasan las horas del día (desde el amanecer hasta la puesta del sol) en ayuno completo.

Durante las horas del día de todo el mes sagrado del Ramadán, los musulmanes de todo el mundo se abstienen de comer, beber, mantener relaciones sexuales y del maltrato físico o verbal. De hecho, el ayuno es mucho más que abstenerse de comer y beber. Es un tiempo para la purificación del alma y el desarrollo de la conciencia de Dios y el autocontrol.

Abu Hurairah narró: El Mensajero de Dios dijo: “El ayuno es un escudo. Por lo tanto, la persona que ayuna debe evitar las relaciones sexuales con su esposa y no debe comportarse de manera obtusa y descarada, y si alguien se pelea con él o abusa de él, debe decirle dos veces, ‘estoy ayunando'”. El Profeta agregó: “Por Aquel en cuyas manos está mi alma, el aliento de una persona que ayuna es mejor ante los ojos de Dios que el olor a almizcle. (Dios dice acerca de la persona que ayuna), ‘Ha dejado su comida, bebida y deseos por mi causa. El ayuno es para mí. Así que voy a recompensar (a la persona que ayuna) por ello, y la recompensa de las buenas acciones se multiplica diez veces'”. (Al-Bujari)

¿Es obligatorio el ayuno durante el Ramadán?

El ayuno durante todo el Ramadán es el cuarto de los cinco pilares del Islam. Por lo tanto, es obligatorio para todo adulto, musulmán, cuerdo y responsable de llevar a cabo el ayuno durante todo el Ramadán.

Talha bin `Ubaidullah narró: Un beduino con el pelo revuelto se acercó al Mensajero de Dios y dijo: “¡Oh Mensajero de Dios! Infórmame sobre lo que Dios ha hecho obligatorio para mí en cuanto a oraciones”. Él respondió: “..Has de ofrecer a la perfección las cinco oraciones obligatorias en el día y la noche (24 horas), a menos que quieras recar nawafil (oraciones voluntarias) “El beduino preguntó además: “Infórmame sobre lo que Dios ha hecho obligatorio para mí en lo que respecta ayuno”. Él respondió: “Has de ayunar durante todo el mes de Ramadán, si no quiere ayunar más como nawafil (ayuno voluntario)”. El beduino asimismo, se preguntó: “Dime cuánto Zakat me ha ordenado Allah”. Entonces el Mensajero de Dios le informó acerca de todas las normas (es decir fundamentos del Islam). El beduino dijo entonces: “Por Aquel que te ha honrado, ni voy a realizar cualquier nawafil ni voy a disminuir lo que Dios me ha ordenado. El Mensajero de Dios dijo: “Si él está diciendo la verdad, tendrá éxito (o se le otorgará el paraíso)”. (Al-Bujari)

¿Qué pasa si un musulmán no puede ayunar durante Ramadán?

Hay pocas excepciones temporales y permanentes a la regla. Los musulmanes que no pueden ayunar por razones temporales, como la menstruación, embarazadas, lactantes y mujeres confinadas, así como los enfermos y los viajeros, han de compensar los días durante los cuales hayan roto el ayuno en cualquier momento después de Ramadán.

Aquellos musulmanes que no pueden ayunar por razones permanentes, como los ancianos y los enfermos, deben pagar una compensación, como puede ser la alimentación de una persona pobre dándole una comida abundante para comer por cada día de Ramadán en el que ha roto el ayuno.

En cuanto a un musulmán que no ayune durante el Ramadán aunque pueda hacerlo, para compensar el día en el que ha roto el ayuno y, en el caso de las relaciones sexuales, incluso para hacer expiación ha de liberar un esclavo, o ayunar durante dos meses consecutivos sin rotura o alimentar a sesenta pobres, respectivamente.

Un musulmán que no ayuna durante todo el Ramadán o no cree que el ayuno es obligatorio no se puede considerar musulmán.

Los siguientes versículos tratan sobre las reglas del ayuno durante el Ramadán:

Por un determinado número de días, fijados para ello.
Pero el que esté enfermo o de viaje, podrá hacerlo, en igual número, otros días.
Y los que pudiendo ayunar (no lo hagan o interrumpan su ayuno) que alimenten, como exención, a unos pobres…

Quien de vosotros vea el mes, que ayune, y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días. Allah quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil, … (Al-Baqarah 2: 184-185)

¿Cuáles son los beneficios del ayuno?

El ayuno puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y diabetes e incluso cáncer. El ayuno, de hecho, mejora la sensibilidad a la insulina. Cuando las células son sensibles a los efectos de la insulina, realizan mucho mejor el trabajo de modular los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas y esto facilita la tarea y protege el páncreas. La pérdida de la sensibilidad a la insulina es un factor de riesgo de padecer una enfermedad cardíaca o diabetes.

El ayuno también reduce el estrés oxidativo y la inflamación en las células. Muchos teorizan que esto ayuda a prevenir y reparar el daño del ADN que podría derivar en cáncer. Incluso hay algunas investigaciones que sugieren que el ayuno reduce los pequeños relojes que hacen tictac dentro de nuestras mitocondrias y la senescencia de disparo, o el envejecimiento. En otras palabras, el ayuno puede ayudarnos a vivir más tiempo, manteniendo nuestros órganos jóvenes.

En el Corán, Dios dice:

Y que ayunéis es mejor para vosotros, si sabéis. (Al-Baqarah 2: 184)

¿El ayuno es un acto puramente de islámico?

El ayuno como acto de adoración no fue inventado por el Islam. Fue más bien impuesto por los mensajes divinos anteriores. En el Corán, Dios dice:

¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron. ¡Ojalá tengáis temor (de Allah)! (Al-Baqarah 2: 183)

El ayuno ya existía en el Antiguo Testamento. Leemos: ” Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento”. (Joel 2:12)

No sólo el ayuno, sino también la sinceridad en el ayuno está ordenada en el Nuevo Testamento. Leemos: “Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.
Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”(Mateo 6: 16-18)

¿El ayuno es el único acto de adoración de Ramadán?

Aunque el ayuno es el acto de adoración más notable de Ramadán, hay otros actos de adoración que hacer en Ramadán, por lo que, excluyendo los demás otros meses, puede llamarse “el mes de la adoración”.

A diferencia de los otros meses del año, el Ramadán involucra a todos los actos de adoración que se pueden hacer en cualquier momento durante el año. Abarca, entre otros actos de adoración, todos los pilares del Islam después del testimonio de fe. Comprende la oración, el zakat, el ayuno y la peregrinación menor voluntaria, lo que equivale a la gran peregrinación.

Otros actos de adoración por hacer en Ramadán son la recitación del Corán, alimentar a los hambrientos, la súplica, el recuerdo frecuente de Dios, y I`tikaf (retiro).

¿Por qué ayunan los musulmanes?

El ayuno desarrolla nuestra capacidad de autocontrol, dominio de uno mismo, auto-negación y auto-mejora, acerca al musulmán a Dios al aumentar su conciencia de Dios, inspira la caridad, la generosidad y simpatía con el sufrimiento de los demás y recuerda la grandeza de las bendiciones de Dios.

¿Cuáles son los méritos de Ramadán?

A diferencia de cualquier otro mes, el mes sagrado del Ramadán tiene muchos méritos exclusivos, que incluyen, pero no se limitan, a lo siguiente:

(1) Es el mes de ayuno, es decir, es el único mes en el que el ayuno se hizo obligatorio.
(2) Es el mes durante el cual el Corán fue revelado.
(3) Es el único mes en el que se abren las puertas del paraíso, las puertas del infierno se cierran y los demonios son encadenados.
(4) Incluye Laylatul-Qadr (la Noche del Poder), que es mejor que mil meses.
(5) Es el mes donde se multiplica infinitamente la recompensa por las buenas acciones.
(6) Es el único mes en el que el Corán se lee con frecuencia, de memoria y de principio a fin.
(7) Es el mes de la caridad para los que se dan ciertas limosnas obligatorias y voluntarias, y la caridad abunda en general.
(8) Es el único mes en que se ofrecen las oraciones de Tarawih y Tahajjud.
(9) Es el único mes en el que se puede conseguir el premio por alimentar a una persona en ayunas.
(10) Es el único mes donde la `Umrah (peregrinación menor) tiene una gran recompensa, que es equivalente al Hayy (peregrinación mayor).
(11) Es el único mes en el que se recomienda I`tikaf (retiro religioso).

¿Cuál es la recompensa por la adoración a lo largo de Ramadán?

La recompensa por ayunar en Ramadán es el perdón de los pecados pasados. Abu Hurairah narró que el Profeta Muhammad dijo: “A quien ayune durante el mes del Ramadán con fe sincera y con la esperanza de alcanzar la recompensa de Dios le serán perdonados todos sus pecados pasados” (Al-Bujari)

Los pecados del pasado también se expían si se pasa la Noche del Poder en oración. El profeta Muhámmad dijo: “A quien pasa la noche del poder rezando con fe sincera y con la esperanza de alcanzar la recompensa de Dios le serán perdonados todos sus pecados pasados” (Al-Bujari)

Ramadán conduce al paraíso. Abu Hurairah narró que el Profeta Muhammad dijo: “Cuando el mes de Ramadán se inicia, se abren las puertas del paraíso, las puertas del infierno del fuego se cierran y los demonios son encadenados”. (Al-Bujari)

_________

referencias:

1- El Corán (Sahih Internacional de la Traducción)

2- Sahih Al-Bujari

3- La Santa Biblia (Visita biblegateway.com)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.