La virgen Maria
Thu, 25 Jul 2024

El principio del mes de Muharram

Desierto Arabia

La emigración de Muhammad a Medina marcó un nuevo comienzo

Sobre la Hiyrah.

El mes de Muharram está a punto de empezar y, con él, empezará un año nuevo del calendario islámico.

Y recordaremos entonces el gran evento de la Hégira (Hiyrah).

Y muchas enseñanzas se pueden obtener de ella. Y deberíamos buscarlos, especialmente en tiempos de circunstancias difíciles.

Las gentes de la tribu de Quraish, de Makkah, habían decidido juntos eliminar el Islam; entonces decidieron: capturar, expulsar o matar al Profeta Muhammad, que Allah le dé Su gracia y paz.

Sin embargo, Allah lo protegió de ellos, lo que le permitió llevar a cabo su misión hasta el final.

Y así es como Allah protegió a los creyentes después de él, que Allah le bendiga y le conceda paz.

Él dice en el Corán:

Cuando los que se niegan a creer urdieron en tu contra, para apresarte, para matarte o para expulsarte. Ellos maquinaban y Allah maquinó. Y Allah es el mejor de los que planean”. (Surat al Anfal, 8:30)

La emigración del Profeta y de sus compañeros nos muestra que la fuerza de una comunidad radica en la sinceridad por Allah, en la sumisión total a Él y en la unidad de los musulmanes en el reconocimiento de Su unidad y el seguimiento de Sus mandatos. Es evidente que tan pronto como nos alejamos de eso, las consecuencias son: debilidad y derrota.

Si estudias las etapas de la comunidad musulmana y reflexionas sobre ellas, encontrarás que una realidad se repite: cada vez que los musulmanes caen en la dispersión y la derrota, se debe a su abandono de las enseñanzas correctas del Islam o a una negligencia hacia él. Debido a no tomarlo en serio y, a menudo junto con el aumento de los medios materiales de este mundo.

La Hiyra o emigración, en el sentido del Islam, no es simplemente un viaje de un lugar a otro o una reubicación física.

La Hiyra es emigrar de una manera amplia y total, de todo lo que Allah y Su Mensajero han prohibido a lo que Allah ama y ordena, hasta que la adoración y todas las transacciones mundanas sean solo para Allah.

La condición actual de la comunidad musulmana requiere, quizás más que nunca, la extracción de enseñanzas de la Hégira.

El estado de la comunidad musulmana en esta era no cambiará ni se fortalecerá con vitalidad a menos que sea con los mismos medios por los cuales la comunidad de los primeros musulmanes se puso en línea, fortalecida y revitalizada. Y eso es: cualidades nobles de carácter y comportamiento, sinceridad con Allah, dependencia absoluta y confianza en Él, paciencia y resistencia ante las calamidades, unidad en las filas y adoración sincera.

De ninguna manera es posible que una comunidad humana se encuentre en una situación de humillación, sin que esto sea porque el vínculo con su Señor haya sido cortado.

Y no es posible que Allah haga que un pueblo sea derrotado por sus enemigos, a menos que sea porque ese pueblo haya dejado su compromiso y se haya opuesto con sus acciones a las palabras claras y expresas de Allah.

Los musulmanes están recibiendo una llamada ahora, más que en las épocas pasadas, para despertar y regresar a su religión con firmeza y permanecer unidos y en ayuda mutua.

Nunca debe uno desesperar o perder la esperanza en la venida de la misericordia de Allah, sean cuales sean las dificultades, las calamidades o las pruebas.

Esta es la forma establecida por Allah y Su decisión. Es Su decreto. Y quien tenga dudas y quiera estar completamente seguro de lo que es el decreto de Allah, que estudie la historia de la Hégira del Profeta Muhammad y que vea sus antecedentes, su desarrollo, sus resultados y consecuencias.

Descubrirás que los musulmanes abandonaron todos los adornos, lujos y deseos de este mundo y comenzaron a buscar, con todo lo que poseían, el placer y la aceptación de Allah.

Y el resultado fue; en primer lugar, que Allah les devolvió su tierra, la misma tierra de la que habían sido expulsados, y después de eso, muchas otras tierras y territorios. Allah les devolvió la riqueza que les habían quitado o que habían dejado atrás. Y Allah les concedió innumerables bendiciones.

Él les dio una luz en el Din por la cual fueron guiados y guiaron a muchos otros. Hasta el punto de que esta luz iluminó la mayor parte del mundo conocido, en solo tres generaciones.

Related Post