Los padres en el Islam

La deficiencia en intelecto y religiosidad de la mujer y que sean la mayoría de los habitantes del Fuego.

mujer sol

Islam no culpa ni al hombre ni a la mujer por el pecado original..

La deficiencia en intelecto y religiosidad de la mujer y que sean la mayoría de los habitantes del Fuego en Islam

Mientras que el Islam reconoce el hecho de que Adán y Eva cometieron el pecado original, el Islam no se pone a culpar ni al hombre ni a la mujer por este pecado. Más bien se concentra en lo que advierte contra la repetición de cometer ese tipo de faltas o seguir los pasos de Shaytán, advirtiendo contra tales deficiencias morales que conducen a cometer esos errores frecuentemente.

Tal advertencia a veces se dirige a todos los hijos de Adán, incluyendo hombres y mujeres. Y a veces se dirige a las mujeres en particular. En cuanto a la advertencia general que concierne tanto a los hombres como a las mujeres, aquí mostramos un pasaje:

¡Hijos de Adam! Que no os soliviante el Shaytán del mismo modo que logró que vuestros padres salieran del Jardín despojándolos de su vestido para que fueran conscientes de sus vergüenzas. Él y los suyos os ven desde donde no los veis. Hemos hecho a los demonios aliados de los que no creen”. (Al-A`raf, 7:27)

En cuanto a la advertencia dirigida específicamente a las mujeres, aquí se ve un ejemplo: Se cuenta que Abu Sa’id Al-Judri dijo: “El Mensajero de Allah, salió en dirección al lugar de la oración en el día del Eid Al-Adha o Al-Fitr y pasó por donde estaban las mujeres. Dijo: ‘Oh congregación de mujeres! ¡Dad limosnas, porque he visto que vosotras vais a conformar la mayor parte de los habitantes del Fuego! ‘Ellas dijeron,’ ¿Por qué, Mensajero de Allah? ” Él dijo, “Llamáis a muchas maldiciones y mostráis ingratitud a vuestros maridos. No he visto a nadie más deficiente en el intelecto o la religiosidad que vosotras, que incluso podéis hacer desaparecer la mente de un hombre resuelto. “Ellas dijeron, ‘¿De qué manera es nuestra religiosidad y el intelecto deficiente, Mensajero de Allah?” Él dijo: “¿No es cierto que el testimonio de una mujer vale la mitad que el de un hombre?” Ellas dijeron: “Sí”. Él dijo: ‘Esa es la forma en que vuestro intelecto es deficiente. ¿No es cierto que cuando una mujer está menstruando, ella no reza ni ayuna? “Ellas dijeron: “Sí “. Él dijo, ‘Así es como vuestra religiosidad es deficiente.'” (Al-Bujari)

En el hadiz anterior, existe una advertencia de la deficiencia moral, así como un presagio de un hecho del otro mundo. En cuanto a la advertencia, se trata de una advertencia contra la deficiencia innata inherente en el carácter de la mujer que necesariamente conduce a la deficiencia en la fe y a su vez al pecado.

En cuanto al augurio o predicción, el Profeta Muhammad predijo el terrible destino de muchas mujeres. De hecho, que las mujeres constituyen la mayoría de la población del Fuego fue una escena real que Profeta Muhammad observó durante su milagroso viaje nocturno (Al-Isra’) y que se llevará a cabo y será presenciado por todo el mundo, por todos nosotros, en el fin del mundo.

El hadiz anterior no tiene nada que ver con mujeres buenas, piadosas. No debe conducir a ninguna de estas mujeres a la desesperación. Simplemente implica una advertencia contra las deficiencias en la religiosidad y anima a las mujeres a profundizar en su fe, haciendo más acciones de bien, específicamente dar limosna.

Si una mujer evita las deficiencias indicadas en la fe, será admitida en el Paraíso. `Abdul-Rahman Ibn `Awf informó que el Mensajero de Allah dijo: “Si una mujer reza sus cinco oraciones, ayuna su mes, guarda su castidad, y obedece a su marido, entonces se le dirá: “Entra en el Paraíso por cualquiera de las puertas que desees”. (Abu Daud)

La deficiencia en intelecto y religiosidad y que sean la mayoría de los habitantes del Fuego en el Cristianismo

El cristianismo pone mucho énfasis en el pecado original. A menudo culpa a la mujer como representada por Eva y la hace responsable de ese pecado. Como tal, la mujer se ve en el cristianismo deficiente en la fe y el intelecto y condenada a entrar en el Infierno como castigo por el pecado que cometió.

Por ejemplo, en el Antiguo Testamento, leemos:

“Y Dios le dijo: ¿Quién te dijo que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del que yo te mandé no comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí”. (Génesis 3: 11-13)

En el Nuevo Testamento, leemos:

“Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión”. (1 Timoteo 2: 13-14).

Observamos que la Biblia, incluyendo el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, siempre culpa a la mujer por el pecado original, sin prescribir remedios para reparar y prevenir la recurrencia del pecado.

Es irónico que la deficiencia de la mujer en el intelecto y la religiosidad representada por tener su testimonio igual a la mitad del hombre y renunciar a la adoración durante sus períodos y aún más también se fundamenta en la Biblia donde el testimonio de la mujer es en su mayoría inaceptable (Éxodo 1:23), (Levítico 1: 5), y que tiene que renunciar a la adoración durante sus períodos (Levítico 12: 1-8).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Loading...

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.