Comparación

¿Tienen derechos las minorías no-musulmanas en el Islam?

minorías

No se puede negar que la aplicación de la ley Shari`ah puede ser en realidad algo que preocupe a las minorías no musulmanas. Están preocupados por su libertad para ejercer sus respectivas religiones. También temen el fantasma de marginación bajo un gobierno islámico.

Al margen de cualquier contexto político o extremismo religioso, el verdadero estado islámico regido por Shari`ah es algo que, seguramente, sería deseable a los ojos de las minorías no musulmanas. Es un estado de integración, asimilación y coexistencia en lugar de marginación o aislamiento.

Como he indicado anteriormente, los intereses políticos y el fanatismo religioso deben dejarse de lado. La Shari`ah es utilizada por sus propias disposiciones en lugar de por sus defensores extremistas. Vamos a ver cómo la Shari`ah garantiza la libertad de la fe y la integración de las comunidades no musulmanas.

Como una fe racional, lógica y justa, el Islam declara:

“No hay coacción en la práctica de Adoración, pues ha quedado claro cuál es la buena dirección y cuál el extravío”. (Al-Baqarah 2: 256)

“No hay coacción” puede interpretarse tanto como “no puede haber ninguna coacción” como “no debería haber ninguna obligación”. Esto significa que el Islam prohíbe la coacción en la religión porque cree que la coacción es esencialmente imposible. En materia de fe, nadie puede ser obligado a creer nada por la fuerza. La creencia es un acto del corazón y la mente sobre la que nadie sabe nada. La mente solo puede cambiarse mediante la persuasión en lugar de la compulsión.

En consecuencia, el Islam no obliga a los no musulmanes a creer en él. Más bien, se les da la libertad de creer o no creer en él de buena gana. Se ha narrado que la razón de la revelación de este versículo es que un hombre musulmán Ansari que tenía dos hijos cristianos le preguntó al profeta Muhammad si debía forzarlos al Islam, ya que insistían en profesar el cristianismo. Entonces, se reveló este versículo.

Además, Allah dice al Profeta Muhammad en el Corán:

“Y di: La verdad procede de mi Señor; así pues el que quiera creer, que crea; y el que quiera negarse a creer, que no crea”. (Al-Kahf 18:29).

Islam no solo da a los no musulmanes el derecho a elegir creer o no creer en él, sino que también permite que coexistan con los musulmanes bajo un gobierno islámico. En la historia del Islam abundan los casos del mantenimiento de la libertad religiosa y el reconocimiento de la pluralidad religiosa.

El caso más antiguo se remonta al primer gobierno islámico establecido por el profeta Muhammad en Medina, donde se permitía la libertad religiosa bajo la primera constitución de Medina. Reconoció a los judíos como socios y miembros de la misma sociedad.

Una vez más, cuando conquistó Meca, el Profeta no impuso el Islam sobre su población. Más bien, les dio la opción, a pesar de que podría convertirlos a la fuerza, tal como lo habían tratado de hacer con él y sus compañeros para convertirlos nuevamente a su fe idólatra.

No solo se garantiza la coexistencia pacífica para los no musulmanes bajo el estado islámico, si no que se da, por otra parte, el derecho de practicar la religión con bastante libertad.

Hay numerosos ejemplos de esto en la historia islámica. Por ejemplo, una vez el profeta Muhammad escribió al obispo de Banu Al-Harith Ibn Kaab y los obispos y sacerdotes de Najran, sus seguidores y sus monjes que todo, grande o pequeño, en relación con sus iglesias, capillas y monasterios permanecerían en su posesión, que Allah y su Mensajero garantizarían que ningún obispo se retirara de su sede, ni ningún monje de su monasterio, ni ninguna cura de su oficina y ninguno de sus derechos o facultades serían cambiados, siempre y cuando fueran sinceros y buenos, y no se mostraría crueldad contra ellos. Esto fue redactado por Al-Mughirah.

Además, `Umar Ibn Al-Jattab, el segundo califa musulmán, concluyó un tratado con el pueblo de Jerusalén que decía:

Esta es la garantía de la seguridad, que el siervo de Dios, `Umar, el comandante de los fieles, ha concedido a la gente de Jerusalén. Se les ha dado una garantía de seguridad para ellos mismos, para sus propiedades, sus iglesias, sus cruces, los enfermos y los sanos de la ciudad, y para todos los ritos que pertenecen a su religión. Sus iglesias no serán habitadas [por los musulmanes] y no serán destruidas. Ni ellos ni los terrenos en los que se levanten, ni sus cruces, ni sus propiedades serán dañados. No van a ser convertidos a la fuerza. Los habitantes de Jerusalén deben pagar el impuesto de capitación como los habitantes de [otras] ciudades, y tienen que expulsar a los bizantinos y a los ladrones. Todo esto por el Libro, que tendrá como un pacto de Allah, y como protección de su Mensajero, y también de los Califas, así como de los creyentes si pagan el yiziah. Son testigo de esto: Khalid bin Walid, `Amr bin al-`As, ‘bin Abd al-Rahman` Awf y Mu`awiya bin Abi Sufyan. Fue escrito con todos los presentes en el año 15 después de la Hégira.

Por otra parte, a los musulmanes se les ordena proteger a los no musulmanes mientras que hacen sus actos de culto, así como sus lugares de culto. Cuando a los musulmanes se les permitió por primera vez participar en la Yihad, la razón citada en el verso que lo permite es la protección de los lugares de culto, incluyendo iglesias, sinagogas y mezquitas. Allah dice en el Corán:

“Es cierto que Allah defiende a los que creen. Allah no ama a ningún traidor, renegado. A quienes luchen por haber sido víctimas de alguna injusticia, les está permitido luchar y verdaderamente Allah tiene poder para ayudarles.*
*[Esta es la primera aleya que descendió dando autorización para la lucha y fue revelada en el momento de la emigración a Medina.]
Los que fueron expulsados de sus casas sin derecho, sólo porque habían dicho: Nuestro Señor es Allah. Si Allah no se hubiera servido de unos hombres para combatir a otros, habrían sido destruidas ermitas, sinagogas, oratorios y mezquitas, donde se menciona en abundancia el nombre de Allah. Es cierto que Allah ayudará a quien Le ayude.
Verdaderamente Allah es Fuerte y Poderoso”.
(Al-Hayy 22: 38-40)

Como ciudadanos, a los no musulmanes se les debe dar un trato justo de acuerdo al Islam. Ellos deben tener los mismos derechos y deberes. No deben ser objeto de discriminación por motivos de religión.

Por otra parte, el profeta Muhammad prohibió la discriminación contra los no musulmanes que vivían bajo un gobierno islámico. Él dijo: “Si alguien ataca a una persona protegida por un pacto, vulnera sus derechos, le carga con más trabajo de lo que es capaz de hacer o toma algo de él sin su consentimiento, entonces discutiré con él en el Día de la Resurrección”. (Abu Dawud)

_________

Referencias:

1- El Corán (Sahih Internacional de la Traducción)

2- Sunan Abu Dawud

3- As-Sirah An-Nabawiyah, por Ibn Ishaq

Related Post