Dios: El Afectuoso, el Misericordioso

misericordia amor dios

Por su misericordia y amor nos ha mostrado el camino derecho y nos ha enviado mensajeros y maestros, libros y revelaciones.

Una vez el hombre cree que Dios existe debe conocer sus atributos y nombres. En términos generales toda perfección y bondad absoluta pertenecen a él, y ningún defecto o mal se aplica a él. En términos específicos, se debe conocer y creer lo siguiente:

1- Dios es uno solo, no tiene pareja ni hijo, ni engendra ni ha sido engendrado. Él es eterno, no tiene principio ni fin, y no tiene igual a Él:

Di: Él

es Allah, Uno. Allah, el Señor Absoluto. No ha engendrado ni ha sido engendrado. Y no hay nadie que se Le parezca. (Al-Ikhlas 112: 1-4)

2- Él es el Misericordioso y el Compasivo, el Guardián y la verdadera guía y, el Justo y Señor Supremo, el Creador y el Vigilante, el primero y el último, el Omnisciente y el Sabio, el Oyente y el Consciente, el Testigo y el Glorioso, el Poder y el Poderoso. (al-Hadid 57: 1-6, y al-Hashr 59: 22-24).

3- Es el Amoroso y el Proveedor, el Generoso y el Benevolente, el Rico y el Independiente, el Indulgente, el Clemente, el Paciente y el Agradecido, el Único y el Protector, el Juez y la paz. (Aal ‘Imran 3 : 31, Hud 11: 6; Fatir 35:15, y Al-Talaq 65: 2-3).

Cada uno de estos nombres y atributos de Dios se menciona en varios lugares en el Corán. Todos disfrutamos el cuidado y la misericordia de Dios, que es tan amoroso y amable con su creación. Si tratamos de contar sus favores sobre nosotros, no podemos, porque son innumerables. (Ibrahim 14: 32-34, y An-Nahl 16: 10-18).

Su amor

Dios es el Altísimo y el Supremo, y está muy cerca de las personas reflexivas y piadosas; Él responde a sus oraciones y les ayuda. Él ama a la gente que lo ama y perdona sus pecados. Él les da la paz y la felicidad, el conocimiento y el éxito, la vida y la protección, da la bienvenida a todos aquellos que quieren estar en paz con él y nunca rechaza a ninguno de ellos.

Enseña al hombre a ser bueno, a hacer lo correcto y mantenerse alejado de lo equivocado. Dado que Él es tan bueno y amoroso, Él recomienda y sólo acepta las cosas buenas y correctas. La puerta de su misericordia siempre está abierta a cualquiera que busque sinceramente su apoyo y protección. (Al-Baqarah 2: 186, Qaf 50:16)

El Amor de Dios por sus criaturas es inmenso y va más allá de la imaginación humana. No podemos medir o contar sus favores. Él nos crea y cuida muy bien de nosotros, no sólo desde el momento de nuestro nacimiento sino incluso mucho antes. Él nos crea en la mejor forma de la creación y nos da los sentidos y facultades que necesitamos para nuestro crecimiento.

Nos ayuda cuando no podemos ayudarnos a nosotros mismos, y nos provee a nosotros y a nuestros dependientes. Ha creado en el hombre la mente para entender, el alma y la conciencia de ser bueno y justo, los sentimientos y los sentimientos para la benevolencia y la humanidad.

Su Misericordia

Por su misericordia alcanzamos el verdadero conocimiento y vemos la luz verdadera. Porque Él es Misericordioso nos crea en la más bella forma y nos proporciona el sol y la luna, la tierra y el mar, la tierra y el cielo, las plantas y los animales.

Él es el creador de todas estas cosas y muchas otras para nuestro beneficio y uso. Él hace cosas que nos son útiles en esta vida, y da al hombre la dignidad e inteligencia, el honor y el respeto, porque el hombre es la mejor de todas las cosas creadas y es el representante de Dios en la tierra.

La misericordia de Dios nos da esperanza y paz, valor y confianza. Nos permite remediar nuestras enfermedades y dolores, para superar las dificultades y obtener el éxito y la felicidad.

De hecho, la misericordia de Dios alivia al afligido, alenta a quien está en dificultades, consuela a los enfermos, fortalece al desesperado y consuela a los necesitados. En resumen, la misericordia de Dios está activa en todas partes, todo el tiempo, en todos los aspectos de nuestras vidas. Algunas personas pueden dejar de reconocerlo solo porque se da por supuesto. Pero es real y podemos sentirlo con el corazón y apreciarlo con nuestras mentes.

El Afectuoso Dios Misericordioso nunca se olvida de nosotros ni nos falla o hace caso omiso de nuestras llamadas sinceras a él. Por su misericordia y amor nos ha mostrado el camino recto y nos ha enviado mensajeros y maestros, libros y revelaciones, todos con el propósito de ayudarnos y orientarnos. El último mensajero de Dios es Muhámmad, y el más genuino libro existente de Dios es el Corán.

De las tradiciones del profeta Muhámmad (la paz sea con él) y las enseñanzas del Corán, aprendemos acerca de Dios Perdonador. Si una persona comete una falta o hace algo malo, entonces está violando la ley de Dios, cometiendo una grave ofensa a Dios y abusando de su propia dignidad y de la existencia.

Pero si es sincero y desea arrepentirse, lamenta sus acciones erróneas y quiere volver a Dios, fielmente busca el perdón de Dios y honestamente se acerca a Él, entonces Dios ciertamente lo aceptará y le perdonará.

Incluso aquellos que rechazan a Dios o Su Unicidad tiene asegurados el perdón, si se dan cuenta de su actitud errónea y se vuelven a Dios. En este sentido, el Corán dice:

Di: ¡Siervos míos que os habéis excedido en contra de vosotros mismos, no desesperéis de la misericordia de Allah, es verdad que Allah perdona todas las faltas, pues Él es el Perdonador, el Compasivo! (Az-Zumar 39:53)

Di: Él es Allah, Uno. Allah, el Señor Absoluto. No ha engendrado ni ha sido engendrado. Y no hay nadie que se Le parezca. (Al-Ikhlas 112: 1-4)

Y volveos a vuestro Señor y someteos a Él antes de que os llegue el castigo, pues luego no seréis socorridos.

Y seguid lo mejor de lo que se os ha hecho descender procedente de vuestro Señor antes de que os llegue el castigo de repente sin que os deis cuenta. (Az-Zumar 39:54, 55)

Su impacto

A cambio de todos estos grandes favores y su bondad Dios no necesita nada de nosotros, porque Él es el que nada necesita y el Independiente. Él no nos pide que le paguemos, por lo que no le podemos recompensar o valorar sus inconmensurables favores y misericordia.

Lo que Él nos manda hacer, sin embargo, es solo ser correctos, ser agradecidos, seguir sus recomendaciones y hacer cumplir su ley, ser la manifestación adecuada de su bondad y excelentes cualidades para ser sus honestos y verdaderos representantes en la tierra.

Él no quiere esclavizarnos, porque Él es el que nos da la dignidad y el honor. Él no desea someternos, porque Él es el que nos emancipa del miedo y de las supersticiones. Él no desea humillarnos, porque Él es el que nos crea y exalta nuestro lugar por encima de todos los demás seres.

Así que todas las normas y prescripciones están diseñados para nuestro propio beneficio. Tienen el propósito de ayudarnos a disfrutar de nuestra vida el uno con el otro en paz y bondad, en hermandad y cooperación. Están destinados para hacernos alcanzar Su agradable compañía y adoptar el enfoque más seguro para la felicidad eterna.

Related Post