Dios (Allah) es el Digno de alabanza

Uno de los nombres y atributos de Dios es “el Digno de alabanza”, es decir, el Señor que es alabado y agradecido por sus criaturas. Puesto que Dios es el Creador, el Proveedor, el Sustentador y el Ayudante, Él es digno de alabanza y agradecimiento. Todo el mundo debe alabarlo y darle gracias porque lo necesitan, pero Él es autosuficiente, no necesita a nadie. Es por eso que Él merece ser descrito como “Digno de alabanza”, que es alabado por otros, pero no tiene que alabarlos.

alabanza

No es lógico que un dios cite las alabanzas de otro dios

El Digno de alabanza en el Islam

En el Corán, Dios (“Allah” en árabe) se describe a menudo como “el Digno de alabanza”. Leemos:

De Allah es cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. Encomendamos a los que recibieron el Libro antes que vosotros, como os hemos encomendado a vosotros mismos, que temierais a Allah, pero si dejáis de creer… De Allah es cuanto hay en los cielos y en la tierra. Allah es Rico y en Sí mismo alabado. (An-Nisaa ‘4: 131)

También leemos:

Y dijo Musa: Aunque vosotros y cuantos están en la tierra no creyerais…Allah es Rico, en Sí mismo alabado. (Ibrahim 14: 8)

Además, leemos:

¿Es que no ves que Allah hace que caiga agua del cielo y con ella reverdece la tierra? Verdaderamente Allah es Benévolo, Conocedor de lo más recóndito. Suyo es lo que hay en los cielos y en la tierra y realmente Él es el Rico, el Digno de alabanza. (Al-Hajj 22: 63-64)

En el Islam toda alabanza pertenece a Dios. Es Dios quien es alabado por todos, pero Él no tiene que alabar a nadie. Por ejemplo, leemos:

Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos. (Al-Fatihah 1: 2)

También leemos:

Las alabanzas pertenecen a Allah que ha creado los cielos y la tierra y ha hecho las tinieblas y la luz. Sin embargo los que se niegan a creer equiparan a otros con su Señor. (Al-An`am 6: 1)

Además, leemos:

Los siete cielos y la tierra Lo glorifican así como quienes en ellos están. No hay nada que no Lo glorifique alabándolo, sin embargo vosotros no entendéis su glorificación. Es cierto que Él es Benévolo, Perdonador. (Al-Israa ’17:44)

La alabanza de Dios se ordena a menudo en el Corán. Por ejemplo, leemos:

¡Pero glorifica a tu Señor con Su alabanza y sé de los que se postran! (Al-Hijr 15:98)

También leemos:

Di: Llamad a Allah o llamad al Misericordioso, como quiera que Le invoquéis, Él tiene los nombres más hermosos. (Al-Israa ’17: 111)

En el Corán también se insta y ordena ser agradecido con Dios. Por ejemplo, leemos:

¡Creyentes! ¡Comed de las cosas buenas que os proveemos y agradeced a Allah, si es verdad que Le adoráis! (Al-Baqarah 2:172)

También leemos:

Y comed de lo bueno y lícito que Allah os da como provisión y agradeced los dones de Allah si es a Él a quien adoráis. (An-Nahl 16:114)

Leemos, además:

Allah os hizo salir del vientre de vuestras madres y no sabíais nada. Y os dio el oído, la vista y un corazón para que pudierais agradecer. (An-Nahl 16:78)

El Digno de alabanza en el cristianismo

Aunque Jesús es tomado como Dios en el cristianismo, vemos que citó las alabanzas de otro dios, al que se llama “Padre” en el cristianismo. En el Nuevo Testamento, leemos:

En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. (Mateo 11:25)

El Nuevo Testamento también confirma que la alabanza se debe sólo a Dios y Jesús es sólo un siervo. Leemos:

Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres, y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia, como está escrito: Por tanto, yo te confesaré entre los gentiles, Y cantaré a tu nombre. (Romanos 15: 8-9).

En más de una ocasión en el Nuevo Testamento observamos que Jesús da gracias a Dios. Por ejemplo, leemos:

Y Jesús les preguntó: “¿Cuántos panes tienes?” Ellos respondieron: “Siete, y un pequeño pez.” Dirigió a la multitud a sentarse en el suelo, y Él Tomó los siete panes y el pescado; Y habiendo dado gracias, los partió y comenzó a darlos a los discípulos, y los discípulos [dieron] al pueblo. (Mateo 15: 34-36)

También leemos:

Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; (Mateo 26: 26-27)

Leemos, además:

Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. (Juan 11:41)

Por lo tanto, no es lógico que un dios cite las alabanzas de otro dios. De hecho, el verdadero Dios es el único que es digno de alabanza y puede comandar la alabanza de los demás, mientras que él no tiene que alabar a otros. En consecuencia, el Dios al que se refieren como “Padre” es el verdadero Dios, mientras que Jesús es una de sus criaturas de Dios, quien no tiene que alabar a otros, pero otros tienen que alabarlo.

_________

Referencias:

1- El Corán Glorioso (Sahih International Translation)

2- La Santa Biblia (Visita biblegateway.com)

Related Post