La virgen Maria

Honrar a las viudas

Flor

Todas las religiones divinas ordenan honrar a las viudas y prohiben oprimirlas.

De hecho, todas las religiones divinas ordenan honrar a las viudas y prohíben oprimirlas. Los que abusan a las viudas están amenazados con duros castigos. Las viudas correctas son muy elogiadas por su paciencia.

El Antiguo Testamento exhorta a hacer el bien, a traer justicia y a defender la causa de las viudas.

En el antiguo testamento, leemos el siguiente verso: “Aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.” (Isaías 1:17)

El Antiguo Testamento también prohíbe oprimir a una viuda. Leemos el siguiente verso: “No oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano.” (Zacarías 7:10)

También, el Antiguo testamento nos dice que si una viuda es maltratada e implora a Dios, Su ira se enciende y entonces Dios matará al opresor y hará de su mujer una viuda y de sus hijos unos huérfanos.

En el antiguo testamento, leemos los siguientes versos: “A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor; y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos.” (Éxodo 22:22-24)

El Nuevo Testamento elogia a las viudas y ordena honrarlas. Leemos los siguientes versos: “Honra a las viudas que en verdad lo son. Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos, aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia familia, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios. Mas la que en verdad es viuda y ha quedado sola, espera en Dios, y es diligente en súplicas y oraciones noche y día. Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta.” (1 Timoteo 5:3-6)

El profeta Muhammad (la paz sea con él) comparó al que cuida de una viuda con un guerrero que lucha por la causa de Allah o el que hace oración durante la noche y ayuna durante el día. Abu Huraira (que Allah esté complacido con él) relató que el profeta dijo: “El que cuida a una viuda o a una persona pobre es como un muyahid (guerrero) que lucha por la causa de Allah o como el que hace oración toda la noche y ayuna todo el día.” (Al-Bujari)

El profeta Muhammad elogió a aquellas mujeres que optaron por permanecer viudas y rehusaron casarse para poder cuidar de sus hijos huérfanos.

Abu Huraira transmitió que el profeta Muhammad dijo: “Yo seré el primero en abrir la puerta del paraíso. De repente, una mujer me adelantará. Entonces me preguntaré: ‘¿Quién eres tú?’ Ella responderá: ‘Soy una mujer que permaneció viuda por el bien de mis huérfanos’” (Abu Ya’la)

Related Post